Industria automotriz

Toyota vuelve a cancelar turno extra por culpa de Ganancias

Tal cual ocurrió el sábado pasado y el martes feriado, la japonesa suspendió la producción adicional que tenía programada para mañana. Es porque no reunión el número mínimo de personal que necesita para operar su línea de montaje

Tal cual ocurrió el sábado pasado y el martes (feriado) de esta semana, Toyota volverá a cancelar su turno de producción extra para el día de mañana por no reunir el número mínimo de operarios necesarios para implementarlo. Al igual que en esas ocasiones, una de las principales causas serían que el ingreso percibido por esas horas extras sería fuertemente lastrado por el impuesto a las Ganancias.

Toyota es la mayor exportadora de vehículos de la Argentina. El año pasado, la japonesa produjo 93.828 unidades en su planta de Zárate, equivalentes al 36,5% del total del sector, de las cuales destinó el 74% a 22 mercados de América latina. Fue el 50,3% de los despachos de la industria automotriz nacional.

Para este año, Toyota tiene un plan de producción de 130.000 unidades, principalmente, de su pick-up Hilux (en Zárate también hace el SUV SW4, pero de menor escala). Después del freno forzado en marzo, por la cuarentena, a fines de julio, retomó los dos turnos de producción. Su volumen actual es de 550 unidades diarias, con 5000 personas operando en la fábrica.

Para sumar un turno adicional en jornadas no laborables, la empresa necesita, por lo menos, a la mitad de esa gente. La integración que tiene su sistema de producción requiere que, para implementar un turno, todas las áreas funcionen de manera normal. Es decir, que con sólo una que no reúna el mínimo de personal necesario, impide el trabajo de toda la línea de montaje.

"No pudieron producir camionetas el martes pasado y tampoco lo podrán hacer mañana, ya que el cobro de horas extras es prácticamente birlado por el impuesto a las Ganancias. Por eso, los trabajadores prefieren quedarse en sus casas", citó la agencia Reuters a una fuente anónima.

Si bien es una realidad que las empresas argentinas padecen desde hace, por lo menos, un lustro, la imposibilidad de ampliar producción por el peso que tiene el impuesto a las Ganancias sobre las horas extras ganó repercusión en las últimas semanas, tras conocerse el proyecto de ley que impulsa el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para modificar el mínimo no imponible de ese tributo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios