Tormentas vuelven a dejar a los EE.UU. en la oscuridad

El huracán Ida hizo estragos en el sistema eléctrico, que ya había sufrido en febrero, con el paso de Uri en el invierno

La red eléctrica de los Estados Unidos fue puesta a prueba de nuevo cuando el huracán Ida, una poderosa tormenta que llenó vientos de 240 kilómetros por hora y trajo marejadas ciclónicas de hasta 2,7 metros, atravesó Luisiana.

Nuevamente, parece que la red podría haber fallado. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, calificó a Ida como la peor tormenta que azotó el estado "en los tiempos modernos" y el daño de las inundaciones y del viento fue extenso, por lo que era de esperar que se produjeran interrupciones en el suministro eléctrico. Pero el daño parece grande y Entergy, el proveedor de energía más grande de Luisiana, advirtió que podría llevar semanas recuperar el servicio.

Las escenas de millones de estadounidenses varados sin electricidad durante días o semanas en medio de otro desastre natural repercutirán en todo el país. El huracán Ida dejó a más de 1 millón de clientes sin electricidad, lo que significa que cerca de 2 millones de personas se vieron sumidas en la oscuridad y se quedaron sin aire acondicionado en medio del sofocante calor de agosto en la costa del Golfo, dijo Edwards.

Hubo un colapso de la infraestructura que suministraba energía a Nueva Orleans. Se derrumbaron las ocho líneas de transmisión de la ciudad. Una torre cayó en el río Mississippi. Los hospitales, que ya se vieron afectados por un aumento en los casos de Covid-19, dependen de los generadores y los funcionarios advirtieron que los sistemas de agua y alcantarillado que dependen de la red fallarían en en áreas donde no hay energía.

Por supuesto, es sólo la última de una serie de fallas recientes de la red eléctrica cada vez más desvencijada de los Estados Unidos. California luchó por mantener las luces en medio de incendios forestales récord y un calor intenso este verano (boreal). El sistema eléctrico de Texas se derrumbó en febrero por la tormenta invernal Uri, lo que dejó a millones de personas expuestas al aire ártico en la oscuridad.

El papel que jugó (o no) el cambio climático en alimentar a la tormenta está en el centro. El huracán Ida se fortaleció a un ritmo "sin precedentes", a medida que se acercaba a Luisiana, dijo Edwards. Pasó sobre una masa de agua inusualmente cálida en el Golfo de México, lo que le dio más vapor cuando golpeó la costa. Ese rápido calentamiento dio poco tiempo para prepararse para lo que terminó siendo una tormenta muy poderosa.

También, pondrá el foco en los esfuerzos de Washington para impulsar la financiación de la red, en un nuevo proyecto de ley de infraestructura que se está debatiendo actualmente en el Congreso.

"Los eventos climáticos extremos como Ida muestran el valor de la inversión en proyectos de transmisión eléctrica local para reemplazar a la infraestructura de transmisión envejecida con una construcción más fuerte y resistente", dijo Larry Gasteiger, director ejecutivo de Wires, un grupo comercial que aboga por el gasto en nuevas redes de transmisión de larga distancia. "El hecho es que necesitamos una enorme impulso en la inversión en transmisión ahora y estamos muy lejos de ese lugar", agregó.

Tags relacionados

Comentarios

  • NN

    No nah

    Hace 26 días

    Es verano en EEUU en este momento, que tiene que ver esa foto, dejen el alcohol.

    0
    0
    Responder