Financial Times

Todo lo que hay que saber sobre el ciberataque

Por qué el hackeo a Continental fue un golpe directo al sistema energético de los Estados Unidos.

El viernes de la semana pasada, Colonial, el mayor oleoducto de productos refinados de los Estados Unidos, fue cerrado después de un ciberataque. Abastece a cerca del 45% del combustible usado en la Costa Este, lo que la hace una de las arterias más importantes del país. Por día, bombea 2,5 millones de barriles de gasolina, diésel, naftas para avión y petróleo para calefacción desde Texas hasta refinerías en los principales nudos, como Atlanta, Washington y Nueva York.

"El Colonial no es sólo un gasoducto. Es la línea que mueve los productos refinados de la orilla estadounidense del Golfo (de México) a la Costa Este de los Estados Unidos", explica Hillary Stevenson, directora del mercado de combustibles y desarrollo de negocios en Wood Mackenzie.

Las autoridades culparon a un grupo hacker conocido como DarkSide por el ataque. DarkSide dijo el lunes que sólo quería hacer dinero y se arrepintió de "crear problemas para la sociedad". ¿Cuáles son las implicancias para el mercado? Por ahora, modestas. Pero la infraestructura es crucial en ambos extremos del ducto: una salida para las refinerías del Golfo y un proveedor para los mercados de la Costa Este, que no tienen suficientes plantas propias para abastecer a la demanda local.

Al carecer de su salida habitual, algunas refinerías fletaron buques para almacenar productos. Otras frenaron la producción. En total, se eliminaron hasta 500.000 barriles diarios (b/d) de las operaciones de refinación del Golfo.

Entre el miércoles y el jueves, la operación de Continental se reanudó, luego de que trascendiera el pago, no confirmado, de un rescate de u$s 5 millones. Pero, si el corte duraba más, habría sido necesario importar combustible refinado de Europa. Los agentes marítimos en Europa dijeron que las tarifas de los buques tanque habían subido un 30% desde el viernes pasado, de u$s 15,39 por tonelada de producto a u$s 19,70, en medio de una lucha por los barcos.

En el Golfo de los Estados Unidos, todas las barcazas oceánicas disponibles se reservaron media hora después de que Colonial dijera que estaba deteniendo los envíos.

Pero el aumento del precio de la gasolina en el noreste habría sido ser, al menos, modesto porque el mercado encontraría formas de mantener la oferta. "No habría habido escasez", vaticina Campbell. Siempre y cuando, los conductores no se asustaran. "Si los consumidores entraban en pánico, es posible que los precios realmente se fortalecieran", pronostica Alan Gelder, vicepresidente de Refinación y Productos Químicos de Wood Mackenzie.

¿Cuáles son los posibles impactos duraderos? Por segunda vez este año, las vulnerabilidades de la infraestructura energética de los Estados Unidos quedaron al descubierto. Texas mostró que una red eléctrica podría cerrarse con una tormenta de hielo; Colonial, que la infraestructura de combustible más importante del país puede quedar paralizada a través de Internet.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios