Sustentabilidad

Son empresa B y, además de sus productos, exportan sus metas de triple impacto

Pura, empresa argentina de productos para el tratamiento del agua busca que su expansión también tenga en cuenta sus objetivos ambienales y sociales, además de los económicos

En 2018, Pura, empresa que desarrolla productos con tecnología para el tratamiento de agua, obtenía la certificación como Empresa B. Desde ese momento, además de sus metas económicas, sus objetivos sociales y ambientales también formaban parte de su estatuto.

Tres años después, la compañía familiar que nació en 1984 como firma de tratamiento industrial del agua, busca nuevos horizontes y se expande a México y a España donde ya comenzaron con la venta virtual de purificadores, jarras y botellas reutilizables. También estiman abrir en Barcelona y en el D.F. los Pura Stores, locales a la calle que estrenarán en Buenos Aires en noviembre, más precisamente en Palermo. Y luego continuarán su expansión en esos países con el modelo de franquicias.

Qué es la inversión de impacto y por qué gana adeptos

Pero, ¿cómo logra una empresa de triple impacto "exportar", además de sus servicios y productos, su valores y triple objetivos?

La firma creó en 2019 un área de Impacto que se asocia con lo que ellos llaman el Eje de las Operaciones Conscientes, una mirada holística de la mejora continua. "Lo primero que hicimos fue medir nuestra huella de carbono para luego ponernos como meta ser cabonos positivo en 2030", cuenta Rita Bolívar, responsable de Impacto de la firma.

Pura ya tiene oficinas comerciales en Barcelona y D.F.

Y justamente ese proceso de medición fue acompañado de otro, de concientización de cómo opera la empresa. "El medioambiente nos muestra que no hay una sola actividad industrial que se lleva a cabo sin impacto de sus productos", señala Bolívar y cuenta que, también en el 2019, junto al INTI, decidieron realizar un análisis comparativo de ciclo de vida de producto. Así, compararon el impacto de sus purificadores - con rendimiento de 40.000 litros- versus el sistema de agua embasada tomando como referencia la botella PET descartable de 2 litros.

"Las conclusiones fueron que consumir agua embotellada genera 236 veces más calententamiento global versus el agua purificada con ese purificador. Por supuesto que hay que sumar el impacto de la logística de ambos sistemas. En el caso de lo purificadores, si bien son importados, el envío a los hagores es por única vez", detalla la experta, que cuenta que en 2020, sumaron envíos sustentables en bicicleta, motos o flotas de camiones, en parte eléctricas, para larga distancia.

Por otro lado, la empresa está implementando un Plan canje con descuentos para los consumidores que lleven a los locales el purificador en desuso. "Nuestro impacto va hasta la disposición final", asegura Bolívar, que cuenta que están buscando un proveedor para que recupere esos núcleos.

Plan bicicletas eléctricas: qué empresas fabricarán los modelos nacionales

Es así, que la firma implementa instancias de formación y de capacitación constante en lo que llaman cultura de impacto. "En el caso de Envíos capacitamos también con el impacto que genera una logística no consciente. Y siempre medimos, porque lo que no se mide no se gestiona. En Ventas, en el exterior recibieron una capacitación del cambio ambiental que genera comprar un purificador", explica Bolívar.


Tags relacionados

Comentarios

  • JO

    Julio Oliver

    15/08/21

    Por favor la ortografía!!!. Les pido indiquen cuando es una PNT como en este caso. Saludos

    2
    0
    Responder