Oil & Gas

Shell confirma que hará en Vaca Muerta un oleoducto de u$s 80 millones

Será de 105 kilómetros y unirá su área productiva de Sierras Blancas, en Neuquén, con Allen, en Río Negro. El mes pasado, la angloholandesa puso en marcha su segunda planta de procesamiento, con la que apunta a triplicar su producción diaria de petróleo no convencional

Shell avanzará con la construcción de un oleoducto de 105 kilómetros de extensión que vinculará su área de producción de petróleo Sierras Blancas, en la formación neuquina de Vaca Muerta, con la localidad rionegrina de Allen, lo que acompañará sus planes de incremento de producción. Invertirá unos u$s 80 millones.

La obra se da a conocer un mes después de que la compañía puso en funcionamiento su segunda planta de procesamiento en el área Sierras Blancas, con la que llegará a triplicar a fines de este año la producción diaria de petróleo, recordó la agencia Télam.

El oleoducto tendrá 16 pulgadas de diámetro y una capacidad de transportar hasta 120.000 barriles de petróleo por día con una extensión de 105 kilómetros desde el bloque de Sierras Blancas, en San Patricio del Chañar, hasta Allen.

Sebastián Regis, gerente de Operaciones de Shell Argentina, al participar a mediados de la semana pasada en un encuentro sectorial, dijo que la construcción va a demandar una cantidad importante de mano de obra y componentes locales a lo largo de un año y medio de construcción.

Los contratistas encargados de su construcción serán Techint y la neuquina Ingeniería SIMA en asociación, seleccionados a través de licitación como parte de la estrategia de Compre Local y la generación de empleo e impulso de proveedores regionales.

La entrada de operaciones prevista para el último trimestre de 2022 será un aporte al proyecto integral de la compañía angloholandesa en sus operaciones en Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste, como para terceras operadoras que podrán contractualizar la utilización del mismo.

De esta manera, la obra permitirá aliviar el principal cuello de botella del transporte de petróleo que se produce en la evacuación, al ampliar la red actual.
Recientemente, la compañía planteó que estudia la construcción de una segunda planta de tratamiento -similar a la inaugurada en junio- para completar la primera etapa de desarrollo anunciada ya en 2018 y que surgió demoras por cuestiones del mercado local en 2019 y luego por la pandemia.

De esta manera el desarrollo de nueva infraestructura es consistente con la perforación de nuevos pozos a un ritmo promedio de 30 por año y la construcción de infraestructura para ampliar la capacidad de procesamiento a 42.000 barriles diarios.

En ese marco, para fin de año la compañía tiene previsto haber triplicado la capacidad de procesamiento, duplicado la producción y perforado más de 30 pozos nuevos en esas áreas, además de estar construyendo el nuevo oleoducto.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios