Marcas argentinas

Se hizo famoso por su tocadiscos y hoy vuelve con batidoras y aspiradoras: la historia de Winco

El Wincofón automático nació en los 50, pero la empresa dejó de operar en 1980. Ahora, con nuevos dueños, la compañía busca hacerse un espacio en el mundo de los electrodomésticos.

Para toda una generación marcó una época y su producto estrella se convirtió en objeto de deseo de más de una familia. Amado por varios, criticado por algunos expertos, el Wincofón marcó un hito en la historia musical argentina. La empresa detrás de este tocadiscos tuvo un boom, se expandió y quedó en el camino. Sin embargo, hace 18 años Winco volvió al ruedo y hoy mantiene vivo el sueño de los melómanos, además de ofrecer un variopinto portfolio de electrodomésticos. Su historia empezó con un joven que decidió alejarse del trabajo rural de su familia para emprender el camino industrial.

Raúl Antonio Vega nació en 1932 y se crío mirando a su padre trabajar como administrador de estancias. Pero él estaba interesado en el mundo mecánico. Por eso estudió en un colegio industrial y empezó a trabajar en una fábrica de ventiladores. Después incursionó en el segmento de las licuadoras con su propia línea hasta que en 1954, con 22 años tuvo una idea para potenciar el negocio de los discos de vinilo.

Raúl Antonio Vega fundó Winco cuando tenía 22 años. Fuente: Primera Plana (1963)

Junto a un socio, Dante Poleno, invirtieron $ 400.000 y abrieron los primeros talleres de Winco en Ramos Mejía. La compañía no quería hacer tocadiscos comunes y corrientes, sino que empezó a fabricar una versión automática, la cual permitía cambiar la bandeja simplemente apretando un botón. El Wincofón penetró fuerte dentro de los consumidores, aunque algunos expertos lo miraban de reojo porque decían que el peso de su brazo arruinaba los vinilos. En su momento de apogeo la firma llegó a fabricar más de 27.000 unidades por mes.

Expansión y caída de Winco

Pero Vega no olvidaba sus raíces en el negocio rural y quiso expandir su negocio para lograr algo útil en este sector: la electrificación. Fue así que en los 60 abrió una nueva planta en Ciudadela dedicada a la elaboración de grupos electrógenos y motores pequeños.

Por otro lado, la empresa continuó su camino en el mundo de los dispositivos de audio. Lanzó un grabador de cinta y radio para automóviles. Más tarde, en 1970, colocaron los cimientos de una nueva fábrica, esta vez en Tucumán. Ahí producían motores a explosión y grupos electrógenos a gasoil. 

No obstante, la política económica de apertura de importaciones durante la última dictadura militar puso en jaque su negocio. Winco fue perdiendo peso hasta que en 1980 dejó de operar.

Regreso más allá de los vinilos

Durante décadas la marca boyó en el limbo hasta que en 2003 un dúo emprendedor la trajo de regreso. El ingeniero electrónico Miguel Goldcher y su par industrial Fabián Zaleski querían lanzar una línea de electrodomésticos nacionales luego de varios años metidos en la importación de productos. Pero para que el debut tuviera impacto querían apelar a una marca que ya tuviera recorrido en el mercado.

Un agente de patentes les acercó la posibilidad de adquirir Winco. Los socios hicieron una encuesta y tras comprobar la recordación positiva de la marca no dudaron en quedarse con ella. Empezaron con el segmento ya conocido, los equipos de audio, y luego le sumaron distintos electrodomésticos y productos de cuidado personal a su portfolio que hoy cuenta con más de 100 productos.

Hernán Zaleski, gerente general de Winco, y Miguel Goldcher, CEO de la empresa.

Si bien la mayoría de los componentes son importados, todo se ensambla en el país. Tienen dos plantas (Hurlingham y La Paternal) y un centro de distribución que abrieron en 2019. Más pronto que tarde esperan que la marca se extienda a otros países de la región.

Winco vivió un boom durante la cuarentena. Duplicó sus ventas, en particular de elementos como batidoras, freidoras de aire, aspiradoras y máquinas para hacer pasta. Actualmente los tocadiscos continúan siendo parte de la familia de la marca y se venden cerca de 900 por mes. Para 2022 planean seguir con la línea vintage y lanzar al mercado un reproductor de cassette bajo la marca.

Tags relacionados

Comentarios

  • AG

    alfredo garcia

    Hace 8 segundos

    made in lanus

    0
    0
    Responder
  • LF

    Leonel Farias

    Hace 3 días

    aguante moulinex

    0
    0
    Responder
  • EV

    Eugenio Vazquez

    Hace 3 días

    todos los productos son hechos en china, fabricacion nacional cero. mmmmmmmmmm

    0
    0
    Responder