Incertidumbre

Se acerca agosto y los vuelos internacionales siguen sin definiciones

Esta semana se elevó a 900 el cupo de pasajeros por día. Para muchas aéreas, la situación es peor porque, por las restricciones de capacidad, las obliga a disponer de más vuelos pero a pérdida. El Gobierno, todavía, no autorizó los servicios permitidos para el próximo mes

A 12 días de que empiece agosto, las líneas aéreas que operan hacia la Argentina aún no tienen los vuelos autorizados de ese mes para traer de regreso a los argentinos que están en el exterior.

"Todavía no tenemos novedades. Sólo autorizaron los vuelos hasta el 31 de julio. Pedimos a las autoridades que sean aprobados con una mayor antelación, para poder planificar los vuelos y que los pasajeros tengan certezas de que podrán regresar. Pero no tuvimos respuesta. A partir del 1º de agosto, no sabemos qué vuelos se van a autorizar o negar ni con qué ocupación", comentó Felipe Baravalle, director ejecutivo de Jurca, la cámara que nuclea a las empresas aéreas en la Argentina.

Las aerolíneas temen que, como en otras oportunidades, los vuelos sean aprobados con muy poca anticipación. "En algunos casos, la autorización llega con poco más de 24 horas de antelación a la partida del vuelo. Eso acentúa la imprevisibilidad (tanto operativa como comercial y en la atención al pasajero) en las condiciones en las que se debe operar en nuestro país", explicó Baravalle.

Si bien la Decisión Administrativa 683/2021, del pasado 9 de julio, fijó un aumento paulatino en el ingreso de argentinos desde el exterior, la medida no sirvió demasiado a las compañías aéreas: aseguran que, en lugar de autorizar más asientos por avión, los redujeron, y agregaron nuevos vuelos con baja ocupación, lo cual torna la operación más costosa e ineficiente. Por eso, ahora, están operando en peores condiciones que antes.

Las compañías estaban operando con un límite de 2000 pasajeros diarios (o 14.000 semanales) en los arribos a la Argentina, todos viajeros residentes en el país, hasta el 25 de junio, cuando el Gobierno redujo ese cupo a 600 diarios (4200 semanales) para frenar el ingreso de la variante Delta de coronavirus.

Esa reducción dejó a muchos argentinos en el exterior, sin poder volver. Las aerolíneas estiman que podrían llegar a 20.000 los pasajeros sin poder regresar hacia fines de julio. A inicios de julio, IATA, la asociación internacional del negocio aerocomercial, había advertido que el Gobierno estaba dejando "tirados" a 1400 pasajeros por día, en función de la reducción de 2000 a 600 pasajeros que pueden ingresar por día .

Como no hay límites para salir del país, los vuelos parten con alta ocupación; así, se genera un cuello de botella aún mayor, porque no se sabe con certeza cuándo podrán regresar.

El 9 de julio pasado, el Gobierno fijó, a través de la Decisión Administrativa 683/2021, un aumento paulatino en el ingreso de argentinos desde el exterior: a 5200 en siete días la semana pasada (742 diarios), a 6300 desde este el pasado sábado 17 de julio ( 900 por día) y a 7000 (1000 diarios) desde el próximo 24 de julio, hasta el 6 de agosto.

Sin embargo, gran parte de las compañías aéreas no fueron beneficiadas por ese incremento y desde Jurca sostienen que, para muchas, operar ahora es menos sustentable que antes, ya que en lugar de permitirles más asientos por vuelo, se los redujeron, con lo cual los aviones deben volar hacia la Argentina más vacíos y, por ende, torna la operación más costosa.

Las low cost vuelven a tomar vuelo con las vacaciones de invierno

De hecho, mientras los vuelos desde Estados Unidos viajan al país con un promedio de 300 asientos ocupados, en función de los autorizados por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), a las compañías que vuelan desde Europa o América latina no suelen aprobarles más de 150 pasajeros por vuelo. Esto torna mucho más costosa la operación, especialmente a las aerolíneas europeas, que operan con grandes aviones, de entre 300 y 350 asientos

Desde una aérea del Viejo Continente explicaron a este medio que sólo les permiten 150 pasajeros en el vuelo de esta semana, es decir, menos de la mitad de la capacidad, en una aeronave que supera los 300 asientos. Antes, contaban con más asientos habilitados en el mismo vuelo. Y aseguran que aún no saben qué cupo les autorizarán a partir del 31 de julio.

En tanto, desde Air France y KLM aseguraron que "sigue habiendo mucha demanda de pasajeros que están bloqueados en el exterior, debido al número muy reducido de vuelos autorizados en julio y las limitaciones de asientos por vuelo". 

"Los vuelos de julio de Air France y KLM tienen un cupo máximo de entre 140 y 160 pasajeros por vuelo. Por el momento, no hay visibilidad sobre qué vuelos se podrán operar en agosto ni con qué cupos", explicaron desde la compañía francesa.

"Se incrementan los cupos, pero en muchos casos vemos que se redujo más la ocupación de las aeronaves; eso genera una pérdida económica y pone en riesgo la continuidad de los vuelos", explica Baravalle.

Las aerolíneas destacan que operar con un 50% de ocupación no es rentable ni sostenible en el tiempo y que la falta de previsibilidad complejiza aún más la operación. Desde Jurca, advierten que más empresas evalúan cómo continuar operando, en este contexto.

Desde que se inició la pandemia, se fueron del país cuatro compañías internacionales, que decidieron dejar de operar: LAN (Latam Argentina), Air New Zealand, Qatar y Norwegian. Además, otras 10 tuvieron que suspender sus operaciones temporalmente, en su mayoría, por los cierres de fronteras: Cubana, Emirates, Ethiopian, Alitalia, Air Canada, Sky, Gol, Azul, British Airways y Level. Turkish pudo volver a operar días atrás, pero con muy escasa cantidad de pasajeros autorizados.

Desde Jurca y IATA, insisten en mantener una reunión con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sobre este tema, desde que se redujo a 600 el cupo diario, pero aún no tuvieron éxito en lograr ese encuentro. 

Sí hubo una breve reunión virtual, de menos de 15 minutos, entre la gerente local de IATA, María José Taveira; la titular de ANAC, Paola Tamburelli; y el secretario de Planificación del Ministerio de Transporte, Gastón Jaques, el 6 de julio pasado, en el que no se ofreció ninguna certeza de cara al futuro, según aseguraron desde IATA.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios