Opinion

Recursos Humanos e innovación en un contexto pandémico

Recursos Humanos no puede darse el lujo de pensar que hay certezas. Las variantes que se dieron en este período en las relaciones humanas se traducen inevitablemente en las relaciones laborales. Nuestro mayor desafío fue afrontar los obstáculos de la comunicación a distancia para abordar temas muchas veces personales y delicados. 

Para ello, nos propusimos brindar atención completa a toda hora e incluso de manera personalizada, facilitando información detallada y coherente que no presente lugar a dudas. Mantener la fuente laboral, en estos momentos, se convirtió en una gran preocupación. Cada evento nuevo nos puso a prueba, pero también nos dio la posibilidad de optimizar nuestro criterio y reforzar nuestras actividades.

En este escenario, innovar implica pensar fuera de la caja, cuestionar el statu quo y apostar a cambios estructurales, modificar los modos, las relaciones, flexibilizarnos en ciertos aspectos y sostener las nuevas acciones que nos permiten ser coherentes y competitivos en sentido de nuestros objetivos como RR.HH. Así, el primer reto fue la forma de revincularnos con los empleados.

 La constante del contacto virtual se transformó en la única herramienta. Si bien habitualmente el "cara a cara" desde RR.HH. solía ser nuestra mayor virtud en referencia al "cliente interno", debimos recrear esta falta para lograr la contención desde lo laboral con una ineludible comunicación no solo virtual sino también instantánea.

La gran revolución hacia lo digital fue indefectible. No solo tuvimos que acelerar el paso a una mayor digitalización de los procesos para que cada uno de nuestros colaboradores pueda continuar con su aporte a la estructura, sino que desde la empresa estuvimos atentos a los requerimientos que fueron surgiendo para poder cubrir, acompañar y compensar lo que sea que vayan necesitando. Ser una empresa innovadora permite adaptarse mejor a las crisis, desequilibrios y amenazas que puedan surgir en el contexto. 

Detectar y aprovechar oportunidades para ser más productivos. Por ello, tras la primera adaptación de nuestro trabajo, procesos y modalidad de comunicación, decidimos comenzar a buscar soluciones de reclutamiento propias del teletrabajo. Si al principio el cambio provocó un natural desorden, rápidamente entendimos como obtener ventajas del nuevo reordenamiento. Tanto la situación home office como la implementación de nuevas pautas lograron disminuir los índices de ausentismo habituales en los distintos períodos del año que hemos ido atravesando.

A lo largo del año supimos adaptarnos al teletrabajo, a trabajar sinérgicamente a la distancia y alcanzamos superar exitosamente uno a uno los obstáculos que se hicieron presentes. Sin embargo, la virtualidad expuso ciertos procesos que requerían ajustes. En este caso, los procesos de cambio intervinieron desde las gerencias hasta los equipos operativos, modificando los métodos y dinámicas con los que veníamos trabajando desde hace varios años, en vistas de lograr una optimización y una rigurosidad de cada uno de los desarrollos diarios, que impacten en el resultado mensual en vistas de lo que esperamos sea un 2021 prometedor.

Desde RR.HH. tenemos grandes expectativas respecto de lo que vendrá. Queremos que cada uno brinde lo mejor mientras es acompañado y guiado por los líderes de equipo y así saber que RRHH está a la altura de los nuevos desafíos porque sabemos que hemos aprendido mucho en este tiempo y pretendemos revalidar lo positivo y lo proactivo de lo que estamos implementando.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios