Mano a mano

Qué ven desde Techint para el negocio en 2021: pondrán otros u$s 380 M en Vaca Muerta

El mayor grupo empresario del país prevé una recuperación de la actividad pero reclama un plan económico consistente y libre acceso a las divisas para mejorar la competitividad y alentar la inversión.

 NADIE, O CASI NADIE, SALIÓ I NDEMNE de la crisis que provocó la pandemia. ¿Cómo impactó a Techint, el principal grupo industrial del país? Y, sobre todo, ¿cuáles son las perspectivas para este año, donde las restricciones de fondo de la economía persisten más allá del rebote que experimentará la actividad? Guillermo Hang, director General del holding comandado por Paolo Rocca, responde a APERTURA por escrito, como estila hacerlo. ¿En qué situación se encuentran las distintas ramas de negocios del Grupo Techint (siderurgia, petróleo y construcción)? 

- ¿Cómo cerraron 2020 en materia de actividad, con la pandemia de por medio? 

El 2020 fue un año difícil para todas las empresas del Grupo, dado que hemos tenido que encarar los enormes desafíos que generó la pandemia, situación que ha sido muy compleja en todo el mundo. A pesar de las circunstancias, que implicaron en primer lugar elaborar estrictos protocolos de cuidado de nuestro personal; el freno intempestivo de nuestra producción en varias de nuestras plantas, y salir de inmediato a hacer un diagnóstico del contexto sanitario de cada una de las comunidades en las que operamos para poder brindar apoyo, logramos resultados satisfactorios en nuestras empresas, que después del parate inicial del aislamiento, comenzaron una recuperación de distinta intensidad.

En el caso de Ternium, cerramos el 2020 con un alto nivel de producción en todas las plantas debido a la recuperación, en el segundo semestre del año, en los sectores de la construcción e industrial, respaldada por un incremento en la demanda de bienes durables y materiales para la construcción en la Argentina. Este cambio en los patrones de consumo se dio tanto en el país como en el resto del mundo producto de los distintos tipos de confinamiento.

Tenaris Argentina se encuentra retomando paulatinamente su nivel de actividad, luego de haber pasado por una crisis sin precedentes. Nuestra planta de Campana produjo en 2020 62 por ciento menos que en 2019, fuertemente afectada por la contracción de los mercados de petróleo y gas en todo el mundo y en particular de la Argentina y Estados Unidos. La pandemia de Covid-19, sumada a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el derrumbe del precio del petróleo y los stocks acumulados (de petróleo, pozos e insumos para su extracción) profundizaron la caída de actividad.

Tecpetrol tuvo entre marzo y junio meses de menor actividad, pero a partir de ese momento, el ritmo fue recuperándose, empezando por los mantenimientos, y se desarrolla conforme los planes de largo plazo.

En el caso de Techint Ingeniería y Construcción, tuvimos que frenar todos nuestros proyectos al inicio del aislamiento, pero luego fuimos retomando actividad gradualmente. La posibilidad de obtener nuevos proyectos se ha visto afectada por el retraso en inversiones, producto de la fuerte caída en los niveles de actividad y la incertidumbre generalizada no solamente en la Argentina sino en toda la región y el mundo. En todos los proyectos fueron clave los estrictos protocolos sanitarios que permitieron la continuidad de las operaciones y la articulación con los gremios.

- ¿Cuáles son las expectativas para este año? ¿Proyectan un repunte? ¿De qué dependerá?

Después de la fuerte caída de la economía argentina (10 por ciento) y de la economía mundial (3,5 por ciento) proyectamos un rebote de nuestra economía basado en una paulatina vuelta a la "normalidad", asociado al gradual avance de la vacuna, la mejoría en los precios de las commodities y a la recuperación de la economía internacional pese a las incertidumbres que derivan de la persistente amenaza del coronavirus.

En el caso de Ternium, esperamos mantener este nivel sostenido de demanda en los primeros meses del año, y para adelante, un progresivo equilibrio entre la oferta y demanda. También somos optimistas respecto a la actividad petrolera y gasífera, aunque, por supuesto, la reactivación dependerá de la evolución de la pandemia. La recuperación del precio del petróleo alcanzó niveles que hacen posible volver a pensar en un desarrollo de shale oil.

En el caso de Tenaris, proyectamos un repunte gradual en la mayoría de los mercados. El mercado local de petróleo y gas vuelve a mostrar señales de incremento de actividad apalancado en el Plan Gas, el mayor consumo de combustibles y el cierre de la restructuración de deuda de YPF, entre otros factores. Sin embargo, la actividad aún está lejos del nivel de operación que tenía en el primer semestre de 2019. La actividad podría subir eventualmente si se mantiene un precio atractivo para la exportación.

- ¿Cuáles son los problemas más urgentes que advierte hoy en los distintos negocios? ¿Caída de la demanda, inflación, tensiones en la cadena de pagos?

Creemos que será clave mantener altísimos estándares de protección sanitaria en las operaciones, acompañando a nuestras comunidades en los enormes desafíos que tenemos, luego de un año sin clases presenciales, con el foco puesto en fortalecer la educación.

En lo económico, creemos central un contexto que transmita confianza a las empresas, a los inversores y a los consumidores y esto se construye logrando equilibrio en las cuentas públicas, estabilidad y previsibilidad normativa. Nuestro Grupo además exporta gran parte de su producción, fundamentalmente tubos sin costura, y es un generador neto de divisas para el país. En ese sentido, es necesario el libre acceso y disponibilidad de divisas y una revisión de las retenciones a la exportación de productos industriales, para poder brindar mayor competitividad.

Guillermo Hang. Foto: Nico Pérez.

- ¿Qué señales macroeconómicas se necesitarían para revertir expectativas e impulsar el proceso de inversión?

La implementación de un programa consistente, con políticas monetarias, fiscales y de ingresos destinadas a reducir la inflación y a impulsar el crecimiento, en el marco de un acuerdo con el FMI, permitirían una reversión de las expectativas y afianzarían la inversión.

El cumplimiento de las metas del Presupuesto Nacional sería una señal fuerte para que, con eventuales medidas impositivas que alienten la inversión, el sector privado pueda avanzar con los proyectos en carpeta.

La Argentina debe aumentar sus exportaciones para lograr el aumento de sus reservas internacionales. El fomento de la iniciativa e inversión privada será clave para generar el empleo necesario para volver a crecer.

15.354 empleados en el país (a diciembre 2020)

- Ligada con la anterior, ¿qué monto prevén invertir en el nivel local?

Las inversiones dependerán de la evolución de la pandemia y del contexto macroeconómico; nuestras industrias de capital intensivo y altamente competitivas necesitan un flujo constante de inversión en tecnología y procesos, en industria 4.0, medioambiente y seguridad.

Más gas

- ¿Mejoró el clima en Vaca Muerta, luego de las restricciones iniciales que forzó la pandemia? ¿En qué situación están las operaciones de Tecpetrol y qué escenario proyecta para este año?

Durante 2020, el Gobierno aprovechó una situación de muy bajos precios de gas con bajas inversiones y lanzó en diciembre el Plan Gas Ar, que licitó volúmenes de gas para el período 2020-2024 para los segmentos residencial y de generación de energía. Los precios ofrecidos por los productores en esa licitación permiten el desarrollo del gas en el país y en Vaca Muerta. El posible desarrollo de proyectos petroleros en Vaca Muerta dependerá del precio internacional del petróleo y que los productores reciban efectivamente estos precios internacionales para sus ventas en el mercado local y en el de exportación.

El Plan Gas da un marco de previsibilidad que permitió el anuncio de nuevas inversiones. Tecpetrol continúa trabajando fuertemente en Fortín de Piedra, el primer desarrollo masivo en gas en Vaca Muerta, para el cual la compañía invirtió US$ 2300 millones, llegó a producir 17,5 millones de m3 de gas diarios, un 13 por ciento de la producción del país. Para 2021, Tecpetrol prevé invertir en Argentina US$ 380 millones.

- ¿Está atrasado el tipo de cambio oficial o es competitivo aun para exportar? ¿Cómo lo ve?

A nivel macro los indicadores muestran que el tipo de cambio real no se encuentra atrasado, pero cada sector enfrenta distintas realidades en función de sus precios efectivos y de su estructura de costos.

"A nivel macro el tipo de cambio no está atrasado pero cada sector enfrenta distintas realidades"

- ¿Qué implicancias tiene la brecha cambiaria para las actividades del grupo? ¿Hay problemas para el acceso a insumos?

La brecha cambiaria es un reflejo del nivel de incertidumbre acerca del futuro de nuestra economía. El mantenimiento de políticas sustentables destinadas a frenar la inflación e impulsar el crecimiento llevarán a reducir la incertidumbre y en consecuencia la brecha, alentando la inversión.

Actualmente estamos pudiendo importar los insumos necesarios para producir (mineral de hierro, carbón metalúrgico). Sin embargo, la sensación de faltante de insumos para la construcción y en particular de chapa en los últimos meses, a pesar de encontrarse nuestra actividad de producción de chapa en niveles récord, tuvo que ver mucho con acopio especulativo ligado a la brecha cambiaria existente.

Panorama en el exterior

- ¿En qué punto están las operaciones internacionales del grupo? ¿Se están recuperando ya los principales mercados (Brasil, México, EE.UU.)?

La demanda de acero en la región, al igual que en la Argentina, vio un fuerte rebote a la salida de los confinamientos impuestos en cada país. También, se vieron cambios en los patrones de consumo que incentivaron la demanda de acero. Hoy Ternium está operando a plena capacidad en cada una de sus plantas productivas.

En el caso del mercado energético, la recuperación de los precios del crudo mejoraron los flujos de los negocios y permite continuar con los planes previstos. El cambio de tendencia comenzó en América, sobre todo en los Estados Unidos y Canadá. En Estados Unidos, la cantidad de equipos de perforación en actividad había llegado en 2020 a un nivel menor a 250 y hoy está en 397. También se está recuperando la cantidad de equipos de perforación en actividad en América latina. Mientras que en México y Brasil la actividad fue más resistente, en la Argentina y Colombia que habían caído mucho en 2020 el rig count se está recuperando.

- ¿La crisis abrió oportunidades de compras? ¿Dónde pondrán el foco?

En las crisis siempre aparecen oportunidades y siempre estamos evaluando posibilidades.

- ¿La planta de tubos en Rusia -en joint venture con PAO Severstal- es el principal proyecto por delante hoy?

Tenaris tiene diversos proyectos por delante: continuamos con operaciones de seamless y welded en Sault Ste. Marie, Canadá, y, en Estados Unidos, seguimos con el proceso de integración de IPSCO, invirtiendo en la acería de Koppel, preparándonos para acompañar la recuperación que está teniendo el mercado. En Rusia continuamos con la alianza con Severstal. En tanto, hemos inaugurado recientemente un nuevo centro productivo de Ternium, en Palmar de Varela, Colombia, donde llevamos más de 40 años, con una inversión que superó los US$ 90 millones y una capacidad de producción anual de 520.000 toneladas de acero y rollos compactos que, sumadas a las 220.000 toneladas que produce Ternium actualmente, permitirán a la compañía triplicar su capacidad a 740.000 toneladas al año, posicionándola como el mayor productor de acero en Colombia. 

La versión original de esta nota se publicó en el número de marzo (327) de Revista Apertura.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios