Nueva normalidad

Qué cambios harán las empresas argentinas para ser más 'veloces' en la pospandemia

Según un estudio, el 57% de las firmas locales buscan ser más flexibles. La cifra supera la media mundial, en torno al 43%. Cómo se preparan para ser menos burocráticas

En sus esfuerzos por prepararse de cara al futuro, las organizaciones analizan sus operaciones y se plantean si son aptas para el entorno de negocios venidero. Para seguir siendo relevantes, deben reinventarse continuamente, en un contexto en el que la agilidad y la adaptación con rapidez a los cambios son fundamentales.

En este sentido, el 46,2% de las empresas mejorará su flexibilidad en la 'nueva normalidad' para sobrevivir, según la última edición del estudio Global Business Pulse, que realizó la consultora Grant Thornton (GT). A nivel nacional, las organizaciones sienten aún más esta responsabilidad: el número alcanza el 57%.

"Vivimos en un mundo 'VICA': volátil, incierto, complejo y ambiguo. Las principales entidades del mercado ya contaban con una buena reputación por su agilidad, pero el Covid-19 las obligó a evaluar con más detenimiento sus operaciones para dotarlas de una mayor capacidad de respuesta. En este proceso de transformación, hay dos factores críticos de éxito: velocidad y calidad", sostiene Marcelo Matilla, gerente de Administración y Finanzas de GT.

Creció con el boom de los cupones, se reinventó en pandemia y ahora exporta su éxito

¿En qué aspectos trabajan las empresas para ser más flexibles? La revisión de la cadena de suministro, la vigilancia de los riesgos asociados a los proveedores, la incorporación de un formato híbrido de trabajo, la eliminación de ineficiencias, la agilidad financiera, la aplicación de innovación y el análisis de datos son algunos puntos en los que ponen el foco actualmente.

Según el informe, el 34,9% de las compañías seguirá de cerca su cadena de suministro. "Construir una organización resiliente implica atender una serie de riesgos que pueden afrontar los proveedores. Financieros, geopolíticos, económicos, comerciales y asociados a la interrupción de la actividad. Los que deseen ampliar sus operaciones deberán conocer la solidez de quienes los abastezcan, ganando confianza en sus planes de expansión, y evaluar los pros y contras de contar con proveedores extranjeros y nacionales", analiza Matilla.

Otro eje que las empresas ajustarán para ganar agilidad es la incorporación de un formato mixto de trabajo presencial y remoto. "Los precios de alquileres de oficinas se redujeron cerca de un 35%, mientras que la vacancia alcanza un 18%. Es el peor momento para el mercado inmobiliario desde la crisis de 2001. El replanteamiento de las formas de trabajo se convirtió en una necesidad. La tendencia se orienta hacia estructuras de gestión más planas y menos burocráticas", afirma. 

Para construir un negocio resistente, hay que eliminar ineficiencias, destaca también el estudio. Con vistas a este objetivo, el 36,9% de las compañías encuestadas empezó a planificar diferentes escenarios para mejorar la escala de sus operaciones en pos de la recuperación.

Las empresas buscan ganar agilidad

"Es especialmente relevante cuando las empresas prevén escenarios híbridos, que incluyen el trabajo a distancia y en la oficina, como así también el desarrollo de productos, la mejora de la experiencia del cliente y el crecimiento en nuevos mercados", explica el ejecutivo.

La agilidad financiera es otro punto clave. "La planificación, la liquidez y la gestión de riesgos son esenciales. Para ello, desde Finanzas deberíamos: desarrollar la resiliencia financiera junto a la operativa, para que la organización continúe operando sin interrupciones", agrega.

Por otro lado, sobresale la búsqueda de la disrupción. Al respecto, el 31,6% de las organizaciones utilizará canales de venta y distribución alternativos en la pospandemia. "La resiliencia implica reducir costos a través de la innovación, como automatizar procesos repetibles de bajo valor y alterar los gastos de la fabricación de un producto, sin cambiar su calidad ni su precio. Es necesario el diálogo para crear una cultura organizacional que encuentre soluciones ágiles que beneficien a la empresa y a los clientes", comenta. 

"Las organizaciones que estén listas para innovar, adaptarse y proteger su negocio saldrán reforzadas del contexto actual y se situarán en 'primera posición'", Marcelo Matilla.

Por último, gestionar los datos para monitorear el comportamiento de los usuarios, sus necesidades y sus demandas es una característica que gana lugar. "Aportan la información correspondiente para aumentar capacidades, cambiar la dirección del negocio o confirmar que se va por el camino adecuado. La integración de la tecnología a la gestión de la demanda pasó de ser una opción a una necesidad en la toma de decisiones", asegura Matilla.  

Y cierra: "Hoy, más que nunca, las organizaciones que estén listas para innovar, adaptarse y proteger su negocio saldrán reforzadas del contexto actual y se situarán en 'primera posición'".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios