Posgrados: un informe completo con los nuevos programas que ofrecerán las universidades en 2022

Con la pandemia, se impuso la modalidad online en la oferta de posgrados de negocios. Las plataformas de aprendizaje remoto ampliaron los públicos y enriquecieron las propuestas. Qué programas sumarán las principales universidades en 2022.

En un mundo que aceleró su ritmo de cambio, la capacitación se ha convertido más que nunca en una de las grandes opciones de inversión, tanto para ejecutivos senior, como para aquellos que quieren dar más velocidad de progreso a sus carreras o a sus emprendimientos.

La combinación de tiempo extra que posibilitó el trabajo remoto y el incremento de los desafíos de las empresas profundizó la demanda de herramientas para enfrentar la inestabilidad.

Desde las conducciones de las escuelas de negocios coinciden en que los prejuicios sobre la educación a distancia han desaparecido, por lo que las plataformas virtuales se han optimizado e incluso han llegado a ser las preferidas para nuevos públicos, entre los que se cuentan estudiantes tanto del interior, como del exterior del país.

Algunos establecimientos renovaron sus propuestas a partir de las posibilidades que aportó la virtualidad: desde maestrías exclusivamente online hasta opciones híbridas, con la presencialidad pensada fundamentalmente para reforzar la red de contactos y compartir experiencias. El contexto inflacionario les dificulta definir precios para el año que viene, pero los que ya lo hicieron cobran entre $ 1 millón y $ 2 millones, en moneda argentina o extranjera, financiables y, en general, con opciones de becas u otras ayudas.

Por caso, el IAE, la escuela de negocios de la Universidad Austral, sumó una tercera modalidad a su oferta de MBA. Además del Executive en sus distintas modalidades (Campus, Baires y el Regional) y el Internacional -full time, en inglés-, desde este año incluye el MBA online, el cual lanzó tras un largo periodo de desarrollo junto a Emeritus, según explica Paula Rodríguez Etchard, directora de Executive Education del IAE Business School.

Paula Rodríguez Etchard, directora de Executive Education del IAE Business School

"La capacidad de llegar a estudiantes ubicados lejos de nuestras sedes se ha visto mejorada gracias a la aceptación de la virtualidad por parte de los potenciales estudiantes", asume por su parte Juan Vidaguren, decano de la Escuela de Gestión del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Y anticipa: "Tan es así, que estamos desarrollando productos orientados específicamente a la gestión a escala regional, que serán ofrecidos en toda Latinoamérica".

El formato digital no solo amplió el acceso a los MBA, sino que también posibilitó diversificar en general la oferta de capacitaciones. "Permitió el desarrollo de propuestas de posgrado para brindar a los profesionales herramientas de impacto que reposicionan rápidamente su carrera", apunta en tal sentido Federico Gómez, director del Departamento de Educación a Distancia de la Universidad del CEMA (Ucema).

La pandemia impulsó el proceso de adaptación y la adopción de la modalidad a distancia tanto sincrónica, como asincrónica. "Muchos de los alumnos que cursaron este año en un esquema virtual están solicitando continuar de este modo, para no volver a la presencialidad completa", revela Miguel Ponte, director de UADE Business School. Ponte afirma que, para satisfacer esa demanda, el centro está en proceso de lograr la aprobación de todos los programas Coneau como virtuales, que se sumarán así a los de UADE Executive Education y al MBA Virtual que puso en marcha en 2017.

No es la única entidad en la que hoy se analiza cómo retornar a instancias de presencialidad. "Para lo que resta de este año y el que viene, el desafío es migrar a formatos híbridos, donde los alumnos tengan la opción de poder cursar presencial o virtual, con la interacción que las carreras requieren. Esto está totalmente ligado a la realidad del mundo laboral, que está pasando por procesos similares, respecto del trabajo en la oficina, remoto o mixto", ilustra Sebastián García Alaniz, director de Admisiones y Comunicación de Eseade.

No hay un único factor que haya determinado la instalación definitiva de la virtualidad -exclusiva o en modelos semipresenciales-, pero hubo una variable clave. "Estamos asistiendo al debilitamiento de los prejuicios respecto de la educación remota a favor de la gradual migración a estos sistemas, sin invalidar la modalidad presencial que sigue aportando el diferencial del contacto entre alumnos y docentes, y la posibilidad de networking cara a cara", dice al respecto Héctor Dama, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad del Salvador (USAL). El proceso -cuenta- requirió de una adaptación de contenidos al nuevo formato y de un acompañamiento a los profesores en la transición. Pero finalmente permitió acelerar la implementación de una plataforma que estaba bajo pruebas piloto desde 2019.

Nuevas habilidades

Pero la pandemia no solo modificó la forma de capacitarse. También evidenció la necesidad de adquirir nuevas habilidades para un entorno crítico. "Ha transformado las modalidades de trabajo y las estructuras corporativas, poniendo de manifiesto la necesidad de desarrollar capacidades que se adecuen al avance de la tecnología y a la necesidad de innovar", resume Guadalupe Sanz, directora Ejecutiva de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). "Es también innegable la existencia de una mayor demanda social respecto a la sustentabilidad firmemente integrada a la estrategia y misión corporativa, desde la responsabilidad en cuestiones ambientales al genuino compromiso con la diversidad y la gobernanza ética", añade.

"Las necesidades de formación de las organizaciones cambiaron: nuevas habilidades y conocimientos se pusieron en el centro de la escena, por lo que nuestra oferta académica se reorientó para cubrir esas nuevas necesidades", coincide Mercedes Autunno, directora de la Escuela de Negocios del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA). Con las plataformas para el aprendizaje de manera remota también llegó la oportunidad de federalizar instancias de formación. "Los inscriptos del interior del país llegaron a representar durante 2020 el 40 por ciento de nuestro alumnado", afirma Autunno, al tiempo que señala que también se amplió la participación de estudiantes de diversos países de Latinoamérica, Estados Unidos y España.

Guadalupe Sanz, directora Ejecutiva de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella

Abrir puertas en otros territorios no solo incrementa la demanda de las universidades -aunque muchas de ellas tienen cupo para el ingreso- sino que posibilita enriquecer el intercambio de experiencias. "Mantuvimos la misma cantidad de candidatos extranjeros y ampliamos lo referente a estudiantes del interior del país. Para nuestro MBA es importante mantener los equilibrios entre diferentes perfiles", subraya Juan Pablo Manzuoli, director del MBA-UCA, de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Manzuoli recuerda un aspecto característico de los MBA que hace tan importante la diversidad: apuntan a profesionales de diversas carreras que se integran interdisciplinariamente en un grupo que potencia sus habilidades de forma complementaria. "La experiencia laboral previa es muy importante y la selección de los candidatos se realiza buscando optimizar su potencial", ratifica Manzuoli.

Y la complementariedad también proviene del entorno. "La posibilidad de diversificar el aula enriquece la formación, conformando un foro de conocimiento y debate que trasciende las fronteras", manifiesta Silvina Miceli, directora de Programas Corporativos de la Escuela de Negocios de la UCA. Y agrega: "Los alumnos se convierten en 'globales', porque comparten experiencias de diferentes contextos".

Está claro que se profundizó un esquema de competencia ya no entre escuelas, sino entre países. Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Negocios de la Universidad de Palermo (UP), revela que el 65 por ciento de sus estudiantes de MBA no son argentinos. El directivo precisa que provienen de otros países de América latina, como México, Colombia, Ecuador y Perú, y que también participan argentinos que viven en otros lugares del mundo.

En la Escuela de Negocios y Administración Pública (ENAP) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la participación de profesionales del interior del país y del exterior representaba alrededor del 30 por ciento de la matrícula en el lustro previo a la pandemia, pero con el cambio de modalidad esa inserción comenzó a subir. Así lo informan su director General y director del MBA, Catalino Nuñez, y el coordinador General Administrativo, Luis Cowes. "La virtualidad nos permitió penetrar aún más dichos mercados y acceder a los profesionales del interior del país y del exterior que desean hacer un posgrado en la UBA sin tener que dejar su trabajo ni venir a vivir a Buenos Aires, con todo lo que ello implica", señalan. La entidad estima que ese público podría duplicarse o hasta triplicarse en el corto plazo.

Vidaguren, decano de la Escuela de Gestión del Instituto Tecnológico de Buenos Aires

El director del MBA de la Universidad de San Andrés (UdeSA), Daniel González Isolio, es enfático respecto de los beneficios de las plataformas online. "La tecnología es maravillosa y no solo permite que nuestros alumnos puedan irse a una convención a Estados Unidos, a Europa o a cualquier otro lugar del mundo y cursar de manera digital sincrónica desde allí, sino que además permite que luego puedan volver a ver las clases", ilustra.

La digitalización también permite a las universidades evaluar el comportamiento de los alumnos y el uso de las herramientas que se les facilita. En ese sentido, González Isolio cuenta que incrementó la cantidad de videos asincrónicos que pone a disposición como material de estudio.

Más oferta

Con nuevas herramientas, públicos y hasta docentes disponibles gracias a la virtualidad, las universidades están aumentando su oferta de formación en áreas de negocios. En el caso de la UCA, a través de los denominados "MicroMasters", pensados para agilizar los procesos de capacitación para responder a las necesidades cambiantes.

Abordan temas como Profesionalización de Empresas Familiares, Gestión de la Experiencia del Cliente, Finanzas Patrimoniales y Planeamiento Estratégico para la Sustentabilidad. La virtualidad fue clave no solo para ampliar su llegada y la disponibilidad de profesores, sino también para desarrollar nuevos recursos: gracias a ella, por ejemplo, la institución pudo armar una red de empresas familiares que comparte sus prácticas con otras empresas de todo Iberoamérica.

Alejandra Falco, directora Académica del MBA de la Ucema

"Desde la investigación surgen nuevas propuestas para necesidades o clusters específicos, y en otros casos nos asociamos con partners expertos en determinadas temáticas para enriquecer la formación de ejecutivos", informa en tanto Rodríguez Etchard, del IAE. En la escuela de negocios de la Universidad Austral los programas alineados a temas digitales, Data e Innovación, tendrán nuevas propuestas tales como los de Big Data y Mentalidad Digital. "Asimismo, seguimos fortaleciendo temáticas necesarias y muy demandadas vinculadas con Liderazgo, Coaching, Dirección de personas y ampliando el abanico de posibilidades para Alta Dirección, Gerencias Funcionales y Dirección de Pequeñas y Medianas empresas mediante nuevas propuestas y formatos", añade Etchard.

El ITBA lanzará el año próximo dos nuevos posgrados: Desarrollo Energético Sustentable y Management y Analytics. "Los posgrados de negocios del ITBA están dirigidos a profesionales con experiencia laboral previa, y apuntan a desarrollar capacidades de gestión con una fuerte integración de componentes tecnológicos y técnicas cuantitativas", aclara Vidaguren.

Desde las universidades aseveran que el aumento en el interés de los ejecutivos permite que los nuevos programas no se canibalicen. "En la Escuela de Negocios ofrecemos para el 2022 el MBA, la Maestría en Finanzas, y el Master in Management + Analytics. La diversidad de la oferta académica justamente hace que no compitan entre sí y que logren una muy buena percepción por parte del público y las empresas", apunta Sanz, de la UTDT.

En un contexto más que oportuno, UdeSA sumó este año el MBA Salud, que integra al ministro de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), Fernán Quirós, en su cuerpo docente. La universidad de Victoria destacó al incluir este posgrado que la pandemia había puesto en evidencia la importancia de combinar el saber médico con la visión de negocios.

Daniel González Isolio, director del MBA de la Universidad de San Andrés

En igual gesto de diálogo con el discurso social, el centro tiene entre sus propuestas el programa Mujeres Líderes en Negocios, el cual, en palabras de González Isolio, "busca contribuir al necesario cambio cultural en favor de la igualdad de género en el mercado laboral".

Entre los nuevos lanzamientos de Ucema para el año próximo están los posgrados en Innovación y Disrupción empresarial, en CX y Liderazgo Comunicacional, en Economía Empresarial, y en e-money. Los contenidos basados en el cambio tienen fuerte presencia en su propuesta académica. "El graduado del MBA Ucema será capaz de diseñar y ejecutar estrategias innovadoras y disruptivas siempre desde una perspectiva holísticade la Maestría en Dirección de Empresas de la UCEMA., teniendo en cuenta como requisito ineludible la sostenibilidad y la ética", destaca Alejandra Falco, directora Académica del MBA.

Para el año que viene IDEA incluye un flamante programa para la formación de Directorios, el cual propone que los participantes identifiquen el impacto que el ejercicio de su rol tiene en el management de una organización, en los inversores y en la comunidad en general.

"Integra un espacio de reflexión y práctica de habilidades conductuales, acompañado con una propuesta de actualización y awareness de temas técnicos", explica Autunno. "Está diseñado por miembros de directorios y destinado a miembros de órganos de gobierno, a gerentes generales con exposición a directorios, a dueños o socios accionistas y aspirantes con voluntad de institucionalizar el gobierno de sus organizaciones y a profesionales y asesores que interactúan con directorios", enumera entre sus características distintivas.

La UB cuenta con una nueva maestría en Administración de Empresas, con énfasis en sostenibilidad. "Este contexto incierto y volátil llevó a la imperiosa necesidad de responder con una maestría cuyo eje central es la competitividad sostenible, sumando las iniciativas globales como la Agenda 2030, y la economía digital y la inteligencia en redes", afirma Barrientos.

Como en todos los ámbitos, la pandemia significó un reto para la Academia, pero la situación terminó completando el camino hacia una nueva era educativa, con beneficios tanto para para las instituciones, como para los alumnos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios