Negocios fallidos

Por qué Pizza Hut, Mountain Dew y otras marcas icónicas nunca funcionaron en la Argentina

Vender por miles de millones de dólares o tener muchos locales en el mundo no es sinónimo de éxito en el mercado argentino. Varios gigantes pasaron sin pena ni gloria tras no haber podido seducir a los consumidores.

Tener cientos o miles de locales alrededor del mundo no es sinónimo de éxito en todos lados. Cada mercado, y sus consumidores, tienen sus particularidades, gustos, tradiciones. Y para muchos gigantes esas costumbres justamente pueden llevar a que su propuesta no termine de penetrar entre los hábitos de consumo. En la Argentina hay varios casos de grandes marcas que intentaron hacer pie, pero fallaron y tuvieron que recoger sus cosas e irse ante el escaso éxito de su negocio.

Desde pizzerías hasta panificados e incluso reconocidas etiquetas de bebidas. Algunas de ellas hicieron su intento y tras fracasar decidieron no retornar nunca. Otras realizaron varios intentos creyendo que habían logrado identificar los problemas que las expulsaron del mercado argentino, sin embargo volvieron a tropezar.

Pizza Hut

La cadena fundada por los hermanos Frank y Dan Carney en los 50 inició su expansión internacional en Canadá en 1968. Desde 1977 es controlada por PepsiCo que luego escindió su negocio de restaurantes y hoy opera bajo la casa matriz Yum! Brands. En el mundo cuenta con más de 17.000 sucursales, no obstante sus pasos por la Argentina no fueron positivos.

Hizo su primer intento en 1983 y bajó la persiana al poco tiempo. En los 90 realizó su segunda apuesta, esta vez a través de una asociación entre Bestov Foods y el fondo The Exxel Group. Los números no acompañaron y en 1998 abandonaron el negocio al vender la mayoría de sus locales a la cadena Romanaccio.

"Pizza Hut es un negocio muy chico para nosotros. El costo de operación es terrorífico. Es una isla. Realmente, no fue una decisión adecuada haber entrado en este negocio", aseguró Juan Navarro, titular de Exxel, en aquel entonces a revista Apertura. En 2010, D&G amagó con traerla de nuevo pero finalmente nunca se llevó a cabo.

Las principales razones esgrimidas para su fracaso fueron su sabor, precio y la larga tradición pizzera local. Otro que hizo el intento en los 90 fue Domino's Pizza, sin embargo no llegó a cumplir dos años en el país y emprendió la retirada.

Dunkin' Donuts

Ahora conocida simplemente como Dunkin', la marca de tiendas de café y donas nació en 1950 en Quincy, Massachusetts, de la mano de Bill Rosenberg. Actualmente tiene una vasta presencia en América latina con sucursales en Chile, Colombia y Perú, pero la Argentina le fue esquiva a su modelo.

Hoy las donuts se volvieron tendencia con varios emprendimientos especializados en estos panificados, sin embargo cuando Dunkin' intentó desembarcar en el mercado argentino le costó darle batalla a la clásica medialuna. Llegó en los 80 y cerró por completo su operación - cerca de una decena de locales - a comienzos de 1998.

Mountain Dew

Esta gaseosa de lima limón de excéntrico color verde es una de las marcas más populares de los Estados Unidos. Fue creada por los hermanos Barney y Ally Hartman a fines de la década del 30 cuando buscaban producir una bebida para mezclar con whisky. Durante un tiempo solo tuvo distribución estatal en Tennessee, se expandió cuando fue adquirida por The Tip Corporation y logró alcance nacional cuando pasó a manos de PepsiCo en 1964.

Mucho antes de contar con 7Up en su portfolio - se la compró a Philip Morris en 1986 -, la multinacional intentó traer Mountain Dew a la Argentina en 1981 para ser su bebida alimonada. "Hola frescura, hola Mountain Dew" cantaba su spot. Pero su nombre difícil para la pronunciación y su sabor no lograron seducir a los consumidores argentinos y abandonó el mercado un año después de su lanzamiento.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios