Industria textil

Fabricaba para Pampero, reabrió hace 45 días y cerró la planta por un conflicto gremial

La empresa Teknor, actual dueño de la ex fábrica de Puma en Sanagasta, La Rioja, dejó de operar sólo un mes y medio después de haber reabierto, por un conflicto gremial que detonó el despido de un empleado. Entre otras marcas, fabricaba para Pampero, que dice desconocer la situación

Una planta que fabricaba para la empresa de calzado Pampero en Sanagasta, La Rioja, y perteneció a la marca de indumentaria Puma hasta 2017, cerró por un conflicto gremial. Estuvo operativa solo 45 días, en manos de la compañía Teknor S.A. que también produce calzado de seguridad para las etiquetas Gauchos y Firestone.

Hace apenas un mes y medio, el Gobierno de La Rioja informó la reactivación del complejo productivo, ubicado en la localidad de Sanagasta, con bombos y platillos. 

"Pusimos en marcha esta fábrica, que confeccionará zapatos de trabajo y generará 30 puestos de empleo en esta primera instancia", anunció el gobernador de la provincia, Ricardo Quintela, en su cuenta de Twitter el 16 de junio.

Garbarino suma juicios: también Cencosud va a la Justicia contra la cadena

En un video que el gobierno provincial publicó en su perfil de Facebook al día siguiente, el 17 de junio, el gobernador aseguró que ya se notaba "la recreación de la esperanza en muchos de los ciudadanos"

"Algunos obviamente con escepticismo, pero otros con expectativas positivas para levantar los brazos. Recuperamos más de 600 puestos de trabajo en el último tiempo y estas 30 fuentes laborales son importantísimas para Sanagasta y La Rioja", señaló el funcionario.

Silvina Aguilar, una operaria del establecimiento, expresó su optimismo al respecto. "Estuve 31 años trabajando para Puma y ahora sigo con esto. Que me tomen a esta edad, en pandemia y que haya una planta en obra es una alegría", manifestó en la grabación publicada.

Pero la esperanza duró poco y la satisfacción se disipó cuando se desató el conflicto, a raíz del despido de un empleado y un consecuente paro de actividades que organizaron sus compañeros. 

Según explicaron fuentes gremiales, el motivo de su desvinculación "fue injusto". "No es verdad que la empresa se va porque los empleados no querían trabajar", expresaron. Esgrimieron que sufrían "maltrato laboral" y denunciaron retrasos en el pago de sueldos y "un extra que se les prometió", pero "nunca llegó".

Ese habría sido el puntapié por el cual Teknor decidió ponerle fin a su actividad en la localidad riojana, indemnizar a los empleados y retirar sus máquinas. "Finalizó el acuerdo que tenía con Pampero", ratificaron, y adelantaron que la planta volverá a trabajar con el formato de cooperativa, como lo hizo tras la salida de Puma, con el nombre "Cooperativa Unidos por La Lucha".

Desde el Gobierno local, afirmaron que el Ministerio de Industria de la provincia tendrá que refrendar el comodato a nombre de la municipalidad para que las máquinas vuelvan de nuevo a mano de la cooperativa, mientras buscan que una empresa se haga cargo de la producción.

Consultada al respecto, en Pampero, aseguraron no estar al tanto de la situación. Aclararon que no fueron notificados sobre la rescisión del contrato y el cierre del establecimiento. 

A su vez, explicaron que Teknor es una licenciataria no exclusiva de la marca y que la fábrica no producía íntegramente calzado, sino que solo realizó, hasta el momento, una prueba de confección de capelladas. "La fabricación se completa en el complejo de Los Leones, en Córdoba", detallaron. 

Pero en declaraciones radiales, Fénix, José, uno de los trabajadores de la planta, confirmó que Teknor terminó la relación laboral con la empresa. "Volvemos a trabajar como una cooperativa. No nos queda otra para salir adelante. Somos mano de obra calificada, producimos 15.000 pares de zapatos en un mes, un número bastante alto" consideró.

La cooperativa buscará otras opciones

En cuanto al futuro de la cooperativa, el operario anticipó que estudian ideas "para avanzar con otras firmas y así mantener la actividad". "Con el intendente y el Ministerio de Industria al frente, estamos haciendo las gestiones para ver quién podría interesarse y conseguir una nueva propuesta empresarial. Tenemos que esperar a ver qué pasa", concluyó.

Pampero nació en 1914, como un fabricante de lonas hasta que se abocó a la indumentaria laboral. Formó parte de Alpargatas, hasta que en 2008 pasó a manos de Camargo Correa y el grupo debió desprenderse de Pampero.

En 2013, Cardón cerró su compra por $ 30 millones, después de un proceso que le llevó tres años, con la idea de hacer resurgir la centenaria marca. En 2017, por la crisis de la industria y la situación financiera en la que cayó, la compañía que fundó Gabo Nazar se desprendió de activos que no correspondían a su core business. Así fue que vendió la participación mayoritaria de Pampero, además de la marca de empanadas y alimentos congelados El Noble, que en abril volvió a cambiar de dueños.

En la actualidad, Pampero pertenece a Artex S.A, una empresa de capitales nacionales con 30 años de trayectoria en la producción de ropa de trabajo y la comercialización de elementos de seguridad industrial.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios