Recorte de gastos

Prepagas: por los aumentos, crece la contratación de planes de salud low-cost

La oferta se amplía y crece la contratación de estas coberturas alternativas, en las que se paga solo por los servicios que se usan, con prestaciones y costos a medida. Cuánto salen y las opciones disponibles

Aunque el gasto en salud es uno de los últimos presupuestos que se resigna con la pandemiacrece la contratación de planes médicos low-cost antes de migrar a una obra social o la atención pública.

Con la mayor oferta disponible en el mercado, cada vez son más los que se vuelcan a estas coberturas alternativas con prestaciones acotadas, que cuestan entre un 25% y un 50% menos que las habituales. Influyen en el traspaso la caída del poder adquisitivo, la pérdida de empleo formal y los aumentos de las cuotas de las prepagas, que aplicarán este mes el segundo de los cuatro tramos de incremento anunciados, de 9% cada uno. 

Según datos del sector, estas opciones más baratas crecieron un 40%. "Cuando el bolsillo sufre nuevas subas, los afiliados más se cuestionan conservar o rescindir el servicio. Las consultas se centran en pedidos de información sobre planes económicos de menor categoría", afirma Ignacio Cámpora, socio fundador de MiObraSocial.com.ar, que reúne en su sitio web la oferta de todos los prestadores privados.

Invierten más de $ 500 millones para llevar cajas de seguridad a los shoppings

"El 99% de las transacciones que se cierran se definen en base al precio. Un 67% de las operaciones de agosto tuvieron como protagonistas a usuarios provenientes de prepagas más caras. Y de ellos, el 40% eligió la opción más barata de todas", explica el especialista. 

Los números que maneja Cámpora grafican la situación. "En agosto, el plan más contratado fue el '700' de Sancor, que para un grupo familiar compuesto por cuatro integrantes tiene un precio de $ 10.900. Representó cerca del 40% de las ventas del mes. A principios de año, los más vendidos eran el 'Génesis' de Omint y el '1500' de Sancor, que ahora salen alrededor de $ 23.000", detalla.

La búsqueda de ahorro se inició ya antes de que llegaran las facturas con los aumentos. "La evolución histórica demuestra que el mayor número de consultas se registra en los días previos a que se apliquen los incrementos", confirma.

El 56% busca planes más baratos

En este contexto, el 56% de los afiliados quiere abaratar el pago mensual actual: el 41% declaró que le resulta "imposible" seguir abonando la cuota, mientras que el 15% evalúa un cambio ante los últimos aumentos, según datos recabados por la plataforma ElegíMejor.com.ar, que ofrece un servicio similar al de MiObraSocial.com.ar. "Les es cada vez más difícil abonar su prepaga. Les acercamos propuestas con precios más bajos", explica Fabien Barralón, CEO de la firma.

Hay dos modalidades de planes low-cost. Por un lado, se encuentran las coberturas que abarcan el Programa Médico Obligatorio (PMO) -que incluye los servicios esenciales- y reducen el gasto fijo mensual, sin achicar la cartilla o sacrificar la calidad de las prestaciones. Funcionan con copagos, aranceles que se abonan por cada consulta, tratamiento o práctica ambulatoria. De esta manera, se abona una tarifa base y adicionales por los servicios que efectivamente se utilizan.

El segundo formato es parcial, dado que no cubre el 100% del PMO. Se paga por acceder solo a una parte del paquete completo de prestaciones. Así, uno puede atenderse en consultorios y hacerse estudios, dejando de lado la cobertura para internaciones, por ejemplo.

Al 41% le resulta "imposible" seguir abonando la cuota de su prepaga, mientras que el 15% evalúa un cambio ante los últimos aumentos.

Medifé y Sancor son algunas de las prepagas que ya ofrecen estas opciones, desde que la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) las habilitó en 2019, para contener las fuga de clientes. Por ejemplo, el plan 'Bronce' de Medifé con copagos cuesta $ 17.600, mientras que el clásico sale $ 20.500. Lo mismo ocurre con el 'Plata': $ 21.200 versus 25.400. El 'Sancor 1000' con copagos tiene un valor de $ 19.800, mientras que el convencional sale $ 23.054. En tanto, la diferencia en Swiss Medical va de $ 33.882 a $ 27.106.

Por fuera del ámbito de las empresas tradicionales, crece la oferta de jugadores nuevos. Wiri Salud es una healthtech que no cobra cuota mensual y brinda descuentos en farmacias y estudios. También, ofrece afiliación online gratuita, reserva digital de turnos con 500 médicos de 40 especialidades y pago en el momento por la práctica a realizar. 

Crece la oferta de jugadores nuevos

Se lanzó en 2019 y ya cuenta con más de 2500 afiliados. "Crecemos mes a mes un 30% desde que empezó el Covid-19La mayoría de los consumidores conservaron sus obras sociales y se dieron de baja de las prepagas", explica Marcelo Aguilera, director de operaciones de Wiri Salud.

"Las consultas van desde $ 500 hasta $ 1500. Armamos packs de las prácticas más habituales, combos que incluyen consultas ginecológicas y análisis de laboratorio, y la certificación de aptos físicos con visita al cardiólogo y estudios desde $ 1100. Uno de los servicios más contratados es la guardia por videollamada desde $ 600, con los mismos prestadores de las prepagas top. Los precios varían de acuerdo al monto que fija cada médico", sostiene.

Asimismo, Klimber Salud permite personalizar el plan de acuerdo con las necesidades, eligiendo el precio mensual y las asistencias. La cobertura individual parte desde $ 418 por mes e incluye visitas médicas y emergencias. Si se suman servicios programados a domicilio, oftalmología, urgencias dentales, estudios y descuentos en farmacias, el valor mensual asciende a $ 1604. Incluye un seguro de vida por $ 200.000 y un adelanto por enfermedad grave de $ 50.000, en asociación con Emergencias y Prudential Seguros.

A la hora de evaluar estos planes, los especialistas recomiendan determinar el uso que se le dará a la cobertura y leer detenidamente las prestaciones incluidas.

La medicina privada, en crisis

La crisis de la medicina privada se acentuó con el coronavirus, pero no es nueva. En 2019, 100.000 personas abandonaron sus prepagas, según la "Encuesta de Salud para Buenos Aires", elaborada por la ONG Defendamos Buenos Aires. "Es un privilegio del que goza el 10% de los asalariados públicos y privados, y el escalón de jubilados con mayores ingresos", aclaró el informe.

Las prepagas cuentan con cerca de 6 millones de suscriptos, de los cuales apenas 1,5 millones paga su cuota plena. El resto son los denominados "desregulados", que abonan solo una parte.

Un relevamiento que MiObraSocial.com.ar realizó a comienzos del año pasado anticipó que el 54,8% de los afiliados creía que tendría dificultades para pagar su plan en 2020 y se vería obligado a cambiar a una alternativa más económica, mientras que el 29,8% estimó que podría mantenerlo "haciendo un esfuerzo".

Las prepagas cuentan con cerca de 6 millones de suscriptos, de los cuales apenas 1,5 millones paga su cuota plena.

La migración al sistema público se aceleró también: 3 millones de personas pasaron a atenderse en hospitales públicos en el período 2018-2020. Se estima que el sector acoge a 16 millones, de acuerdo a la encuesta "Condiciones de vida" del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

En la segunda mitad de 2017, el 69,5% de la población tenía una obra social, prepaga, mutual o servicio de emergencia. En 2020, la cifra descendió al 64%. En cambio, el número de usuarios que recurren al sistema público aumentó del 30% al 35,9%.

Asimismo, un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA), referido al "Desarrollo humano de las infancias", asegura que más de la mitad de los niños y adolescentes en la Argentina depende de la atención del sector estatal. Desde 2017, la cifra viene en alza y en 2020 llegó al 57,9%, un escenario que se vincula a la situación socio-ocupacional de los adultos de referencia.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios