Guerra legal

No todo lo que brilla: la pelea detrás de uno de los carteles más cotizados del Obelisco

Clear, el grupo que tomará el control de OCA, decidió dejar el local que la empresa ocupó 15 años en Corrientes y Cerrito. Pero, cuando lo devolvió, el dueño reclamó por daños y deterioros. Por cuánto es el reclamo y por qué no deja que el correo recupere su marquesina, valuada en más de $ 3,5 millones

La quiebra de OCA se asemeja a esas sagas, que ofrecen historias de todo tipo. Si bien la narración central, en estos días, hace foco en su novelesca transferencia al grupo patagónico Clear, de relaciones con Cristóbal López, registra episodios paralelos, dignos, al menos, de algún relato corto. En este caso, en torno a uno de sus locales más emblemáticos, en el que durante más de 15 años brilló uno de los carteles publicitarios más cotizados de la mayor galería de publicidad vial de la Argentina: la esquina de Corrientes y 9 de Julio.

Pablo Tejada, juez de Lomas de Zamora, le adjudicó la empresa a Clear. Hasta que se finiquite su traspaso, previsto para el 30 de agosto, OCA es administrada por una intervención, en la que participan peritos judiciales y representantes de la Federación de Camioneros y el Ministerio de Trabajo de la Nación. Clear se sumó en octubre, cuando Tejada aceptó la propuesta de pago que hizo por la compañía.

OCA ocupaba el local de la ochava entre Corrientes, Cerrito y Diagonal Norte, con vista directa al Obelisco, desde 2004. Clear decidió no renovar el contrato. En consecuencia, lo devolvió el 31 de marzo.

Pero, durante la devolución, la dueña del inmueble, Helzer S.A., administradora del edificio que ocupa todo ese lote, hizo consignar por escribano todas las anomalías, deterioros, roturas y desperfectos que, consideró, fueron responsabilidad de OCA

Su inquilino lo negó. Atribuyó los daños al "buen, normal y adecuado uso", según se lee en su descargo en el expediente judicial, propios de la "calidad, vicios y defectos ocasionados por el mero transcurso del tiempo y vetustez de los materiales".

La dueña del inmueble retuvo -y cobró- cheques por $ 4,93 millones que OCA le había dado en garantía para financiar las reparaciones.

OCA, que rechazó desconoció el acta que el escribano labró en la devolución, calificó de "pretensión unilateral e injustificada" la postura de su ex locadora. "Ha sido completamente injustificado el depósito del cheque entregado en garantía, así como también la aviesa posición que expresa (su contraparte), sosteniendo infundadamente que el valor entregado resulta insuficiente para la cobertura de los daños de supuesta responsabilidad de OCA", se descargó la administración de la empresa frente al juez.

Las actas notariales describen roturas y deterioros de todo tipo, producto tanto de la falta de mantenimiento como de trabajos -superficiales y más estructurales- mal realizados. "El piso de roble de Eslavonia, pulido y vitrificado al entregarse el local, fue pintado de gris. Hay parte con base de cemento", se lee. También, se enumeran mármoles rotos, humedad, fallas en cañerías, rejas oxidadas, puertas y persianas agujereadas o trabadas, cables sueltos y deficiencias en la instalación eléctrica, entre un sinfín de irregularidades. Helzer presentó presupuestos de reparaciones por $ 10,2 millones. Más de $ 7,3 millones son por la restauración de pisos (parqué, pulido y plastificado). OCA los desconoció.

"La propia vetustez de los materiales, ubicación del inmueble expuesto a altas vibraciones del tránsito de la propia Avenida 9 de Julio y, sobre todo, del Subte de la línea B que circula, prácticamente, por debajo de los cimiento del inmueble, han hecho mella en el local objeto de la locación", alegó, acerca de la instalación que la compañía ocupó durante más de 15 años.

Las fotos del acta notarial que elaboró Herzer muestran daños de todo tipo, no sólo los atribuibles a las vibraciones del tránsito o el Subte.

En su presentación a Tejada, OCA se refiere a negociaciones frustradas. Adjunta como documentos los contratos de alquiler -y extensiones-, las actas notariales de la devolución y el cruce de cartas documento que mantuvo con la dueña del inmueble. Acusa a la locadora de tener una "inentendible pretensión" de firmar un nuevo acuerdo, en el que OCA asuma nuevas responsabilidades y presente nuevas garantías para cumplirlo. Se leen términos como "conducta intransigente", "falta de correlato con los hechos de la realidad", "malicia" e "improcedencia manifiesta".

Pero el cobro de los cheques por $ 4,93 millones no es lo que más le preocupa a OCA, pese a que es una empresa cuyo déficit roza los $ 300 millones al mes. Según los administradores se quejaron frente al juez, la dueña del local también retiene el cartel electrónico, que le pertenece al operador postal y que está valuado en u$s 35.000 (más de $ 3,6 millones, al tipo de cambio actual).

Según OCA, la "aviesa actitud" de su ex locadora causó demoras en el desmonte del cartel. En una de las cartas documentos cruzadas en los últimos meses, el operador postal la intimó a que en 24 horas autorice sacarlo. Pero, dijo, Helzer lo impide, "so pretexto de exigir la firma de un nuevo contrato, en el que OCA contraiga nuevas obligaciones que resultan claramente exorbitantes del contrato de locación".

Por supuesto, como en toda disputa, hay dos versiones. En una carta documento emitida el 7 de mayo, Helzer recuerda que el monto de los cheques retenidos resulta insuficiente para cubrir los daños en el local. No sólo los producidos, sino aquellos derivados de no poder alquilar el local. Algo de lo que está incapacitado de hacer hasta tanto OCA haya retirado la estructura, cosa que, sostuvo, su ex inquilino debió haber hecho el 31 de marzo mismo, cuando devolvió el inmueble.

Casi en tono de sorpresa, Helzer resaltó la "negligencia de OCA". También, el "pobre abordaje técnico" con el que encaró la cuestión. Recordó que el retiro de la estructura debía ser a costas de OCA, ya que fue la empresa la que la instaló. Remarcó que eso implicaba tareas complejas y onerosas. Entre ellas, la recolocación -con el debido sellado de seguridad- de los paneles de vidrio del primer piso, que fueron retirados para el armado de la estructura; la reparación y sellado de las partes externas de madera y mármol; y que el retiro de la estructura publicitaria "no ocasiones más daños" a los ya existentes. 

Además, exigió las coberturas de seguros y riesgos de trabajo de las contratistas que hagan el trabajo (y su personal). También, un resguardo legal contra eventuales reclamos que pudieran surgir de terceros -por ejemplo, eventuales anunciantes- por el retiro de la marquesina.

En una carta documento siguiente, remarcó su insistencia sobre el uso de masilla marmolera para rellenar los huecos que hubieran quedado. También, su preocupación por la escasez de chapas y mármoles a restituir, insumos ambos de los que, actualmente, existen faltantes en el mercado. Sobre el mármol, además, que es de tipo Travertino, señaló que requiere tratamiento especial. Por ejemplo, pulido integral con punta de diamante y utilización de insumos y químicos especiales para su restauración.

Sobre las negativas de OCA, refirió: "Han sido siempre genéricos y no ha habido ninguna observación puntual y concreta que permita construir aún desde el disenso. Es por ello que, siendo este intercambio inconducente para una solución eficiente a las diferencias habidas hasta aquí, lo damos por cerrado".

Pero la puerta había quedado entreabierta

En una última carta documento, fechada el 26 de mayo, se lee: "Rechazamos la procedencia de cualquier tipo de acción respecto de Herzer y lamentamos su insinuación, así como las demás imputaciones".

"Herzer ha acompañado a un locatario fallido, asimiento con ello enormes riesgos", recordó. "Es ex inquilino", como se refirió, "pretende ahora desentendenrse de los compromisos que asumió sin sonrojarse, al declarar que un valor entregado en garantía, en realidad, no tenía ese fin". Consignó que OCA se retiró del local "dejando graves pérdidas sin reparar".

"Es falso de toda falsedad que OCA se hubiera hecho cargo de las reparaciones que correspondieran a Herzer", replicó. "¿Por qué tomaría las ajenas pero no las de su propia responsabilidad?", preguntó. También negó que el canon del alquiler fuera estipulado por la locadora en vez del negociado, como alegó su contraparte.

"Esas afirmaciones constituyen historiografía desleal. Pero, sobre todo, inconducente: lo único relevante, a esta altura, es la atención de los compromisos contractuales a los que OCA ha faltado hasta aquí y la adopción de medidas para evitar mayores daños", agregó. Por ello, continuó, "se solicitó sin éxito hasta ahora que se indicara precisa y no genéricamente el modo en el que ustedes o la empresa que adquirió de la fallida la estructura publicitaria procederán a su retiro y al cumplimiento de los compromisos contractualmente asumidos respecto de la reparación o puesta en valor del frente del edificio, apra que aquel quede en el estado previo a la colocación de la pantalla referida".

La alusión es a la aparición de dos empresas: Gráfica Led y Emepublicidad. La primera se habría presentado a retirar el cartel. Sobre la segunda, Herzer exigió aclarar "qué responsabilidad tendrá en las tareas". Subrayo que, en cualquiera de los dos casos, debe haber autorización expresa de OCA porque "los vínculos ajenos a la locación nos son extraños".

"Se niega entonces que pueda imputarse a Herzer cualquier tipo de demora que afectara el normal desarrollo de las tareas. En su caso, las preguntas no deben llamar la atención, sino más bien ser respondidas con la precisión que la buena fe contractual y la obligación de no sólo reparar sino de prevenir la producción de daños exigen", remarcó.

"Se reitera, entonces, nuestro rechazo a sus improcedentes imputaciones, requerimientos e intimaciones, y se ratifican nuestras anteriores comunicaciones, incluyendo la convocatoria a detallar y comprometer un plan serio de retiro de la estructura publicitaria y de reparación del frente", contraatacó.

"Hacemos saber que los incumplimientos verificados antes de ahora y los que su desatención de los justos reclamos de Herzer ocasionarán en el futuro serán llevados también a los Tribunales ante los que tramita la quiebra de la compañía para el esclarecimiento de las responsabilidades de una y otra parte", advirtió.

Por eso, la administación judicial de OCA le pidió al juez Tejada que le ordene a la sindicatura de la quiebra evalúe "el inicio de acciones que pudieran corresponder".

Será Justicia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios