Su última apuesta

Galperin invierte en una start-up argentina de alimentos congelados: cuál es y qué hace

La foodtech Frizata cerró una ronda por u$s 5 millones, que incluye entre sus inversores al fundador y CEO de MercadoLibre. La empresa, que busca hackear el statu-quo de la alimentación, planea llegar a más de 200 ciudades. Ya prepara una serie B para antes de fin de año

Como parte de su estrategia para acelerar su crecimiento, Frizata anunció el cierre de una ronda de inversión, en la que levantó u$s 5 millones.

Entre los inversores de la foodtech argentina que comercializa alimentos congelados de forma directa al consumidor y productos que recrean la experiencia de comer carne, pero sin carne; se encuentra Marcos Galperin, el fundador y CEO de MercadoLibre

"El apoyo de Marcos es muy valioso. Como persona y emprendedor lo estimamos muchísimo, y que él entienda el potencial y la visión de lo que estamos haciendo y confíe en el equipo es fantástico", sostiene Adolfo Rouillon, cofundador de Frizata, junto a José Robledo. Ambos pertenecen a la comunidad Endeavor, de la que Galperin también es parte. 

DIA abrirá 60 franquicias: cuánto hay que invertir para inaugurar una sucursal

La inyección de capital fue liderada por SP Ventures, el fondo de venture capital brasileño líder en agri-foodtech en América latina. Además participaron otros ejecutivos de renombre, como Jaime Soler Bottinelli, ex CEO global de Cencosud; y Gonzalo Ramírez Martiarena, CEO de Swiss Pampa y ex CEO mundial de Louis Dreyfus.

Con esta inversión, la compañía da un paso importante en su objetivo de llevar la "Revolución Frizata" a más rincones del planeta. La empresa nativa digital busca "hackear" el statu quo de la industria de los congelados, dominada, tradicionalmente, por gigantes que mantuvieron su presencia en el mercado sin innovación durante años. 

También, quiere ser la mejor "propuesta flexitariana" para "vegetarianos flexibles", con una oferta plant based, a partir de la combinación de plantas a nivel molecular, con aspecto, textura y sabor a carne.

"Estamos construyendo una plataforma global para acercar una nueva generación de alimentos innovadores a millones de consumidores deseosos de repensar la forma en que comen todos los días, mediante una experiencia simple y práctica, con un fuerte impacto en la calidad y en el equilibrio, con precios accesibles y cuidando el medioambiente", afirma Rouillon.

La compañía, que nació en Rosario (Santa Fe) a fines de 2019 con una inversión de u$s 8 millones, apunta a desembarcar en 60 ciudades de 20 países, para alcanzar un total de 200 localidades en el largo plazo. En septiembre empezará a funcionar la primera tienda online en San Francisco (los Estados Unidos).

Adolfo Rouillon y José Robledo, fundadores de Frizata

Tal como adelantó El Cronista, en 2022 seguirá su expansión con el desembarco en Singapur, mercado que servirá como entrada al sudeste asiático. Continuará por Londres (Reino Unido), Madrid (España) y México DF (México). Para eso, la compañía ya puso en marcha la búsqueda de inversores para su serie B.

"Estamos en conversaciones con diferentes fondos para levantar la Serie B a fin de año. Esta inversión será clave para sumar a los mejores profesionales al equipo, acelerar la expansión geográfica, desarrollar nuevas categorías de productos, una segunda ‘agile facility' y redoblar la inversión en I+D y nuevas tecnologías", asegura Rouillon.

Frizata apunta a desembarcar en 60 ciudades de 20 países, para alcanzar un total de 200 localidades en el largo plazo.

Con una facturación que alcanzó los u$s 15 millones en menos de dos años, en abril, la empresa realizó su primera incursión en el exterior. Empezó a vender en Santiago de Chile (Chile). Hasta entonces, comercializaba sus productos en tres provincias de la Argentina, en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Y tras una inversión de u$s 1 millón, el 5 de julio puso un pie en San Pablo (Brasil). 

Allí, se enfrentará al desafío de darle pelea a pesos pesados como Impossible Food y Beyond Meat, dos puntas de lanza en las que invirtió Bill Gates, cofundador de Microsoft. La última duplicó su capitalización desde su salida a Wall Street en mayo de 2019. También, deberá batallar contra McDonald's, que este año lanza su primera hamburguesa vegana, la "McPlant".

Marcos Galperin invirtió en Frizata

El plan de internacionalización está acompañado de la ampliación del equipo. En lo inmediato, Frizata incorporará un plantel de 50 empleados en diferentes roles, como atención al cliente, data insights, data analytics, investigación, desarrollo de alimentos y calidad & procesos. 

Con estas apuestas, la firma prevé finalizar el año con ventas por u$s 20 millones, un volumen tres veces mayor al del año pasado. En 2020, la facturación superó los $ 500 millones.

Al ser una marca nativa digital sin intermediarios, el proceso de creación es rápido comparado con la industria tradicional. Esto permitió aumentar el portfolio de productos en un 180% en menos de dos años.

Frizata quiere llegar a 200 ciudades

La oferta inicial estaba compuesta por 40 artículos. Ahora, se encuentran disponibles más de 75, que incluyen hamburguesas, nuggets, empanadas, tartas, comidas elaboradas, platos veggies y una línea meat free, que ya representa el 20% del total de las ventas. Antes de fin de año, se lanzarán 25 productos nuevos.

La intención es finalizar 2021 con un catálogo de más de 100 ítems. Por el momento, se venden exclusivamente en su plataforma online y se envían de forma directa a domicilio. 

"Para dar con los productos que ofrecemos, pasamos por al menos 500 ideas. Innovamos sin las restricciones de la industria, con agilidad e interacción directa con los consumidores. Los escuchamos, sin que nadie en el medio nos limite. Nos movemos a la velocidad digital", admite Rouillon.

El portfolio creció un 180%

Para desarrollar nuevos alimentos y mejorar los existentes, Frizata utiliza big data en el análisis de las opiniones de los clientes y sus patrones y hábitos de consumo. "Se trabajan los alimentos como si fueran versiones de software que se van actualizando. No dependemos de las decisiones de terceros, como los puntos de venta y retailers", cuenta el emprendedor.

Otro valor agregado que destaca Rouillon es que las compañías clásicas suelen usar ingredientes de calidad regular o baja para mantener los costos competitivos. Frizata, al desintermediar la cadena, destina su capital a desarrollar alimentos de alta calidad. 

"Integramos todos los procesos: somos responsables de la producción, el desarrollo de la oferta, la comercialización, la distribución y la experiencia completa al consumidor", aclara el ejecutivo.

Los socios vienen trabajando en el sector desde hace tiempo. En 2008, crearon Congelados del Sur, una empresa dedicada al desarrollo de productos congelados para grandes alimenticias, cadenas de supermercados y estaciones de servicio. Con esta experiencia de background, más tarde salieron al ruedo con Frizata.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios