Encuesta

Los 200 empresarios más importantes del país son "optimistas" con los últimos 2 años de Alberto

Luego de un año y medio de encierro, las empresas argentinas avanzan hacia un camino de normalización y recomponen fuerzas. Los indicadores de 2021 y lo que se espera para 2022 marcan una recuperación. No obstante, el horizonte no está exento de nubarrones y los reclamos históricos siguen a la orden del día, sin soluciones a la vista. Inflación, impuestos y la crisis cambiaria están al tope de las preocupaciones

 El 2021 llegó con una inercia muy complicada luego de un largo 2020 de encierro y crisis sanitaria y económica. La actividad volvió de a poco, pero muchos sectores, como el turismo, la industria del espectáculo, el entretenimiento o las fiestas, aún arrastran los efectos de una parálisis que dejó a miles de empresas en el camino. Aun así, la profundidad del derrumbe del año pasado hace que los números en general sean positivos, más allá de los problemas estructurales que desnudan las debilidades de la economía local y de su clase dirigente.

 La encuesta que, como todos los años, realiza El Cronista para su edición especial de la Visión de los Líderes es un fiel reflejo, no sólo de los que acontece en la economía real del país, sino del estado de ánimo de quienes toman las decisiones y, por lo tanto, de lo que se puede esperar en el futuro inmediato.

 El estudio, realizado por la consultora CIO Investigación entre 210 CEOs, gerentes generales y presidentes de grandes empresas, revela que las preocupaciones centrales siguen siendo la inflación, la presión impositiva y el dólar. Y señalan que el mayor logro del país fueron el plan de vacunación y la Copa América, una visión claramente alejada el tópico económico y que revela cierto escepticismo. La persona más influyente (ver nota aparte), en tanto, fue una vez más la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, aunque se fortalece la figura de Marcos Galperín, el creador de MercadoLibre que pasó del cuarto al segundo lugar, como personaje central para el mundo de los negocios. Lo que marca que el juego entre política y economía está más vigente que nunca.

 Lo que sigue es un breve análisis de lo que hicieron en el último año las empresas locales y lo que planifican para el 2022. Un dato a tener en cuenta a la hora de evaluar los resultados, es que en todos los casos hay alrededor de un 10% de encuestados que optó por responder la opción "no sabe / no contesta", pero que el porcentaje que se muestra no descuenta ese "voto en blanco".   

 El rebote pospandemia 

Lo primero a evaluar son los resultados (proyectados) que logran las empresas durante el 2001 respecto del 2020. La conclusión es la esperada tomando en cuenta la salida de la pandemia y pese a la evaluación negativa de las acciones gubernamentales. Los datos muestran un fuerte rebote en la actividad, al punto que más del 80% vio crecer sus ventas con resultados operativos en el mismo tenor.

Yendo al detalle, el 54% respondió que las ventas aumentaron más del 20%, un 12% aseguró que crecieron entre un 10 y un 20% y otro 12% dijo que subieron entre un 1 y un 10%. Sólo el 6% acusó pérdidas y un 9% cantó paridad. En tanto, el resultado operativo para 2021 obtuvo un resultado similar. Un 43% dijo que el crecimiento fue mayor al 20%, el 11% que varió entre un 10 y un 20% y otro 16% creció entre 1 y 10%. Un 13% aseguró una caída.

 Hay que marcar, sin embargo, que la resiliencia de las empresas locales es muy fuerte, ya que en la encuesta realizada el año pasado casi un 60% había destacado que sus ventas habían crecido pese a la pandemia, aunque en menor medida sus resultados operativos.

 Optimismo moderado 

La misma evaluación que lo sucedido en el 2021 se puede hacer para 2022. La salida de la pandemia y el final de las restricciones en numerosas actividades harán que, pese a los problemas estructurales de la economía -como la inflación, la crisis cambiaria y el problema de la deuda externa-, las empresas piensen aún en invertir y expandir sus negocios.

 Ante la pregunta sobre sobre las perspectivas de inversión para 2022, el 62% señaló que invertirá para aumentar la producción, un 18% para crecer en exportaciones, un 20% para reducir costos y un 5% para sustituir importaciones. En tanto que sólo un 12% dijo que no invertirá.

 La perspectiva respecto de las ventas en el mercado interno también es optimista. El 80% espera aumentarlas.  

 El 42% con un aumento mayor al 20% y el 38% con mejoras menores a ese número. Sólo un 4% ve una caída. En cuanto a las exportaciones, y tomando en cuenta que el 29% de las empresas que contestaron no exportan -en muchos casos porque se dedican a servicios- y el 9% no opinó, el 28% contestó que las aumentará más del 20% y un 22% menos de ese número. Sólo el 1% piensa en reducirlas.

 Otro dato que habla de un 2022 optimista es la evaluación sobre la evolución de la actividad. Ante la pregunta acerca de cómo le irá al sector en el que se encuentran insertos, el 77% de los consultados espera un crecimiento. Incluso un 41% ve crecer a su sector más del 8%. Un 11% piensa en una mejora de entre un 6% y un 8%, un 10% entre 4% y 6% y un 15% hasta un 4%. Sólo el 10% habla de estancamiento y un 1% de caída. 

 En el rubro financiero, los datos marcan que las empresas apuestan a financiación propia. El 71% señala que trabajarán con capital propio, y un 18% con aporte de sus casas matrices. Sólo el 20% asegura que irá a las entidades financieras y otro 10% apostará al mercado de capitales. 

 Producción y trabajo 

La utilización de la capacidad productiva y la evolución del empleo son los indicadores más importantes a la hora de evaluar el dinamismo de la economía real. Otra vez, la salida de la pandemia muestra cómo las cosas vuelven a su cauce por lo que las empresas argentinas vivieron un 2021 bastante mejor en la evaluación interanual y esperan un 2022 en la misma línea, con mejoras sensibles.

 Mientras el 55% piensa utilizar casi la totalidad de su capacidad productiva, el 13% piensa ocupar entre un 80% y un 90% y sólo el 9% menos de esos valores.  

 En relación al nivel de empleo, el 36% de los consultados declaran haber aumentado su plantel más de un 10% en 2021 y un 20% lo hizo en menor medida. Cerca de un 14% declaran haber achicado su plantel. 

 La expectativa para el 2022, en tanto, revela un 57% de los encuestados piensan aumentar su dotación, un 33% en más del 10% su personal actual. El 7% preanuncia una caída en su plantel. En cuanto al nivel salarial, los datos marcan una fuerte tendencia a mantener el statu quo. Mientras que la mitad piensa que los sueldos aumentarán en la misma proporción que la inflación, un 25% cree que será menor y un 21% mayor.

 Cuestión de género 

El tema de la paridad de género en los ámbitos laborales está cada vez más presente y, aunque es un proceso lento, se consolida. Los empresarios declaran en esta encuesta anónima y confidencial que un 39% tiene en sus plantillas entre un 41% y un 60% de mujeres, lo que indica índices de paridad aceptables. Un 46% declara menos que un 40% y un 8% más del 60%. Sin embargo, para 2022 los números pasarán al 42% para el primer ítem, un 37% para el segundo y un 10% para el tercero. Lo que indica una tendencia sólida. 

 En el subrubro posiciones gerenciales cubiertas por mujeres, se visualiza una línea similar. En la relación 2021-2022, es decir lo actual versus lo proyectado, se ve que en el ítem 41% a 60% de mujeres se pasaría de un 20% a un 23%

 En el segmento de mayor disparidad, es decir, de menos del 40%, se iría del 72% actual a un 67% y en el de mayor proporción de mujeres (+60%) del 8% al 10%.

Trabajo remoto 

La modalidad home office llegó para quedarse. Luego de un año y medio de trabajo domiciliario obligado, las empresas y sus colaboradores apreciaron los beneficios de la flexibilidad que ofrece este sistema. Queda claro, que no todos los sectores al interior de cada empresa y no todos los rubros tienen pueden trabajar bajo esa modalidad. Sin embargo, los datos muestran una tendencia que llegó para quedarse. El 30% de las empresas contestaron que trabajarán bajo este sistema más del 60% de su plantel en 2022 y otro 34% que lo harán entre un 15% y un 60%.

Los problemas de siempre

Las dificultades, y con ellas lo reclamos, de los empresarios argentinos tienen varias constantes a lo largo de los últimos años. La inflación, una vez más, es el problema mayor con el 73% de los votos. Un 53% plantea la presión impositiva como el otro ítem que complica la actividad. Ambos ítems siguen al tope de las preocupaciones desde hace varias encuestas. 

 El problema del tipo de cambio, tanto en su variante restricciones al acceso (48% de los consultados), como en la incertidumbre sobre su variación (36%), el aumento del tipo de cambio (26%) o el retraso del tipo de cambio (18%), es la otra gran preocupación. Con un 28% figura el tema de la inseguridad jurídica y con un 26% de las respuestas el aumento del costo de los insumos. El 19% ve como un problema la caída del consumo y el 17% las dificultades del acceso al crédito.

 Los problemas respecto del Covid-19 parecen haber quedado atrás y sólo el 11% aun visualiza problemas al respecto. La conflictividad laboral y sindical, en tanto, solo preocupa de manera manifiesta al 10% de los consultados. Respecto de la inflación, el 38% cree que este año rondará el 50% y el 18% que lo superará. En tanto que al tipo de cambio oficial, los empresarios creen que para junio de 2022 será menos $200, sólo el 8% preanuncia un valor mayor. 

 Cerca de la mitad de los consultados, en tanto, piensan en un 2022 con un crecimiento de la economía entre el 1% y el 3% y un 24% mayor a esa cifra. También esperan mayor presión impositiva. Cerca del 43% cree que esta aumentará y otro 42% que se mantendrá. El caso Vicentín fue el más mencionado entre los conflictos empresariales de 2021, al igual que en 2020. Por lo demás, el 16% mencionó al cepo a la exportación carne, el 12% al cierre de empresas y el 8% al Covid. Sólo un 7% mencionó la doble indemnización.

 Finalmente queda claro, que los empresarios argentinos no creen que hubo logro alguno en materia económica. El 26% dice que entre los logros hay que contar el plan de vacunación y otro 10% el manejo de la pandemia. El otro logro resaltado es la obtención de la Copa América por el seleccionado de fútbol, un ítem que a todas luces resalta por el contraste sobre las preocupaciones del empresariado autóctono.

Reclamos y evaluación del gobierno 

Ante la pregunta de cómo cree que será recordado el Gobierno actual, casi todos están de acuerdo que la crisis sanitaria marcó al actual gobierno de Alberto Fernández (67%), aunque son muchos los que plantean un mal manejo de la pandemia como un problema (26%). La inflación es otro punto a destacar (38%), el cierre de pymes (25%) y los problemas para coordinar el Frente de Todos (28%) son los otros puntos sobre los que se pone el acento.

 La caída del consumo (10%) y la renegociación de la deuda (6%) ocupan posiciones marginales. A la hora de reclamar, los CEOs y gerentes de las empresas argentinas, dejan en claro que necesitan del gobierno. Corregir la inflación recibió 1328 puntos de 2100 posibles (la pregunta pedía puntuar del 1 al 10 las principales prioridades del Gobierno). La reducción de la carga impositiva recibió 1029 puntos y el pedido de reducción del gasto público 930. Otros puntos reclamados fueron generación de empleo, dar mayor previsibilidad a las inversiones, normalizar el tipo de cambio y reducir la pobreza (todas entre 800 y algo más de 900 puntos). 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios