Ineficiencia

Para las aerolíneas, el actual cupo para vuelos es peor que el anterior

La suba de 600 a 742 de los pasajeros diarios que esta semana pueden regresar al país no las benefició. Aseguran que las operaciones así no son eficientes ni sustentables y que nuevas compañías analizan suspender vuelos.

Las aerolíneas vuelven a reclamar al Gobierno por los cupos fijados para los vuelos internacionales hacia la Argentina.

Aunque la Decisión Administrativa 683/2021, del pasado 9 de julio, dispuso un aumento paulatino en el ingreso de argentinos desde el exterior, las compañías aéreas aseguran que, con la nueva medida, operan peor que antes, ya que en lugar de autorizar más asientos por avión, los reducen y agregan nuevos vuelos con baja ocupación, lo cual torna la operación más costosa e ineficiente.

"La forma en que se están aplicando e informando las restricciones afecta negativamente tanto a la eficiencia como la sustentabilidad de las operaciones en nuestro país", destacaron desde Jurca, la cámara local que nuclea a las aerolíneas que operan hacia y desde la Argentina, en un comunicado, en el que solicitan al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que reconsidere el modo en el que se aplica la norma.

"A pesar de haberse incrementado la cantidad de vuelos, en muchos casos se ha reducido aún más la capacidad de ocupación de las aeronaves (se aprueban vuelos, pero se limita la cantidad de pasajeros que pueden abordarlos a un número menor aún que con la norma anterior), lo que implica no medir ni cuantificar la pérdida económica que implica operar los escasos vuelos autorizados, al punto de poner en riesgo la continuidad de los mismos y la conectividad actual de nuestro país con el resto del mundo", advierte el comunicado, que lleva la firma de Felipe Baravalle, director Ejecutivo Jurca.

En diálogo con El Cronista, Baravalle explicó que si antes, con el límite diario de 600 pasajeros, solían autorizar por día en promedio 300 asientos desde los Estados Unidos, 150 desde Europa y otros 150 desde América latina, ahora, con 142 pasajeros más por día, sólo permiten un vuelo extra, en lugar de ampliar el número de asientos de los vuelos que ya se hacían. 

"Nadie sostiene una ruta mucho tiempo operando al 50%, no es rentable. A algunas aerolíneas europeas, que le permitían 250 asientos en un vuelo semanal, ahora le redujeron el número y le habilitaron otro vuelo, pero con menor número de asientos. Son aviones con unas 350 plazas. Normalmente, para mantener un destino, la compañía debe operar con una ocupación mayor al 60% o 70%", explicó Baravalle.

El directivo destacó que, hasta ahora, se fueron del país cuatro compañías internacionales, que decidieron dejar de operar: Lan (Latam Argentina), Air New Zealand, Qatar y Norwegian. Además, otras 10 tuvieron que suspender sus operaciones temporalmente, en su mayoría, por los cierres de fronteras: Cubana, Emirates, Ethiopian, Alitalia, Air Canada, Sky, Gol, Azul, British Airways y Level. 

"Debido a la falta de previsibilidad y planificación, otros asociados están analizando que, de mantenerse las condiciones de operatividad actuales, deberían definir la suspensión de su actividad en nuestro país", advirtió Baravalle.

Por el momento, las empresas cumplen con los nuevos vuelos autorizados, a menor ocupación, porque compensan con carga el viaje hacia la Argentina y vuelan con alta ocupación en la salida desde el país, ya que no hay cupo para las partidas al exterior.

Pero esto también genera otro problema en el corto plazo. "Está viajando mucha gente al exterior, porque no hay límites para salir, pero no está asegurado su regreso y se está generando un nuevo cuello de botella. Por ejemplo, en dos semanas hay tres o cuatro vuelos autorizados hacia la Argentina desde España, pero de 10 a 12 para salir del país hacia ese destino. El vuelo a la Argentina lo compensan con carga y luego salen llenos. Pero luego esos pasajeros tendrán problemas para regresar", advirtió Baravalle.

Crisis en micros de larga distancia: 12.000 empleados suspendidos, a la espera de la reactivación

Además, Jurca reclama que, al no haberse autorizado vuelos posteriores al 31 de julio, las compañías no pueden informar una fecha cierta de regreso a los argentinos que esperan aún regresar al país. "Se desconoce qué vuelos se van a autorizar o denegar después del 31 de julio y con qué ocupación. No se le puede confirmar a nadie que podrá volar en determinada fecha desde agosto", explicó Baravalle.

También, desde Jurca destacan que los 742 pasajeros diarios autorizados para regresar en esta primera semana de aplicación, y los 900 y 1000 pasajeros en las semanas subsiguientes "siguen siendo insuficientes para resolver el problema ocasionado".

Jurca advierte, además, que las autorizaciones de vuelos "se reciben, en algunos casos, con poco más de 24 horas de antelación a la partida del vuelo (algo que que no sucede en otras partes del mundo), acentuando la imprevisibilidad (operativa, comercial y de atención al pasajero) de las condiciones en las que se debe operar en nuestro país".

"La industria aérea requiere contar con un marco de funcionamiento de mayor previsibilidad, como sucede incluso en esta época de pandemia en los más de 1500 destinos a los que se vuela hoy alrededor del mundo. Del mismo modo, no se ha efectivizado ninguna acción por parte del Gobierno que permita reducir los costos inherentes a las operaciones aéreas bajo las condiciones actuales y a los pasajeros, que se le sumaron e incrementaron pago de tasas e impuestos directos a la emisión de pasajes aéreos. Desde la implementación de estas restricciones y modalidades de aprobación de vuelos, la República Argentina ha visto fuertemente afectada su conectividad con el resto del mundo y tememos que ello se agrave más aún", alertó Baravalle.

Las compañías reclaman, además, que no fueron convocadas ni consultadas para participar en la planificación, distribución y asignación de las nuevas frecuencias. De hecho, IATA (la Asociación Internacional de Transporte Aéreo) viene reclamando una reunión con Cafiero desde que se redujo el cupo diario de 2000 a 600 pasajeros, encuentro que nunca se realizó. Sí hubo un breve encuentro virtual, de menos de 15 minutos, entre la gerente local de IATA y la titular de ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), Paola Tamburelli; y el secretario de Planificación del Ministerio de Transporte, Gastón Jaques, el 6 de julio pasado, en el que no se ofreció ninguna certeza de cara al futuro.

Ante este escenario, Jurca reiteró "la necesidad urgente de concretar una reunión con jefe de Gabinete de Ministros o quien él designe para analizar, en primer lugar, la imperiosa necesidad de programar eficientemente vuelos que permitan el retorno de los argentinos que se encuentran en el exterior; pero, asimismo, la eliminación de cupos restrictivos, la ampliación de la capacidad de testeos/hora en los aeropuertos habilitados, la reducción temporal de costos directos a la operación aérea, la habilitación de aeropuertos internacionales del interior como corredores sanitarios seguros, y la autorización de vuelos internacionales para períodos de por lo menos tres meses vista".


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios