Balance trimestral

La venta de Glucovil mejoró los resultados de Ledesma

Además de la transacción, el grupo usó el dinero que cobró de Cargill para reducir su deuda. Eso también alteró la ganancia financiera de su ejercicio de nueve meses, que cerrró en febrero. Pero, año a año, la facturación cayó 3,7%, a menos $ 27.900 millones

En el período de nueve meses finalizado el 28 de febrero, Ledesma, uno de los mayores grupos agroindustriales del país, registró un beneficio neto de  $ 5610,73 millones. El número refleja un resultado operativo de $ 3296,7 millones y una ganancia asociada a resultados financieros por más $ 2314 millones. 

Además, incluye una ganancia por operaciones discontinuadas por $ 746,17 millones, vinculada a la venta que hizo el grupo de su participación en Glucovil.

A través de esa operación, que se cerró en octubre, Cargill le compró a Ledesma el 30% que conservaba en esa empresa, una productora de glucosa de maíz de la que, cuando arrancó como joint venture, en 2008, el grupo de la familia Blaquier Arrieta tenía el 70% la estadounidense, el 30%. El año pasado, Cargill pagó u$s 34,5 millones. Ledesma informó que usaría u$s 10 millones para apuntalar su programa de inversiones. El resto se utilizó para reducir su deuda.

  "Los resultados operativos acumulados durante los nueve primeros meses del ejercicio se vieron influenciados en forma significativa por la venta de nuestra participación en Glucovil, la cual nos permitió también mejorar nuestro perfil de deuda y reducir fuertemente el cargo en concepto de costos financieros, considerando, además, la estimación del impuesto a las ganancias correspondiente", aclaró la empresa, en su reseña informativa presentada a Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA).   

"El balance cerrado a febrero muestra una situación extraordinaria", advierten fuentes del grupo. Es que, año contra año, los ingresos netos cayeron 3,7%, a $ 27.867,34 millones. La ganancia bruta acumulada en nueve meses también fue menor: $ 10.985,4 millones, a febrero de 2021, contra $ 11.197,46 millones de 12 meses antes.

"De acuerdo con lo mencionado en los últimos balances trimestrales, seguimos atravesando un período marcado por una fuerte incertidumbre", describió Ledesma en su reseña.

"Habiendo superado la crisis del primer trimestre y no sufriendo nuevos focos graves de contagios de Covid-19 en nuestro complejo productivo en Jujuy, continuamos monitoreando muy de cerca los acontecimientos relacionados al aumento de casos a nivel nacional", agregó.

"Seguimos aplicando estrictamente los protocolos establecidos para poder cuidar a nuestra gente, con la visión de que estas medidas forman parte de la 'nueva normalidad' y deberán permanecer en el tiempo", indicó.

"Desde el punto de vista productivo, las condiciones de sequía en la Pampa húmeda y, especialmente, en nuestros campos de la provincia de Entre Ríos nos hacen prever que los rindes del maíz y la soja estarán por debajo de lo estimado, lo cual será compensado por los mayores precios", explicó.

"Por su parte, la producción de papel se vio interrumpida a fines de diciembre por un foco de incendio en nuestra máquina, en la fábrica en Jujuy, pero se pudo retomar el régimen de producción a principios del mes de febrero. Esta parada implicará un menor nivel de producción, que no se podrá compensar en los meses restantes del ejercicio económico", informó.

"En el Negocio Azúcar, el control de los precios en los productos de consumo masivo continúa generando dificultad para compensar los incrementos en los costos productivos. En sentido opuesto, la adecuación de precios del alcohol anhidro, informado por la Secretaría de Energía, ha traído alivio a la situación crítica de este mercado (que arrastraba un fuerte atraso en los precios)", amplió.

"No obstante, seguimos expectantes sobre la continuidad del régimen de biocombustibles, ya sea por la posible prórroga de la Ley actual o por una nueva ley, lo cual es de vital importancia para el sector y la actividad económica del NOA", anticipó.

"En el Negocio Papel, dada la amenaza que representan las posibles nuevas restricciones derivadas de una segunda ola de contagios de Covid-19, se hace complejo planificar la demanda futura. Por esta razón, seguimos desarrollando el mercado de papel de embalaje y en productos alternativos", continuó Ledesma.

"Dada las incertidumbres mencionadas, somos prudentes en nuestras expectativas para los próximos trimestres y continuamos enfocados en nuestro plan de mejora de competitividad, que nos permitirá seguir recorriendo el camino trazado y aprovechar las oportunidades que se nos presenten", concluyó su reseña. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios