Efecto pandemia

La venta de electrodomésticos y electro vive un 'veranito' y creció 20% en lo que va del año

El temor a una devaluación, las restricciones a la compra de dólar y posibles faltante de stock por las trabas a las importaciones dispararon la demanda en el arranque de 2021. Las perspectivas para los próximos meses

Después de cerrar 2020 con un balance positivo, la venta de electrodomésticos continúa en alza en el inicio de 2021. Durante enero y febrero creció alrededor de un 20% comparado a los últimos meses del año pasado, según los principales retailers y fuentes especialistas del sector.

El temor a un salto en la cotización del dólar, sumado a las restricciones a la compra de moneda extranjera y un posible faltante de stock por las trabas a las importaciones, dispararon la demanda de estos bienes durables en el arranque del año, acompañada de la mayor disponibilidad de planes de financiación, como la línea de crédito que lanzó el Banco Nación, de 36 cuotas fijas, con una tasa del 15%.

"Dos drivers que traccionan la demanda actual tienen que ver con la perspectiva de escasez por las limitantes a las importaciones y el programa Ahora 12 para productos nacionales", sostiene Rafael Guastavino, director Comercial en Garbarino. El ejecutivo menciona que a la performance de crecimiento que experimentaron celulares y televisores en 2020, se sumaron notebooks en los dos meses últimos.

El comercio electrónico le ganó a la inflación en 2020: facturó un 124% más que el año anterior

En Frávega ratifican el fenómeno. Entre los productos más requeridos, sobresalen los de computación, como PCs de escritorio, notebooks, tablets e impresoras. "La venta de nuestras principales categorías se incrementó, fundamentalmente, por la mayor conectividad en el hogar. Un caso interesante es el de monitores: perdía participación año a año, ya sea por la reposición o el armado de equipos gamers, y creció un 22% promedio en unidades, en línea con los números del mercado", señala Alejandro Taszma, director Comercial de la cadena.

Fuentes cercanas a Rodó confirmaron que, en los primeros 60 días de 2021, la demanda aumentó casi un 20%, con un 23% en lo que respecta a línea blanca, aunque también se evidencian cifras similares en otros segmentos vinculados al consumo en el ámbito doméstico.

En enero, las unidades vendidas en MercadoLibre crecieron un 82% versus el mismo mes de 2020. Si se analiza por sub-categorías las que mayor incremento registraron fueron lavavajillas, ventiladores, aires acondicionados, extractores y purificadores, lavarropas y secarropas.

La tendencia arrastra el saldo que dejó la pandemia: las ventas de electrodomésticos subieron un 66,8% interanual en el cuarto trimestre de 2020, según el Indec. Asimismo, de acuerdo al relevamiento anual de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), los electrodomésticos, de línea blanca y marrón, fueron la tercera categoría del e-commerce que más creció el año pasado: facturaron $ 67.441 millones, lo que representa una suba interanual del 154%.

Gustavo Sambucetti, director Institucional de la CACE, asegura que eventos como el Hot Sale en julio y el CyberMonday en noviembre le dieron un empujón al sector", junto con el mayor tiempo en casa por el confinamiento. 

En tanto, Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market, explica que "se observa una compra anticipada, con consumidores que se adelantan frente a la evolución del tipo de cambio paralelo a fines de 2020, y más opciones de financiación".

Di Pace agrega que, en una economía inflacionaria, al estar restringida la adquisición de dólar oficial, hay menos alternativas de ahorro, con lo cual la población se vuelca a la compra de bienes durables para refugiar su capital.

Televisores y celulares fueron las categorías de mayor crecimiento en 2020

Otro dato a tener en cuenta es que, con la aprobación del Presupuesto 2021 en diciembre, el impuesto a los artículos terminados importados de electrónica y electrodomésticos pasó del 5% al 17%. Por este motivo, y por miedo a una devaluación en el horizonte cercano, las empresas adelantaron compras de mercadería en el exterior, lo que derivó en una mayor oferta, temporalmente.

El sector, rezagado ante el avance de la inflación y el deterioro de los salarios en los últimos tres años, no registraba un crecimiento, en términos reales, desde 2017 (con un 7,5% de alza interanual ese año), según Ecolatina.  

"El ciclo se interrumpió abruptamente en el segundo trimestre de 2018, producto de las sucesivas correcciones cambiarias y el posterior encarecimiento del crédito. Luego de acumular un retroceso cercano al 35% entre 2018 y 2020, el sector terminó el año con señales de recuperación", analiza Santiago Manoukian, economista sectorial de Ecolatina.

En un informe reciente, la consultora identificó a los bienes durables como los principales motores de la reactivación económica. En efecto, precisó que, tras sufrir un fuerte golpe en el momento más complejo del aislamiento, las ventas de electrodomésticos mejoraron sensiblemente. 

"La progresiva reapertura de las actividades, la necesidad recomponer stocks y la mayor permanencia en el hogar dieron paso a una etapa de rebote. En las últimas semanas de 2020, ante el temor a la devaluación y el aumento de la brecha cambiaria, se registró una mayor demanda, pese a la caída del salario real", afirma Manoukian.

De acuerdo al especialista, en un año electoral, el Gobierno apostará a atrasar al dólar oficial para moderar la inflación y al control de cambios e importaciones, mientras que apuntalará el gasto de las familias, a través de financiamiento "barato", clave en un sector que depende de incentivos que subsidien las compras.

Estos factores hacen pensar que, si bien el "veranito" sería de corto aliento, de no mediar una corrección cambiaria abrupta, se sostendría en los próximos meses, aunque, tal vez, con un ritmo de crecimiento moderado. "Se espera que el sector se beneficie del escenario actual", concluye Manoukian. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios