Energy Summit

Sin retorno: la tendencia es generar "empresas verdes"

Ejecutivos de Genneia, AES Argentina y Luft energía, analizaron cómo sera la transición energética hacia energías limpieas en la Argentina

¿Cómo será la transición hacia las energías limpias? Ese fue el tema principal que abordó el panel moderado por Santiago Spaltro, periodista de la sección economía y energía del diario El Cronista, que contó con la participación de Gustavo Castagnino, director de Asuntos Corporativos de Genneia; Martin Genesio, presidente de AES Argentina; y Doris Capurro, presidenta y CEO de Luft Energía.

La energía renovable es una parte vital de la solución para mitigar el cambio climático global, ya que facilita y promueve el desarrollo sostenible y una reducción sustancial en las emisiones de carbono. La transformación hacia un sistema basado en energías limpias ofrece beneficios socioeconómicos sustanciales a largo plazo. Los proyectos en ese sentido ahora superan con regularidad a los nuevos proyectos de generación de energía a base de combustibles fósiles en cuanto a precio. En muchos lugares y mercados de todo el mundo, la energía renovable es hoy la forma más barata de generar electricidad.

Los expositores coincidieron en señalar que el cambio hacia el uso de energías renovables ya está ocurriendo, que las empresas deben adaptar sus procesos para afrontar esos cambios y que es el Estado quien debe impulsarlo con políticas públicas.

"Estamos trabajando mancomunadamente para que la mayor cantidad de iniciativas que quedaron a medio camino puedan darse de baja y así liberar capacidad para permitirle a otras empresas, como Genneia, avanzar con proyectos de energía renovable en el corto-mediano plazo", comentó Gustavo Castagnino. "En la Argentina tenemos grandes desafíos para que las energías renovables se consoliden y tiene que ver, en principio, con la liberación de capacidad de transporte", añadió.

Doris Capurro aportó su visión desde Luft Energía. "Si algo nos dejó la pandemia es que la transición energética va a ocurrir y será más rápido de lo que todos pensamos. Esto está ocurriendo. Creo que el 2021 es un desafío para todas las empresas que están en el mundo de la energía. En este contexto estamos queriendo contribuir con soluciones que aceleren esta transformación de la matriz energética que también pasa por la energía distribuida". La ejecutiva brindó, además, su idea sobre el momentum energético mundial y comentó que "pasará a la historia como un tiempo de inflexión. La tendencia incluye no sólo la creciente presión de la opinión pública y los movimientos verdes, sino también a los fondos de inversión y accionistas que les exigen a las compañías la incorporación de energías renovables, en pos de disminuir el uso de combustibles fósiles".

"La Argentina es el país con mayor potencial energético del mundo. No nos queda más que desarrollar ese potencial. La transición energética ya es un hecho y se va a dar más temprano que tarde", consideró Martín Genesio, de AES Argentina. El ejecutivo destacó esa característica latente del país y explicó cuáles, según su visión son los factores que se necesitan para impulsar su desarrollo: "Hace falta estabilizar la macro y crear un acuerdo regulatorio en conjunto. Esto se soluciona sentando a hablar a los distintos actores, que en este caso son pocos: el gobierno nacional y provincial, las empresas y los sindicatos". El ejecutivo destacó esa característica latente del país y explicó cuáles, según su visión son los factores que se necesitan para impulsar su desarrollo: "Hace falta estabilizar la macroeconomía para que los proyectos se vuelvan financiables y crear un acuerdo regulatorio en conjunto para incentivar la inversión. Esto se soluciona sentando a hablar a los distintos actores, que en este caso son pocos: el gobierno nacional y provincial, oposición, las empresas y los sindicatos".

La búsqueda de fuentes de energía renovables, limpias y rentables es una problemática que, en mayor o menor medida, enfrentan todos los países. La experiencia de algunos les sirve a otros tanto para adaptar estrategias exitosas en otras latitudes como para descartar fórmulas que no funcionaron. La tendencia, según coincidieron en el panel, es la conformación de empresas verdes. En ese sentido, Capurro brindó el ejemplo de Alemania: "El gobierno dictaminó que cualquier construcción nueva ahora deberá tener instalaciones fotovoltaicas".

La continua adopción de la tecnología renovable bajará los costos, según el ejecutivo. "A medida que se incremente su incorporación, probablemente disminuirán aún más. El próximo desafío será el almacenamiento en el corto y mediano plazo", anticipó.

Acompañando este concepto, AES se planteó, a nivel global, un objetivo ambicioso: prevé reducir su huella de carbono un 70% en 2023 comparado a 2016. "Más allá de la meta que se puso AES, este compromiso está siendo adoptado por todas las empresas, lo cual demuestra que la transición energética ya es una realidad", cerró Genesio.

Desde Genneia, coincidieron en la visión de que las iniciativas ecológicas que favorecen la adopción de energías más limpias ya no parte del compromiso de los consumidores y que son las empresas las están tomando la posta. "No sólo los bancos y organismos multilaterales, sino fondos de inversión dejan de privilegiar la renta a corto plazo para empezar a mirar un camino más sostenible. Hay una mirada sobre el triple impacto de las compañías que es parte del análisis que hacen los inversores, que plantean estándares y requisitos medioambientales muy claros, y están dando señales de que hay sectores de la economía hacia empresas cada vez más verdes", puntualizó para finalizar Castagnino.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios