Negocio en recuperación

La Semana de la Dulzura llega con un "rush" de ventas de golosinas

Tras una caída del 30% en 2020 por el cierre de oficinas y colegios, el negocio subió en lo que va del año y se espera que el evento, que se realiza del 1 al 7 de julio, dispare entre 20% y 30% adicional. "Es una indulgencia, un motivador del ánimo", explican sobre la mayor demanda de estos días

La pandemia golpeó a la industria de las golosinas. La menor circulación y el home office hicieron que las típicas compras al paso en los kioscos cayeran drásticamente durante los meses de restricciones más severas, hasta acumular un 30% en 2020

Pero, poco a poco, los kioscos se readecuaron al nuevo contexto, se alejaron del microcentro y volvieron a los barrios y las arterias cercanas a los parques logrando cortar con la mala racha. De la mano de La Semana de la Dulzura, que se extenderá hasta el miércoles próximo, se espera en julio un pico de ventas.

"Hoy, registramos en el primer semestre del año, un 18% en promedio de crecimiento en cuestión de volumen de venta, sin tener en cuenta la inflación, que siempre golpea y desacomoda las estrategias", remarcó Jorge López, presidente de la Asociación de Distribuidores de Golosinas, Galletitas y Afines (Adgya).

En consonancia en el primer trimestre de 2021, la producción de galletitas y snacks exhibió un incremento de 1,1% con respecto a 2020 según el IPI del Indec, con un volumen estimado de 111.000 toneladas.

Mientras que, en los primeros tres meses de 2021, la producción de golosinas tuvo una suba acumulada de 7,9 por ciento, indica la estadística oficial.

Si bien, en Adgya, manejan números estimados, aseguran que no todas las categorías tuvieron alzas de la misma forma. Las galletitas fueron uno de los rubros que más crecieron su consumo en lo que va del año.

En este sentido, datos relevados por IES Consultores muestran que "el consumo de golosinas se recuperó 7,2% en el acumulado a marzo, mientras que la demanda de galletitas aumentó 1,4% en el primer trimestre de 2021".

"Tenemos que entender que la golosina es una indulgencia rápida y funciona como un amortiguador del ánimo, ante tantos títulos como: ‘pandemia', ‘restricciones', ‘vacunas', ‘inflación' y problemas de empleo. Es una válvula de escape, sin dudas", explicó López sobre la pronta recuperación del sector.

Puma avanza con su plan de $ 400 millones en el país y abre un nuevo local

Además, hay un factor que fue determinante para que los números comenzaran a evidenciar una tendencia alcista: la vuelta de los más chicos a los colegios. "La ausencia de público infantil en los colegios provocó impacto y esa situación se puedo revertir", remarcó López.

Los datos de IES muestran que, en los cuatro primeros meses de 2021, las exportaciones de golosinas, galletitas y snacks alcanzaron los u$s 61,2 millones, que representaron una suba anual de 7,5 por ciento.

Por su parte, las importaciones de este rubro totalizaron u$s 26,1 millones en el primer cuatrimestre del año, una disminución de 14,6% respecto de 2020.

Semana de la Dulzura

La Semana de la Dulzura, que se celebra del 1 al 7 de julio, es la excusa perfecta para muchos para comprar y regalar chocolates, caramelos o chupetines. "La fecha que nos convoca fuertemente hoy, comienza en la previa del distribuidor y la industria, porque, como se entenderá, para estar adecuadamente stockeado el minorista, es necesario abastecer antes de su arranque", explicó López.

"Tenemos algún dato preliminar. En este año tan particular, la semana empezó con mucha expectativa: se está notando un 20% de crecimiento y esperamos llegar al 30% al culminar la celebración. Sólo llevamos 2 días, pero se vislumbra ese número", concluyó, esperanzado.

Reconversión

La zona más afectada por el confinamiento obligatorio fue el Centro (micro y macro), que, aún hoy, siente el impacto por la continuidad del home-office. "Observamos un reacomodamiento por parte de las cadenas de 24 horas. Hoy, se instalan en avenidas comerciales, como Cabildo, y llegan a barrios con grandes parques y zonas verdes. O mismo, al corredor norte del Gran Buenos Aires", indicó López.

Lo cierto es que estos kioscos se convirtieron en pequeños almacenes, en donde se puede conseguir desde una golosina hasta un producto de limpieza, alcohol en gel o un barbijo.

Y si bien muchas de las ventas de golosinas se canalizan hoy en los supermercados, para los kioscos con formato 24 horas, fue clave la alianza con las principales apps de delivery.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios