Reclamo

La racha negativa de Boca llegó a Tribunales: la Justicia rechazó su juicio a Garbarino

En la misma mañana que echó a su DT, Miguel Russo, el xeneize recibió un revés en Tribunales: no prosperó la demanda que le inició a la cadena, uno de sus sponsors, para cobrarle $ 25 millones en cheques rebotados. Algo que es, en términos futbolísticos, como perder con un equipo que se fue a la B

El domingo pasado, con su derrota (1-0) ante Estudiantes de La Plata, Boca Juniors llegó a los 10 partidos sin una victoria. Igualó, así, su peor racha histórica, que se remontaba a 1957, al margen de haber equiparado, también, su récord negativo en el arranque de un campeonato: ningún partido ganado en seis jugados, cosa que no ocurría desde el Metropolitano 1980. Apostillas que hubiesen quedado sólo para la estadística, de no ser por la crisis que desató eso en el club de fútbol más popular de la Argentina: en menos de 48 horas, despidió a su entrenador, Miguel Ángel Russo, conductor del equipo campeón de la sexta Copa Libertadores que ganó el xeneize (2007), y ganador de dos de los tres torneos locales que disputó desde su retorno al banco azul y oro, a inicios de 2020. A menos de una semana, además, de haber eliminado a su clásico rival, River Plate, de la Copa Argentina. 

Miguel Russo, ex DT de Boca Juniors

Magnificado por las formas, el despido de Russo, el entrenador que Juan Román Riquelme, vicepresidente de Boca, había ido a buscar ni bien resultó ungida la fórmula que el ídolo compartió con Jorge Amor Ameal y el ya renunciado Mario Daniel Pergolini, nutrió la voluminosa carpeta de facturas que se acumulan contra la actual dirigencia del club, en particular, por las gestiones del mentado Consejo de Fútbol, que desde el célebre predio de Ezeiza pergeña las decisiones más importantes de la entidad.

No sólo en la cancha Boca acumula reveses. El mismo martes, mientras la Mitad Más Uno veía las imágenes de Russo ingresando a Ezeiza por última vez como técnico, en los Tribunales porteños, la Justicia Comercial rechazaba el juicio que el club quiso iniciarle a uno de sus sponsors: Garbarino.

Garbarino está en crisis. Les debe más de $ 10.000 millones a bancos y proveedores, y acumula meses de sueldos impagos (aguinaldo incluido) a sus 3800 emplaeados. Acumula 3500 cheques sin pagar, por casi $ 5000 millones, según la Central de Deudores del Banco Central. Tiene sus locales cerrados y enfrenta múltiples juicios, entre pedidos de quiebra, de embargo o de desalojo, como el que le inició el grupo chileno Cencosud para expulsar a la cadena de sus shoppings. 

En términos futbolísticos, perder un juicio -o, como en el caso de Boca, que no le acepten el reclamo- es como recibir una inesperada derrota en uno de esos partidos que se creen tres puntos seguros, contra ese rival al que todos los demás golean y está inexorablemente condenado al descenso. Esto último, al menos, un sinsabor que, en sus 116 años de historia, Boca no experimentó.

Esta historia se remonta a octubre del año pasado. Apenas cuatro meses después de que el empresario asegurador Carlos Rosales comprara el grupo Garbarino, compuesto por la cadena de electrodomésticos, la de informática Compumundo, Garbarino Viajes, la financiera Fiden y las fábricas Tecnosur y Digital Fueguina. Como parte del relanzamiento de la empresa, Garbarino firmó un acuerdo para convertirse en sponsor de Boca. Gracias al convenio, la empresa estampó su marca "Garbarino+" en el dorso de la enseña azul y oro, además de espacios de publicidad en La Bombonera y los predios de entrenamiento del club (La Bombonerita y Ezeiza).

Tiempos en los que Rosales llegaba con el impulso, con una confianza en revitalizar  a la empresa -que supo proclamarse como "garantía" de la ídem-, sustentada en promesas de inyección de capital por $ 2000 millones. La dirigencia de Boca fue la primera de otras -River, San Lorenzo, la Asociación del Fútbol Argentino- que acordaron convenios de este tipo con la compañía. Pese a que Rosales no era un personaje ajeno al mundo del fútbol: es protesorero de San Lorenzo, club que, a la fecha, ya acumula 333 cheques sin pagar, por $ 570,6 millones, cerca del 70% de los compromisos de pago que emitió, de acuerdo con los datos del Banco Central.

Rosales, dueño de Garbarino y protesorero de San Lorenzo, club que acumula $ 570 millones en cheques rebotados

El 7 de julio, Boca inició su demanda contra Garbarino, que se radicó en el Juzgado Comercial 6, Secretaría 11. El escrito está firmado por el apoderado del club, José María Olivares, mismo abogado supo ser defensor de Eduardo Freiler, ex camarista federal destituido en noviembre de 2017. 

Boca promovió una ejecución por la suma de $ 25 millones, "más intereses y costas". Cuatro cheques electrónicos que Garbarino había emitido a su favor rebotaron por falta de fondos. Dos se intentaron cobrar el 3 de mayo: uno de $ 990.360 y el otro, de $ 11,5 millones. Otros dos se rechazaron el 31 del mismo mes. Las sumas fueron $ 756.000 y $ 11,74 millones. Los cuatro e-checks fueron contra cuentas en el Banco Patagonia.

"Mi representada ha intentado y gestionado amigable y extrajudicialmente el cobro de los importes. Pero tales gestiones han resultado infructuosas, por lo que se hizo inevitable promover la presente acción judicial", planteó el abogado de Boca. Solicitó una intimación de pago y citación de remate. Pidió el embargo preventivo de cualquier dinero que Garbarino pudiera tener en sus cuentas bancarias de los bancos Voii, BBVA, Patagonia, Nación y Provincia.

Diez días después de iniciada la carátula, tuvo respuesta. No fue la esperada. El 17 de agosto, la jueza Marta Cirulli, tomó una decisión. "Se rechaza ejecución", resolvió. No porque hubiera considerado que alguna de las partes en pugna tenga razón, sino por una improcedencia formal por parte de la dirigencia xeneize.

"En primer lugar", se lee en el fallo, "cabe distinguir que, presentada la demanda ejecutiva, corresponde que la suscripta examine 'cuidadosamente' el título que se pretende ejecutar en base a las normas legales que rigen en la especie".

En tal sentido, citó una circular del Banco Central (A 6727) que, entre otras cosas, estableció que la expedición de la certificación para ejercer acciones civiles (CAC), el documento legal que habilita el inicio de un reclamo judicial en el caso del no pago de un cheque electrónico, "será emitida en soporte papel, sin medidas de seguridad especiales y deberá estar firmada por dos funcionarios autorizados de la entidad financiera al pie del documento, con todas las fojas inicializadas", explicó la magistrada.

En su demanda, Boca sólo adjuntó copias de los cheques rechazados, sin esta certificación.

"Corolario de lo expuesto, y con específica referncia al título en análisis, señálase que el mismo no resulta título hábil para que se encuentre expedita la vía judicial, ya que el instrumento en cuestión no se halla firmado por los funcionarios de la entidad bancaria con los requisitos del contenido indicados en la circular del Banco Central de la República Argentina citada precedentemente", argumentó.

Cirulli recordó que, según el artículo 61 de la Ley de Cheques (24.452), "si por cualquier motivo, un E-check no fuese pagado, total o parcialmente, la entidad financiera depositaria deberá emitir ante el requerimiento del beneficiario la certificación para ejercer acciones civiles (CAC), establecida en dicho artículo y sus modificatorias".

"En el caso de cobro por ventanilla, la entidad girada será la responsable de dicha función", agregó.

Es decir, Boca (el beneficiario) debió haberle pedido al Banco Patagonia (depositario del cheque electrónico) el certificado para activar la demanda judicial antes de iniciar la carátula.

"Por ello, teniendo en consideración que, con la sola emisión del certificado adjuntado -el cual en la especie carece de las firmas y requisitos válidos y, en consecuencia, no se encuentra completo-, no resulta viable dar inicio al cobro ejecutivo del instrumento. Y, en atención a que el mismo no resulta título hábil suficiente para poder ejercer la acción intentada, no cabe más que desestimar la acción intentada", definió.

Por supuesto, este fue, apenas, el primer tiempo de varios partidos que se jugarán en esta serie. Garbarino está en el medio de un vertiginoso vórtice, mientras su dueño, Rosales, intenta encontrar un salvador que inyecte fondos, a la vez que la crisis se acelera, ya sea por las acciones de sus acreedores y empleados. O gremialistas, algunos de los cuales se tientan con la idea de mostrarla como trofeo de su poderío sindical. 

El mismo martes -coincidencia cronológica-, Pablo Moyano, secretario adjunto de Camioneros, organizó un acto frente a las oficinas de Rosales. Unos 140 de los empleados de Garbarino, los de su predio logístico en La Tablada, están afiliados a su gremio. El resto pertenece a Comercio, cuyo titular, Armando Cavalieri, había mediado con la Ciudad para que le devuelva a la empresa unos $ 225 millones que el fisco porteño había retenido indebidamente. Con ese dinero, Garbarino empezó a cancelar parcialmente la deuda con sus colaboradores. 

Pero, en el acto de Moyano, estuvo Ramón Muerza, delegado de Coto y referente opositor a Cavalieri en el gremio. Conocedores de esa interna, aseguran que es el ariete de los Moyano -enemistados con el histórico líder de Comercio- para conquistar las 3800 cápitas de Garbarino. Durante el proceso de venta de la empresa, alguna propuesta llegó en camión. No avanzó por la súbita aparición de Rosales. Cavalieri ya conocía al empresario por su actividad en el negocio asegurador, rubro cuyo personal también está encuadrado en su gremio.

Garbarino sigue en la nueva camiseta de Boca, que se estrenó el domingo pasado

Mientras tanto, Garbarino+ continúa luciendo en la indumentaria de Boca. Por caso, la camiseta que Adidas presentó días atrás para que el xeneize luzca en la actual temporada. Y que se estrenó el domingo pasado, en el partido que detonó la semana trágica para el pueblo azul y oro.

Tags relacionados

Comentarios

  • ENM

    El Naranjo Mecanico

    22/08/21

    Supongo que ya despidieron a los bogas que presentaron la demanda, o seran amigos de alguien de la comision???

    1
    0
    Responder