Cambio de manos

La quiebra de OCA termina con sorpresa: la manejará la empresa de logística Flecha Log

Este viernes se concretó el postergado traspaso de los activos del correo privado a CML, la empresa que conformó el grupo patagónico Clear, allegado a Cristóbal López. Pero se informó a los empleados que el manejo de esta firma lo tendrá otra compañía, cuyo dueño, Claudio Espinoza, será el CEO

Este viernes a las 10 de la mañana, en los oficinas centrales de OCA, se apersonaron funcionarios judiciales y los representantes de los acreedores que, desde su quiebra, decretada el 1 de abril de 2019, administraron la empresa. En ese acto, se dispuso el traspaso final de los activos de la empresa a Compañía Multimodal Logística (CML), la sociedad que el grupo patagónico Clear creó para canalizar la compra del mayor correo privado del país.

De esta forma, la empresa, en la que trabajan más de 6000 personas, puso fin a un proceso traumático, de cerca de cuatro años y medio desde el inicio de su concurso preventivo. La entrega, según el acta oficial, se produjo a las 12.05. Durante el día, no obstante, hubo una novedad.

"Estimado colaborador", se lee en un mail interno. "Estamos felices y, como parte de nuestro gran equipo de trabajo, es muy bueno que podamos compartirlo con vos. A partir de hoy, viernes 15 de octubre de 2021, OCA empieza una nueva etapa. El proceso de quiebra judicial ha llegado a su fin", celebra.

"Sabemos del esfuerzo que pusiste todos estos años para sostener a OCA. Por eso, te decimos ¡GRACIAS!", continúa. La mayúscula es del original.

"El acercamienoto del grupo Clear nos puso a trabajar intensamente. Con ellos, definimos una nueva razón social para nuestra organización: CML, Compañía Multimodal Logística S.A.", avanza.

"Pero no fue fácil lograr acuerdos", advierte. Y anuncia: "Luego de varios intentos fallidos, la empresa Flecha Log S.A. decidió hacese cargo de CML".

"Hoy, su desembarco se ha concretado: nuevas unidades de transportes fueron puestas a disposición en planta para realizar el ploteo de nuestra imagen de marca", avanza y anticipa: "En los próximos días, Claudio Espinoza, nuevo CEO de nuestra organización, estará visitando las plantas y oficinas de casa central".

"Poner a OCA como referente a nivel mundial es nuestra misión y, para lograrlo, necesitamos lo mejor de vos", arenga el mail, firmado por la dirección de Recursos Humanos de la empresa.

"Estamos orgullosos de formar parte del gran equipo de trabajo OCA. Nuevamente, GRACIAS", finaliza. Otra vez, mayúsculas del original.

El 30 de diciembre, Pablo Tejada, titular del Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora, le adjudicó OCA a Clear, único oferente que había cumplido con todos los requisitos que exigió el juzgado para las dos frustradas licitaciones que intentó por la compañía.

Clear, en realidad, está compuesto por dos empresas, Clear Petroleum y Clear Urbana, que fundó Cristóbal López y, en la última década, estuvieron en manos de ex colaboradores suyos. En estos nueve meses, el grupo, surgido en Comodoro Rivadavia, intentó pulir, formalizar y concretar la oferta que hizo por la compañía: más de u$s 25 millones, de los cuales u$s 18,5 millones correspondían a un monto fijo para saldar las deudas con los principales acreedores. A fines de 2019, tasadores judiciales habían valuado a la empresa en u$s 37 millones.

Con algunas idas y vueltas, Clear abonó el equivalente en pesos a los u$s 6,78 millones que ofertó como valor-precio de la compañía. Su traspaso se postergó un par de veces; el deadline más reciente fue este viernes 15 de octubre. Había incorporado una docena de ejecutivos propios a la gestión, en la que participaba desde octubre. Entre ellos, un ex hombre del Correo Argentino en la administración Macri, con experiencia también en la compañía signada por el violeta, en los tiempos que perteneció al Exxel Group. Clear, incluso, designó a una persona, Facundo García Ruhstaller, como presidente de CML.

Durante la tarde del viernes, en el Coloquio de IDEA, realizado en Costa Salguero, circuló la versión del retiro del grupo patagónico de la operación y la llegada de una empresa de transporte, consignó el portal iProfesional. Habría sido motivado por cuestiones reputacionales -el impacto que tendría en la opinión pública- y operativas. En especial, la aprobación de la licencia de operador postal a la nueva sociedad por parte del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

El mail interno de OCA, al que accedió El Cronista, confirma que no será Clear el nuevo gestor de OCA y precisa que esa compañía es Flecha Log.

Esta empresa de servicios de transporte y logística empresarial se constituyó el 25 de febrero de 2011. Sus socios fundadores fueron Guillermo Gustavo Alfaro y su todavía presidente, Claudio Altemar Jesús Espinoza. Ambos, con domicilio en Rosario, Santa Fe. La empresa tiene como objeto "dedicarse por cuenta propia y/o de terceros y/o asociada a terceros, ya sea en el país o en el extranjero, a la explotación comercial del servicio de transporte de pasajeros, en las modalidades existentes a la fecha o a  crearse en el futuro, a saber: servicio ejecutivo, turismo, charters, excursiones, remis, como así también todo transporte general de de personas, semovientes, mercaderías y bienes de toda naturaleza, ya sea por vía terrestre, aérea, fluvial o marítima, en vehículos propios o de terceros", según se lee en el Boletín Oficial. Su capital social fue de $ 100.000.

Tal vez por la semejanza de nombres, hubo quienes la relacionaron con la entrerriana Flecha Bus. Por caso, Pablo Osuna, Secretario General del Sindicato de Choferes de Camiones de la Seccional Luján, Delegación General Rodríguez, las vinculó abierta y directamente durante una medida de fuerza contra Flecha Log, realizada en julio de 2018, según registros periodísticos de esa protesta.

El cambio de nombres sorprendió en el mercado. En especial, porque, en el expediente de la enajenación de la quiebra, García Ruhstaller había presentado el jueves un listado con los 299 contratos de trabajo que serían dados de baja antes de su traspaso a la nueva sociedad. El pliego de condiciones de la subasta de la empresa había establecido que el ganador podía prescindir hasta el 5% del personal de OCA. Eran, inicialmente, los empleados que habían iniciado reclamos legales contra la empresa.

Cuando hizo su oferta de compra, Clear se comprometió a respetar todas las fuentes de trabajo y no hacer uso de esa opción.

Más del 80% del personal de OCA está afiliado a Camioneros, que también es uno de los acreedores que participó activamente en la gestión de la compañía durante la intervención. Sin embargo, la condición del pliego apuntó al personal jerárquico, afiliado a la Asociación de Empleados de Correos Privados de la República Argentina (Aecpra). Algo que este gremio apeló, por considerarlo discriminatorio. 

En un comunicado emitido en reacción a una publicación de El Cronista, Aecpra negó la intención de Clear/CML de ejecutar esa facultad -algo que ya constaba por escrito en el expediente judicial- y citó un fallo de Cámara a su favor, que puso en igualdad de condiciones a todos los empleados de la empresa.

Entre los 299 nombres que figuran en el listado presentado en el expediente hay gente que ocupa funciones jerárquicas, además de choferes y distribuidores.

Financieramente, la situación de OCA es precaria. Entre 2019 y 2019, facturó $ 14.000 millones y acumuló pérdidas que rozaron los $ 6000 millones. En seis meses de 2021, registró ventas por $ 5500 millones y el rojo fue de más de $ 1200 millonesPor su déficit mensual, que promedia los $ 200 millones, la empresa postergó pagos fiscales, a obras sociales, sindicatos y mutuales.

En su concurso preventivo, se verificaron $ 4494 millones de deuda; la gran mayoría, con la AFIP, que integra el comité de acreedores con Camioneros y la ART Experta. La bola de nieve del pasivo posconcursal llevó a decretar la quiebra, luego de haber apartado también a su último dueño, Patricio Farcuh (fallecido en enero de este año), de su gestión. Los dos años y medio en los que la empresa estuvo intervenida no fueron fáciles: por su compleja situación legal, OCA también perdió cuentas corporativas importantes, tanto para mensajería como, en especial, paquetería, dadas las normas de compliance de la mayoría de sus clientes de estos negocios.

Tags relacionados

Comentarios

  • N*

    Nenina **

    Hace 27 días

    TODO CAMBIA PARA QUE AL FINAL, TODO QUEDE IGUAL, GRAN NEGOCIADO GRAN.

    0
    0
    Responder
  • HPD

    Horacio Pablo Diez

    Hace 28 días

    otro caso mas y van.... empresa pobre, empresarios ricos.. y el estado permitiendo... tenemos el caso de navilli y compañía argentina de granos.. y tantos otros... y despues viene la inflación, la suba de impuestos, etc.. o sea lo que cargamos sobre la espalda todos los argentinos (los que laburan, no los otros)

    0
    0
    Responder