La pregunta más temida: 5 consejos para responder cuáles son tus debilidades

Cuando en una entrevista laboral llega el momento de esta pregunta la mente suele ponerse en blanco. Algunas estrategias para responder sin entrar en pánico

A todos les ha pasado alguna vez. En una entrevista laboral llega el momento en que aparece la pregunta: "¿Cuáles son tus debilidades?" y, de pronto, la mente se pone en blanco. ¿Qué responder sin echar por tierra las posibilidades de obtener el puesto y, a la vez, ser sincero en lo que se dice?

Está claro que ser negativo no ayudará en nada a lograr el objetivo. Por eso, siempre conviene explicar los defectos y matizarlos con aspectos positivos o con cómo se trabajó para superarlos.

Estos son algunos consejos de qué decir en el momento más temido de la entrevista.

"Presto demasiada atención en los detalles"

Ser detallista muestra que se busca hacer bien el trabajo. Sin embargo, hay veces que eso puede derivar en obsesión y eso puede hacer más lentos los procesos. Por eso, se puede explicar con ejemplos concretos cómo se logra balancear la búsqueda de precisión con el flujo normal de trabajo.

Despedirse de un proyecto

El puto débil puede ser dar dar por terminado un trabajo en el que se invirtió mucho esfuerzo y pasar a otra cosa. Sobre este aspecto hay que destacar que esto puede ayudar a eliminar los errores que no se vieron al principio. El proceso de mejora continua es uno de las principales cartas a jugar.

Impaciencia cuando los plazos se alargan

La mejor manera de explicar esta debilidad es destacar el trabajo previo para establecer procesos que permitan cumplir los plazos. Además, hay que usar ejemplos de cómo en el pasado se pudo lidiar con la situación cuando los imponderables demoraron la finalización de un proyecto.

Más experiencia en algunas áreas

Nadie es perfecto. Todos tienen puntos fuertes y lagunas en algunas áreas que el trabajo requerirá. Siempre es posible hablar del interés en otras áreas que servirán de complemento para el puesto al que se aspira.

Equilibrio adecuado entre la vida laboral y personal

Se puede ser una persona dedicada 100% al trabajo, pero la experiencia muestra que por mucho que esto le pueda gustar a algunos empleadores, a la larga, esos empleados terminan rindiendo menos. Por eso destacar cómo se maneja el balance entre vida laboral y personal es una manera de decir que en las horas laborales la concentración estará puesta por entero en el trabajo. En tiempos en que el teletrabajo se convirtió en práctica habitual, esta respuesta suma puntos extra.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios