Expansión en CABA

La nueva apuesta de El Topo: invirtió $7 M y abrió un "churro-bar" que vende gin, fernet y cerveza

La cadena de churrerías inauguró su local más grande hasta la fecha. Ahora planea desembarcar en Bariloche y abrir una sucursal exclusiva sin TACC.

Si bien lleva más de cincuenta años en el mercado, la cadena de churrerías El Topo ganó popularidad a partir de 2020 con su elocuente estrategia en redes sociales. Ahora la marca apostó por un nuevo modelo de locales, que no solo incluyen los clásicos churros (dulces y salados) y el café, sino que también tiene desde cerveza y gin tonic hasta fernet. Tras su buena performance, desde la empresa proyectan sumar más sucursales con este esquema en el futuro.

"Nosotros usamos las redes sociales como una encuesta permanente y como libro de quejas abierto. Muchos usuarios nos venían pidiendo tragos para poder maridar con nuestros churros de leber, cheddar y hummus. Lo tomamos y armamos un churro-bar", cuenta Juan Navarro, directivo de la firma e hijo de uno de sus fundadores, en diálogo con la revista Apertura.

El local está ubicado en Villa Pueyrredón sobre Constituyentes y tiene 250 metros cuadrados, el más grande de la marca hasta el momento. "Este nunca fue un barrio gastronómico importante pero algunas marcas nos estamos instalando y armamos un polo gastronómico lindo", agrega. Esta sucursal demandó una inversión de $ 7 millones y tiene capacidad para 70 clientes.

El churro-bar está dividido en dos. Por un lado se encuentra el sector clásico, que además de los churros, ofrece café y chocolate caliente estilo español. En tanto, la novedad está en sus dos barras con patio. Ahí se comercializa cerveza Andes en lata, fernet con cola y gin Alma. Este último es un emprendimiento creado por el abogado Fernando Cao en plena cuarentena. Asimismo, el menú incluye otras delicias saladas como chipá y tabla de picadas.

A diferencia de sus otros puntos de venta que, detalla Navarro, suelen tener una explosión durante sus primeras semanas, este va a contramano. "Al principio a la gente le cuesta entrar, probar los tragos y conocer la modalidad. Pero ayer, que fue el Día del Churro, estaba lleno. Va a ir de menor a mayor", analiza. Antes del bar, ya tenían otros dos locales con cafetería en la Costa.

La cadena nació en 1968 en Villa Gesell de la mano de Hugo Navarro y Juan Carlos Elia. El éxito de su negocio los llevó a expandirse por la Costa Atlántica y en 2009 dieron el salto hacia la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente cuentan con 10 locales en operación: seis costeros (Mar Azul, Cariló, Valeria del Mar, dos en Pinamar, además del original) y cuatro en territorio porteño (Plaza Irlanda, Virrey del Pino, Tribunales, sumado al nuevo churro-bar).

Plan de expansión

Ahora están cerca de abrir su primera sucursal fuera de Buenos Aires. El destino elegido es Bariloche y faltan solo algunos detalles para cortar cinta. Otra novedad es que se trata del primero que inaugure un miembro de la tercera generación de la familia fundadora. A su vez, están en obra en otros dos spots: Plaza Armenia y Mar de las Pampas.

Churros El Topo nació en 1968 y actualmente cuenta con 10 sucursales en operación

El año pasado durante la cuarentena crecieron un 200% en ventas, en parte por el aislamiento y también por el boom de El Topo en las redes. "En pandemia todos los días era domingo, que es el día que más solemos trabajar. Este año bajó un poco porque la gente está saliendo y gastando más". Durante un día de pico en su sucursal original de Villa Gesell, destaca, pueden llegar a vender hasta 10.000 churros por día.

Sin embargo, estas no son las únicas novedades de la marca. "Para el año que viene vamos a lanzar la primera churrería exclusivamente sin TACC. Nuestra idea es transformar el local que hoy está sobre Virrey del Pino (Belgrano) para que venda solo este tipo de productos", asegura. En tanto, planean luego diagramar una nueva sucursal en este barrio porteño con el mismo esquema del de Villa Pueyrredón. "Seguramente repliquemos esta experiencia y sea un local importante", apunta Navarro.

La estrategia de expansión, sin embargo, no contempla un modelo de franquicias. "Es una empresa familiar, no queremos hacerlo porque somos muy celosos del producto y por su esencia es necesario estarle muy encima porque la producción depende de variables climáticas, de materia prima", concluye. 

Esta nota pertenece a la revista apertura

Tags relacionados

Comentarios

  • MR

    Martin R

    Hace 12 horas

    Masajistas sensuales en Buenos Aires: buscanos en Google como "Didu" y disfrutá del mejor relax...

    0
    0
    Responder