Creados en Cañuelas

La golosina de la "grieta": la historia de caramelos Media Hora, del anetol del inmigrante español a la multinacional

Nacieron en los 50 y son uno de los dulces más longevos de los kioscos. Generan amor y odio e incluso su sabor inspiró el nombre de una banda.

En las vitrinas de los kioscos existen infinidad de opciones para darse un gusto dulce. Sobre algunos productos no hay grietas, puede haber distintas opiniones sobre coberturas o rellenos, pero, aunque guste más o menos, hay una aceptación sobre las preferencias. Dentro de las golosinas, los alfajores y chocolates pican en punta como los preferidos. Sin embargo, entre todos los manjares se encuentra un producto que genera discordia. No existen grises. Se lo ama con profundo y puro sentimiento nostálgico o se lo descalifica con todo tipo de adjetivos.

El caramelo Media Hora es una de las golosinas más longevas de la Argentina. Su envoltorio con un reloj impreso y sus múltiples colores a pesar de que todos tengan el mismo gusto ya son un clásico. El sabor anisado que le da el anetol - compuesto orgánico que se puede encontrar en el anís estrellado y el hinojo - para muchos es su principal virtud y otros no lo toleran. Esta golosina de la discordia nació de la mente de un inmigrante español.

El asturiano Rufino Meana llegó a la Argentina y en 1937 abrió una fábrica de golosinas en Chacarita. Ahí producía alfajores bajo la marca Gran Casino y luego incursionó en el mundo de los caramelos de diversos sabores, entre ellos dulce de leche. En 1950 muda su operación a la localidad de Uribelarrea, Cañuela, tras comprar una estancia perteneciente a María Arín.

Su sabor característico se lo da el anetol, un compuesto que se encuentra en el anís. Crédito: Catador de Alfajores

Fue en territorio cañuelense donde empezó con el proyecto Media Hora. Estos caramelos se lanzaron oficialmente en 1952 y se los ponderaba por sus cualidades digestivas. Sin embargo, Meana murió en 1960 y la marca pasó a manos de la sociedad Teubal Trading.

¿Por qué se llaman Media Hora?

Existen varios mitos con respecto al origen de su nombre, aunque ninguno de ellos nunca fue confirmado. Por un lado se decía que tenía que ver con el tiempo que tardaban en disolverse en la boca. En tanto, el blog especializado El Gran Libro de las Marcas sostiene una teoría un poco más extraña. Menciona que en realidad se debía a que media hora antes de cerrar la fábrica los empleados limpiaban los restos de melaza de las máquinas y lo utilizaban para elaborar estos caramelos.

En los 90 Media Hora fue adquirida por Stani que luego atravesó varias fusiones - en 1993 con Cadbury y en 2010 la compró Kraft Foods - hasta que finalmente se convirtió en Mondelez en 2012. Actualmente la alimenticia fabrica los caramelos de anetol en su planta en Victoria. No obstante, en Chile la encargada de comercializarlos es la cordobesa Arcor, que tiene la patente de la marca en dicho mercado.

La pasión (y odio) que genera esta golosina despierta todo tipo de memes en internet. Incluso inspiró nombres de bandas como es el caso de Anetol Delmonte. La crítica de golosinas Natalia Ghergorovich, creadora del blog Estilo Naná, definió en 2017 en diálogo con Clarín: "Mi experiencia me ha llevado a la conclusión de que a los que les gusta este caramelo suele gustarles el chocolate amargo y también la menta, esa clase de sabores donde la melancolía florece y se alimenta del gusto por lo viejo. En lo personal, es un caramelo que me ensombrece. Me recuerda el amargo sabor del paso del tiempo. Y no sé si dura media hora porque no lo tolero más de tres segundos".

Tags relacionados

Comentarios

  • GS

    Guillermina Schunk

    Hace 9 días

    El caramelo màs rico!!!!

    0
    0
    Responder
  • AW

    Adriane wittmann

    Hace 10 días

    una ves una chica keria le regalará un caramelobde esos por ke keria saber la hora jajajjaj

    0
    0
    Responder
  • PQ

    Pablo Quiroga

    Hace 12 días

    Todo un clásico

    0
    0
    Responder
  • ME

    Mario Escudero

    Hace 14 días

    Totalmente en desacuerdo con la crítica de golosinas. Me gusta el chocolate amargo y la menta y no por eso me gusta lo viejo ni tampoco me pongo melancólico, me gusta lo clásico que no es lo mismo. Y los caramelos media hora son un clásico.

    4
    0
    Responder
  • MS

    Miguel Santagata

    Hace 14 días

    Media hora y chu cola. Los más grandes, de toda la vida.

    1
    0
    Responder