IMPUESTOS

La Corte obliga a Tabacalera Sarandí a pagar más impuestos

El máximo tribunal revocó una cautelar que la eximía del mínimo del impuesto interno a los cigarrillos, al que están obligadas las firmas del sector, y que le permitía vender sus marcas a precios más bajos.

La Corte Suprema de Justicia revocó la media cautelar que beneficiaba a Tabacalera Sarandí y la obliga así a pagar un impuesto que no pagaba desde 2016. Sucede que la empresa local creció amparada por fallos que la eximían del llamado impuesto interno mínimo a los cigarrillos, lo que le permitió vender muy por debajo de los precios de sus competidores y pasar así de tener el 5% del mercado a alcanzar casi un cuarto de participación en las ventas.

El fallo de la Corte tiene las firmas votos de los jueces Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti, al tiempo que el presidente del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz, se había excusado de intervenir.

Tabacalera Sarandí, que tiene un joint venture con la bitánica Imperial Brands, produce y comercializa en la Argentina las marcas de cigarrillos Red Point, West y Nevada, entre otras, dentro de lo que el mercado llama segmento de precios ultra bajos. Red Point es su marca fuerte, con la que ganó una participación en el mercado que ya la posiciona con el 20% del share, superando a British American Tobacco (BAT) y solo debajo de Philip Morris - Massalin Particulares.

El tema en cuestión es que el crecimiento exponencial de Tabacalera Sarandí (de 2001 a 2016 la empresa tenía una participación minoritaria en el mercado) se da en el marco de una menor paga de impuestos gracias a una cautelar presentada en la Justicia y que tuvo idas y vueltas pero que ahora definió la Corte Suprema de Justicia.

Tanto BAT como Philip Morris venden los atados de cigarrillos de sus primeras marcas (de 20 unidades) a cerca de 200 pesos, mientras que la línea premium de Sarandí se vende a la mitad.

Sarandí puede vender sus cigarrillos más baratos porque gracias a la cautelar no paga el llamado impuesto interno mínimo a los cigarrillos, algo que cambiará a partir del fallo de la Corte.

El impuesto interno a los cigarrillos es, de los cinco impuestos que pesan sobre el producto, el que más impacta, con una alícuota del 70%. Sin embargo, ese impuesto no puede ser menor a un monto fijo que se actualiza cuatro veces por año por inflación, y hoy se ubica en 86,50 pesos por atado de 20 cigarrillos.

Al fijo se lo llama impuesto mínimo. Pero algunas empresas, como Massalin y BAT lo pagan, y otras, como Sarandí, Espert y Tabes (estas dos últimas con participación minoritaria del mercado), no: pagan sobre su precio de venta, sin la obligación de pagar el monto mínimo. Por eso, pueden vender más barato. Una situación que no iguala a las industrias y hace que el Estado Nacional pierda recursos fiscales.

Historia

La historia comenzó cuando Tabacalera Sarandí presentó una cautelar para dejar de pagar el impuesto interno mínimo. El juez en lo Contencioso Administrativo Federal, Enrique V. Lavié Pico rechazó la medida cautelar.

Sin embargo, la Sala 4 de lo Contencioso Administrativo con los votos de los jueces Marcelo Daniel Duffy y de Jorge Eduardo Morán y con la disidencia del juez Rogelio W. Vincenti le dio la razón a Tabacalera Sarandí.

La historia de las tabacaleras en la Justicia

El 26 de diciembre de 2019 la procuradora Laura Monti emite un dictamen rechazando la cautelar de Tabacalera Sarandí.

En 2020, a través de la web pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación se puede ver el movimiento del expediente. De los cinco ministros de la Corte, en el tema tabacaleras trabajaron cuatro porque se aceptó la excusación de Carlos Rosenkrantz. A principios de este año ya dos ministros habían trabajado el tema -Maqueda y Rosatti-; a mediados de marzo la causa pasó a la vocalía de Highton y finalmente llegó a Lorenzetti. Por el ritmo y por el tiempo que estaba en la Corte, en el mundo judicial ya anticipaban que la historia tendría una solución en el primer semestre, tal como ocurrió.

Tags relacionados

Comentarios

  • ENM

    El Naranjo Mecanico

    13/05/21

    Claro, ahora el negocio es la marihuana

    0
    0
    Responder