La competitividad y la crisis macroeconómica, principales preocupaciones del sector automotor

Los CEO de cuatro terminales pidieron en el 13er. Encuentro de los líderes una reforma tributaria para mejorar las exportaciones

Con un año que termina, en ventas, mejor de lo que se había proyectado inicialmente, la industria automotriz ya empieza a pensar cómo será el mercado de 2021. La posible recuperación de Brasil promete impactar de manera positiva en la industria, aunque el escenario macroeconómico local y la presión impositiva encienden la luz de alarma, coincidieron los número uno de cuatro terminales durante el 13er. Encuentro de los Líderes organizado por El Cronista y la revista Apertura.

"Los últimos meses fueron bastante buenos y mejores en ventas, tanto en el mercado local como en el de exportación. También tuvimos una fuerte demanda para las cajas que producimos en Córdoba, pero tenemos que ser conscientes de que estamos en un mercado de un nivel históricamente bajo", indicó Thomas Owsianski, presidente y CEO de Volkswagen Argentina.

La industria venía de un desplome de las ventas en 2019, a lo que se le sumó el freno que tuvo poner en marzo en la producción, a raíz de la cuarentena. Recién en mayo empezó la reapertura de las plantas, aunque con problemas de abastecimiento por la dificultad que encontraban los operadores logísticos al pasar de una jurisdicción a otra.

"La pandemia nos complicó a todos, pero pudimos implementar protocolos sanitarios muy seguros. En todas las plantas del sector las curvas de contagio fueron menores que en las provincias en las que trabajamos", aportó Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina y número uno de la Asociación de Fabricantes de Autos (Adefa).

Además, el ejecutivo de la japonesa señaló que ya están proyectando un mercado de exportación más alto. Para ello, agregó, esperan que en Brasil comience la recuperación económica.

En Renault, en tanto, el panorama es diferente. La pickup Alaskan, que se comenzó a fabricar en octubre en la planta de Santa Isabel, Córdoba, estaba pensada como un proyecto de exportación. Sin embargo, la caída del mercado en el principal socio del Mercosur hizo que la compañía francesa decidiera priorizar las ventas locales

"Si el mercado acompaña, el año que viene podremos producir 40.000 unidades en 2021, entre la Alaskan y la Nissan Frontier, que se fabrica en la misma planta", explicó Pabo Sibilla, presidente y director general de Renault Argentina.

De exportación

Cristiano Rattazzi, presidente de FCA Argentina, agregó que el país tiene que decidir trabajar seriamente sobre el sistema tributario si quiere ser de verdad un país exportador. En ese sentido, destacó que la planta que la compañía tiene en Córdoba proyecta fabricar entre 30.000 y 40.000 unidades del Cronos, pero que si el país fuera competitivo, podría llegar a 120.000.

"Este año fue muy complicado, porque la Argentina cerró todo por la pandemia y exageró. Pero ahora hay que mirar para adelante, hay que buscar competitivad y eficiencia. Tenemos impuestos distorsivos, como ingresos brutos, que en el mundo desaparecieron hace años. Estamos exportando impuestos", se quejó.

Herrero, de Toyota, asintió y destacó que cerca del 15% del precio de un auto que se va a exportar con impuestos. En su opinión, el país debería mirar a México, que produce unos 3 millones de vehículos anuales, pese a contar con un mercado de 1 millón.

Escenario 2021

Para 2021, Sibilla prevé que se podría llegar a unos 450.000 patentamientos. Además destacó que el año próximo la devaluación podría llegar al 30%, lo que reduciría la presión sobre la inflación.

Rattazzi, en cambio, se mostró menos optimista y aseguró que es difícil hacer pronósticos. 

"Es complicado hacer populismo con poca plata. La Argentina tiene que arreglar las cuentas porque la macro está muy complicada. Pensar que podemos mantener esta estabilidad imperfecta de dólares y emisión es muy complicado. Se necesitaría al mago Merlín", ironizó.

El sector, agregó, está teniendo un buen presente. Sin embargo, el empresario ve un escenario no tan auspicioso para el futuro.

"Estoy preocupado. No veo que tengan como objetivo bajar la inflación. Tampoco es posible pensar que se puede seguira delante con 4 años más de déficit. El mercado va a decir que no se puede", concluyó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios