Efecto pandemia

Reabrieron juegos infantiles en shoppings pero facturan 70% menos que antes de la cuarentena

El 90% de los espacios de entretenimiento en centros comerciales ya se encuentran funcionando, tras 11 meses cerrados. Por la crisis, los costos les aumentaron un 70% y temen tener que cerrar de vuelta. Sus estrategias para sobrevivir

Los centros de entretenimiento fueron uno de los primeros sectores en cerrar con el brote del coronavirus, antes de que se decretara la cuarentena, y uno de los últimos en volver. 

Luego de 10 meses con las persianas bajas, sus juegos apagados, sus autitos chocadores estacionados y sus locales en silencio, sin las risas de los más chicos, las salas de juegos infantiles ya funcionan en los principales paseos de compra.

Pero su futuro es incierto. Pese a que casi todos los espacios situados en centros comerciales reabrieron entre diciembre y febrero, facturan entre un 60% y un 70% menos que antes de la pandemia. Para atraer visitantes, lanzaron promociones en la carga de crédito y realizaron convenios con programas de fidelización de puntos.

La Argentina encabeza el crecimiento de las marcas propias de supermercados en América latina

La actividad está operando con un aforo de entre el 25% y el 50%, según las disposiciones municipales. "Las empresas que componen la industria tienen, al menos, el 50% de sus locaciones en shoppings. Por lo general, no se necesita reserva previa para asistir", afirma Daniel Catzman, director Ejecutivo de la Cámara Argentina de Parques y Atracciones (AAPA).

Las compañías debieron incorporar las medidas adoptadas en el protocolo general que elaboró el Ministerio de Turismo y Deportes nacional junto con las autoridades del sector. "Cada establecimiento lo adapta en función del tamaño y el tipo de atracciones", explica Catzman.

Así y todo, para el titular de la cámara "la situación está complicada". "Aunque el 90% ya reabrieron, todavía hay algunos que no recibieron la autorización para el regreso, como por ejemplo los locatarios de Morón Plaza Oeste y Quilmes Shopping", describe el panorama. 

Con una inversión de $ 200 millones, Grupo Simpa comienza a producir en el país la moto KTM 790 Adventure

El rubro teme que, ante nuevas restricciones por la emergencia sanitaria, se vea obligado, una vez más, a dar marcha atrás. La crisis se agrava teniendo en cuenta que, prácticamente, solo en enero y febrero estuvieron en funcionamiento los parques de atracciones durante el año pasado.

"La ayuda económica que recibimos con el ATP fue fundamental. Ahora, contamos con el Repro, pero es un monto más bajo y se está discutiendo si habrá una asignación adicional", dice Catzman.

Los dos locales que Sacoa Enterteinment tiene en shoppings, ubicados en el Alto Avellaneda y el Alto Rosario (ambos gerenciados por IRSA) ya se encuentran funcionando. 

"Durante la cuarentena, la prioridad fue mantener al personal. Sostuvimos la estructura sin cierres ni despidos, con mucho esfuerzo. El último ATP que cobramos fue con el sueldo de enero, lo que significó un alivio importante, pero al Repro aún no accedimos. Todavía no la terminamos de pasar. Seguimos pagando las consecuencias", sostiene Marcelo Carrera, gerente de la cadena.

Los ingresos de Sacoa están entre un 50% y un 60% abajo

Carrera reconoce que, sin reservas en la caja por los locales cerrados, y con una ayuda de parte del Gobierno que, aunque fue un estímulo, resultó "insuficiente", los socios de la compañía debieron desembolsar capital propio para hacerle frente a las deudas con proveedores locales e internacionales y los shoppings.

"En valores nominales, hoy, los ingresos están entre un 50% y un 60% abajo comparado a febrero del año pasado. En muy pocos momentos del fin de semana, solo por unos minutos, llegamos a completar la capacidad máxima permitida", indica el ejecutivo de Sacoa, y agrega que "el centro comercial es el primer filtro que limita la cantidad de gente, por el número reducido de visitantes".

"Tampoco trasladamos a los precios el aumento de los costos, que subieron alrededor de un 70% en 2020, sin tener en cuenta el gasto en los protocolos de sanitización. Los valores de los juegos se ajustaron entre un 25% y un 30%, por debajo de la inflación, con un rango que va de $ 40 hasta $ 70, según la atracción", detalla Carrera.

Además, algunas atracciones fueron deshabilitadas temporalmente para mantener el distanciamiento social, como el caso de los simuladores. "Donde antes entraban seis jugadores ahora ingresan tres. El costo de operación es el mismo, pero la capacidad de facturación es menor", señala.

Los ingresos de Playland cayeron un 70%

Una fuente de ingresos importante para el sector son las fiestas de cumpleaños durante los días de semana, fuera del horario escolar. "Actualmente, no están permitidos estos festejos grupales, que mantienen las ventas durante la semana. A ello, se suma la vuelta a clases", dice Diego Kuss, gerente de Operaciones de Playland. 

En el caso de esta firma, el aforo más ácido lo tuvo en Puerto Madryn con un 30%. "Teníamos miedo de que no nos alcanzara para nuestra cantidad habitual de clientes, pero no llegamos a completar esa cifra. Lamentablemente, la realidad nos golpeó muy duro. Nuestros ingresos cayeron un 70% comparado a esta época del año pasado", cuenta Kuss.

La compañía todavía tiene dos locales que aún no reabrieron, en los complejos Showcase Quilmes y Village Pilar. "No cerramos ninguna sucursal. Pero, de prolongarse esta situación, no descartamos realizar una revisión para proceder a posibles cierres", confiesa.

En febrero, abrió el Alto Parque en Tortugas Open Mall (TOM)

En febrero, abrió el Alto Parque en Tortugas Open Mall (TOM), con una capacidad de 45 personas por hora en simultáneo. Es el primer parque en altura con una propuesta diferente, con un circuito de 60 atracciones indoor y al aire libre, entre juegos y canchas de fútbol.

"La pandemia nos agarró en plena obra. La terminamos en noviembre pasado. La respuesta es positiva, vino bastante gente. En los primeros 15 días, pasaron 15 chicos, la mayoría de entre 10 y 12 años. Apuntamos a sacarlos de las pantallas con una iniciativa lúdica", asegura Miguel Martínez de Hoz, uno de los dueños, quien creó el emprendimiento junto a dos socios.

Para promocionar la apertura, lanzaron descuentos como 4x2 de lunes a viernes de 12 a 16 horas. "El tícket queda a un valor de $ 550, un 50% menos", detalla. También hay un 25% off todos los días, en cualquier horario, en todas las formas de pago. 

"Es una gran noticia la reapertura. Los juegos infantiles estuvieron un año entero sin funcionar. Si bien no pesan decisivamente en la facturación de los shoppings, generan una importante atracción de público", asegura Sergio Dattilo, gerente de Relaciones Institucionales de IRSA.

En este sentido, se produce una sinergia con los cines, que también volvieron a funcionar esta semana, ya que una actividad completa a la otra. "Muchas veces, durante una misma salida la gente va al cine y termina en los espacios de entretenimiento", concluye Dattilo. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios