Generó $ 25.000 millones

Hot Sale 2021 creció en facturación, pero no en ventas

El megafestival de comercio electrónico tuvo participación récord de marcas y compradores. Pero hubo 6 millones de transacciones, el mismo volumen que el año pasado. La recaudación subió 29%, seis puntos por debajo de la inflación desde la anterior edición.

El Hot Sale 2021 terminó con una facturación total de $ 25.000 millones, lo que equivale a más de $ 347 millones vendidos por hora durante los tres días que duró la maratón de descuentos online, según informó su entidad organizadora, la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). 

Además de incrementar sus ingresos, registró la mayor cantidad de marcas participantes desde 2014 (954 empresas, contra las 710 de 2020) y un mayor número de usuarios que se volcaron a comprar por Internet (3,5 millones de consumidores navegaron el sitio oficial versus los 3 millones del año pasado). Sin embargo, tras el auge que el comercio electrónico vivió en los últimos 12 meses, la octava edición del evento no alcanzó resultados récord, a diferencia de ocasiones anteriores.

La recaudación aumentó un 29% versus el Hot Sale pasado, por debajo del alza de la inflación registrada en igual período. En 2020, el festival de rebajas se llevó adelante en julio, debido a la cuarentena. El crecimiento estuvo por debajo de la inflación: la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre julio de 2020 y abril de este año fue del 35%, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). 

Las ventas online se dispararon un 1000%: sector por sector cuáles crecieron más

El valor del tícket promedio aumentó un 30%, a $ 7197. En la anterior edición, el gasto promedio fue de $ 5523. En ese entonces, también había crecido por debajo de la suba de la inflación: un 35% contra un 42,8 por ciento.

A su vez, se vendió la misma cantidad de unidades que en 2020, precisó la cámara. Se comercializaron 6 millones de productos, a través de 3,5 millones de órdenes de compra. En 2020, estos valores se habían disparado un 69% comparado a 2019.

Varios factores explican la performance. Durante el Hot Sale 2020, la mayoría de los distritos del país atravesaban la fase 1 de aislamiento obligatorio debido al Covid-19. En ese contexto, el e-commerce vivió un boom: se presentaba como uno de los pocos canales de venta disponibles para adquirir productos y servicios, ante las limitaciones en el funcionamiento de los locales comerciales.

El sector creció un 124% en 2020 con respecto al año anterior y registró una facturación de $ 905.143 millones, según un relevamiento anual que llevó adelante la CACE con la consultora Kantar. 

El e-commerce se expande en el país

"Este año, con una situación más flexibilizada pese a las restricciones, el comercio online se consolidó, fidelizó a usuarios y se complementó con otras opciones de compra", analiza Gustavo Sambucetti, director institucional de la CACE, quien se muestra "conforme" con los resultados.

En la previa del evento, la industria ya se preparaba para un desempeño más lineal. "Actualmente, no hay tanta demanda contenida. Por otro lado, el poder adquisitivo está bastante golpeado", anticipó días atrás Sambucetti.

Asimismo, el mayor tiempo en el hogar por la nueva ola de contagios disparó la demanda de categorías "esenciales". También, crecieron los artículos de electrónica por el teletrabajo. 

3,5 millones de usuarios compraron online

Los protagonistas fueron los productos de primera necesidad. Alimentos y bebidas, indumentaria, cosméticos, artículos de cuidado personal, prendas de indumentaria infantil y juguetes, productos de limpieza, muebles y elementos de jardín, electrodomésticos y aires acondicionados, artículos deportivos, celulares y herramientas de construcción, en ese orden. 

En este escenario, la mayor cantidad de transacciones asociadas a consumos diarios deriva en una recaudación baja por operación. A modo de ejemplo, alimentos y bebidas, el rubro más vendido, no aparece en el top-10 de los productos de más facturación. 

La industria turística, una de las más golpeadas en este contexto, evidenció una situación similar. Antes de la pandemia, era la de mayor facturación. Ahora, aparece en el sexto lugar, detrás de electrodomésticos, smartphones, ropa, colchones y equipos de electrónica. 

Ni siquiera forma parte de los 10 productos más demandados. Pese a que se vendieron destinos internacionales, el gasto fue menor porque se compraron más vuelos de cabotaje a tarifas bajas.

El Hot Sale facturó $ 25.000 millones

Los descuentos y la financiación fueron un estímulo. "Las ofertas, del 32% en promedio, y las cuotas significaron un respiro para el bolsillo de los consumidores, que este año optaron por ahorrar en los productos que necesitaban comprar. Además, la venta adicional generada por el evento les dio un impulso a las más de 900 empresas participantes, muchas de ellas pymes, y a toda la cadena de valor", afirma Sambucetti.

Al igual que en años anteriores, la mayoría de las empresas prolongarán sus promociones hasta el fin de semana, en el marco de la Hot Week, que concluirá este domingo. 

La CACE realiza el Hot Sale desde hace siete años, con el objetivo de acelerar el comercio electrónico en la Argentina y la región. Con 20 años de trayectoria y más de 1200 socios de diferentes rubros, es la principal institución nacional en promover los negocios vinculados al e-commerce.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios