Fabricación local

Hisopos para detectar el Covid: dos pymes empezaron a producirlos en la Argentina

Ya fabrican este insumo clave en el país, por la alta demanda debido a la pandemia y las trabas a las importaciones. China acapara más del 90% de la producción global.

La Argentina empezó a producir hisopos nasofaríngeos para la realización de test PCR, ante la escasez de productos importados y la alta demanda por el avance de la segunda ola de la pandemiaDos pymes nacionales ya fabrican íntegramente en el país este insumo clave para la detección del coronavirus.

En la actualidad, China concentra más del 90% de la fabricación global del producto. Aunque en el sector aseguran que no se registraron faltantes, las limitaciones a las importaciones generaron retrasos

"La necesidad debe ser cubierta de forma urgente. Muchos importadores se presentan a licitaciones, pero después no cuentan con stock para realizar entregas. Desde el inicio del Covid-19, hubo demoras de hasta tres meses", señala Adrián Rovetto, investigador del Conicet y vicepresidente de Terragene, empresa santafesina que desde hace dos meses fabrica 500.000 unidades mensuales en su planta de la localidad rosarina de Alvear.

Las ventas de té crecieron hasta un 50% por la pandemia

El plan para el próximo mes es aumentar la producción a 1 millón de hisopos, que poseen un extremo absorbente recubierto de microfibras y ya fueron aprobados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat). 

La biotecnológica, especializada en la investigación y el desarrollo de soluciones para la prevención de infecciones y procesos de esterilización, invirtió u$s 1 millón, proveniente de capital propio, en el montaje de una nueva línea productiva para este fin. Ocho personas trabajan en dos turnos rotativos, incluyendo fines de semana.

"El proyecto tiene escala comercial. Por el momento, las tareas son manuales pero aspiramos a automatizarlas. Debido a la alta demanda, nos enfocaremos primero en abastecer al mercado local y, en una segunda etapa, empezaremos a exportar. Nuestro equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) no se detuvo en 2020, seguimos generando valor agregado", sostiene Rovetto, quien fundó la empresa en 2006 junto a Esteban Lombardía, con una inversión inicial de u$s 40.000.

Los socios estiman que el nuevo desarrollo les permitirá obtener ingresos por u$s 1 millón de dólares al cabo de un año, aunque dependerá de la evolución del virus. Hoy, sus clientes incluyen hospitales provinciales, centros de salud privados y los principales laboratorios de la Argentina, que a su vez, proveen servicios a empresas que realizan testeos habituales a sus colaboradores. 

Terragene ya fabrica 500.000 hisopos por mes

El potencial del negocio excede el contexto, ya que los hisopos también se utilizan para exámenes que requieren toma de muestras localizadas. "Los usos son múltiples. No solo se emplean para laboratorios clínicos, sino también para la examinación de superficies en la industria farmacéutica y alimenticia", detalla el directivo, que es licenciado en Genética de la Universidad Nacional de Misiones y doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Rosario.

La compañía ya exporta innovación a 74 países. Por fuera de la Argentina, tiene oficinas en los Estados Unidos, México, España y China. Hoy, es la firma local con más certificaciones otorgadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

"Empezamos siendo dos personas y ahora empleamos a más de 400", indica Rovetto. Terragene facturó u$s 14 millones el año pasado y prevé terminar 2021 con u$s 21 millones. El 5% de la recaudación se reinvierte en tecnología, con el fin de mantener un alto grado de competitividad a nivel global.

Terragene empezará a exportar más adelante, en una segunda etapa

Por su parte, la pyme PS Anesthesia formó un consorcio con la Universidad Nacional de La Plata para la fabricación de un kit para la toma y el traslado de muestras. La empresa adaptó su planta, ubicada en la localidad bonaerense de Brandsen, para la iniciativa.

"El abastecimiento nacional de este elemento central para el sistema de salud se convirtió en una prioridad: garantiza la atención correcta, fortalece el testeo y sustituye importaciones. La producción parece sencilla, pero es sofisticada. El hisopo de algodón que se consigue en la farmacia no sirve para hacer PCR", explica Juan Manuel López, gerente general de PS Anesthesia.

En cambio, este se fabrica mediante la técnica de moldeo por inyección. Su diseño consta de un mango ergonómico y un extremo con forma de cucharón de miel (acanalado), que facilita la captura de la secreción de las mucosas.

Así es el hisopo fabricado por el consorcio PS Anesthesia SA y la Universidad de La Plata

La capacidad de producción actual se acerca a 1,4 millón de unidades, pero el objetivo es aumentarla en el corto plazo. El hisopo es la parte más compleja del kit. "Por eso, primero nos abocamos a él y en 45 días aproximadamente comenzaremos a entregar el equipo completo", expresa López.

El consorcio recibió el apoyo de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), a través del Fondo Tecnológico Argentino (Fontar), mediante un esquema de financiamiento que incluyó un subsidio, en una primera fase, y un aporte reembolsable, en una segunda instancia.

El proyecto ya fue avalado por el Ministerio bonaerense de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, en el marco de la convocatoria del Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología Covid-19, que impulsa el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

La pyme familiar nació en 1989 y emplea a 50 trabajadores. Originalmente, fabricaba elementos para anestesia. Luego, se diversificó y sumó la producción de materiales para diagnóstico médico. "El proyecto no tiene techo porque no hay antecedentes", concluye López.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios