De Argentina al mundo

Guaymallén llega a Europa, tras el boom de ventas en los Estados Unidos

La primera exportación fue a Miami. La marca ya hizo cinco envíos y mandará más variedad de alfajores. En su nueva planta de Ezeiza, contratará a más de 100 personas. En qué países desembarcará

Guaymallén llega a Europa, tras el éxito de ventas en los Estados Unidos. Ahora, sus tradicionales alfajores se encontrarán también en Italia y, próximamente, en España. 

"Fue tal la repercusión que recibimos muchos pedidos de distintas partes del mundo. Tenemos todo avanzado para desembarcar en Italia. En un principio, la distribución se realizará desde Roma. Luego, llegaremos a España. Analizamos también otras plazas en donde nos interesa entrar", cuenta Lorena Basilotta, hija del dueño y vicepresidente de la compañía, Hugo Basilotta, que se desempeña como directora del área de comercio exterior de la firma.

Otros mercados que la empresa tiene en la mira son Paraguay, Uruguay, México y Puerto Rico. "Tuvimos una propuesta de Israel, incluso. Lo estudiaremos. Si bien teníamos pensado exportar, nunca imaginamos que resultaría un furor", reconoce Basilotta hija.

Rabieta for export: duplicó exportaciones a China y apunta a más mercados

Además, a partir de junio, enviará una mayor variedad a los Estados Unidos. A los despachos de las versiones blanco y negro con dulce de leche, blanco con frutas y membrillo, se suman los triples y el Oro. "Estos últimos son más premium, se encontrarán en confiterías y tiendas gourmet, especialmente", apunta.

A raíz de este hito, Guaymallén evalúa instalar una línea de producción dedicada solo a la exportación en su nueva planta de producción, en la localidad bonaerense de Carlos Spegazzini, en el partido de Ezeiza. La apertura se demoró por las restricciones y está prevista para mediados de año. Demandó una inyección de u$s 3 millones.

Allí, prevé elaborar un millón de alfajores, para ampliar su producción diaria de dos millones a tres millones de unidades. Hoy, la fabricación se concentra en el establecimiento del barrio porteño de Mataderos, que ocupa media manzana. 

La proyección de la nueva unidad productiva es emplear, en forma directa, a más de 100 personas, que se sumarán a los 200 trabajadores actuales. "Se abrió un mercado que no teníamos contemplado inicialmente, que da lugar a nuevas posibilidades", afirma Basilotta.

La famosa marca del sur del conurbano bonaerense comenzó a exportar en febrero. El primer embarque tuvo como destino MiamiEn la primera tanda, despachó un total de 20.160 unidades, repartidos en cinco pallets.

En ese entonces, Basilotta padre dio a conocer la noticia a través de su cuenta de Twitter. "Pese a la pandemia que nos tiene mal, estoy muy contento porque a partir de la semana que viene en los Estados Unidos se conseguirá el caviar (N.d.R: así llama él, en tono chistoso, a su producto estrella)", informó el empresario, que se convirtió en una excéntrica celebridad de la red social, donde comparte sus opiniones sobre la política, la economía, el fútbol, y, claro, los alfajores.

Con la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), es la primera vez que la empresa, con 76 años de historia, vende sus elaboraciones fuera del mercado nacional. Hasta ahora se conseguían por medio de revendedores.

Aunque se trató de una prueba piloto, el furor fue tal que está a punto de alcanzar la meta de exportar 100.000 unidades mensuales. "Ya van cinco envíos. Mandamos uno cada 15 días. El último fue por más de 70.000 alfajores: Estamos cerca de concretar el objetivo inicial", adelanta Basilotta hija. 

En los Estados Unidos, la distribución está a cargo de Patagonia Distribution, una firma con base en Miami, fundada y liderada por el argentino Andrés Freitag, que, además, trabaja con otras marcas del rubro. 

Hugo Basilotta, dueño y vicepresidente de Guaymallén

Aunque las primeras unidades aterrizaron en La Florida, la intención es abastecer también a otras ciudades, como Nueva York, Nueva Jersey y Texas. Incluso, en el futuro, podrían encontrarse en máquinas expendedoras y gasolinerías.

En el país, hoy un Guaymallén se vende a un precio sugerido de $ 25. Según una encuesta realizada por Infokioscos, es el alfajor más elegido, seguido por Jorgito y Fantoche, con un market share del 20%. En los Estados Unidos, se comercializa a u$s 5.

La idea de exportar cobró impulso durante la pandemia, pero se gestó antes de ella. "Era un pendiente. Después de tantos años de trayectoria, pensamos que era hora de encarar nuevos desafíos", relata Basilotta, y, confiesa que el lanzamiento se dilató porque "llevó tiempo presentar los papeles para internacionalizar la marca".

En este sentido, Guaymallén aspira a hacerse un lugar dentro de la góndola de comestibles importados, apelando a la nostalgia de los expatriados. "Hay una comunidad grande de argentinos instalados en el exterior. Es jugado porque los gustos son muy diversos. Pero confiamos en el condimento de lo autóctono. La oportunidad está en el nicho", considera.

70 alfajores por segundo se consumen actualmente en el país

Según la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines, en la Argentina se consumen 70 unidades por segundo y el alfajor es la golosina más comprada. La ingesta anual alcanza las 800.000 toneladas y 6 millones de unidades por día.

El año pasado, las ventas bajaron un 16,5% interanual, con una facturación un 11,9% menor, de acuerdo a la consultora de investigación de mercado Nielsen. En 2020, las ventas de Guaymallén cayeron un 20% y la producción se redujo un 10% versus 2019. 

"Fue un año complejo, no estuvimos exentos del golpe que sufrió la industria. Pero, de a poco, pudimos recuperarnos. En los quioscos, la mitad de las ventas de golosinas fueron alfajores durante la cuarentena", cierra Basilotta.

Creada en 1945 por Ulpiano Fernández, hoy la compañía está en manos de su familia. Hugo, su yerno, la administra junto a su mujer y presidente, Cristina Fernández, y sus cuatro hijos, que se desempeñan en el rol de directores.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios