Sinergia

Cinco marcas argentinas de indumentaria se unen para fabricar juntas

Grisino, Jazmín Chebar, Billabong, Azzaro y Gepetto confeccionarán sus prendas de forma conjunta en una planta en Catamarca. Darán 150 empleos y esperan que se sumen otras firmas

Son marcas reconocidas en el mercado local y decidieron unirse para ampliar su capacidad de producción con una fabricación conjunta de 100.000 prendas mensuales de alta calidad, y a la vez, crear empleo mediante la creación de un polo de confección de indumentaria.

El proyecto, que comenzó a principios de 2020, tiene como protagonistas a Grisino, Jazmín Chebar, Billabong, Azzaro y Gepetto, cinco marcas de indumentaria de niños, mujeres y hombres que decidieron ser la primeras en probar esto de fabricar juntas.

Qué necesitan Starbucks y Burger King para abrir más locales en la Argentina

"Cuando en febrero del año pasado el ministro de Industria, Matías Kulfas, nos visitó en a Cámara para ver cómo se podía generar empleo en Catamarca y La Rioja. La propuesta era crear en esas provincias un polo de confección de indumentaria con incentivos", cuenta Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria desde Catamarca donde se hará la presentación oficial de Indumentaria Catamarca.

Para dar el ejemplo -continua el ejecutivo dueño de Jazmín Chebar- fueron los cincos miembros del directorio de la entidad quienes decidieron tomar la apuesta. "Si comenzamos nosotros los demás nos van a seguir", pensamos.

La nueva planta dará trabajo a 150 personas

Hoy, Indumentaria Catamarca ya está en producción en las instalaciones de la que fuera la fábrica histórica de guardapolvos 12 de octubre que cerró en marzo de 2019. "Ya hay trabajando 50 personas y en pocos meses habrá 150", señala Drescher.

De esas personas un 30% tenían la experiencia de haber trabajado en esa planta. Además, en la misma fábrica hay un espacio escuela donde se capacita a jóvenes en el oficio, sabiendo que estas provincias se convertirán en un polo de fabricación de indumentaria muy fuerte en el mundo de la moda. 

"Los salarios que se pagan en Catamarca son los mismo que en Ciudad de Bueno Aires pero acá rinde mucho más", explica el empresario de la moda, quien como presidente de la Cámara da números: hoy la industria es 10% abajo en unidades que en pre pandemia.

Los beneficios de unirse

Desde el lado de las marcas, la sinergia no fue ningún problema. "Trabajamos en módulos por etiqueta. Es decir, hay un módulo compuesto por 8, 10 personas que produce indumentaria infantil para Grisino, otro indumentaria de mujer para Jazmín y así. "Cada firma conserva su identidad y la cultura de cada marca llega hasta la producción de la prenda", asegura Drescher, quien explica que las firmas participantes además mantienen sus otras unidades productivas funcionando. "Es una ampliación de nuestra capacidad", dice.

Sin embargo, las empresas hacen sus compras en conjunto, también comparten a su jefe de taller y el sistema de logística para que la mercadería llegue a las distintas ciudades.

Las empresas en conjunto hicieron una inversión de $ 50 millones y tuvieron un crédito del Banco Nación de $ 30 millones para la compra de maquinaria de última generación con procesos automatizados.

Estas firmas, además, por instalarse en estas provincias, reciben un subsidio de casi 50% a los aportes patronales. "Esto representa un diferencial económico", indica Drescher. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios