Palabra de CEO

Gorbarán, de Messe Frankfurt: "Se acabó el tiempo, estamos sobreviviendo con el respirador artificial del Repro II"

El CEO local de la organizadora de ferias y convenciones aseguró que ya se perdieron más de $ 60.000 millones, dado que hace un año las empresas del rubro facturan 'cero'. El parate arrastra al turismo corporativo y por lo tanto a hoteles de 3 y 4 estrellas que viven de él. La esperanza puesta en el segundo semestre

Con la mira puesta en el segundo semestre y con protocolos aprobados en las principales ciudades para retomar una actividad que está paralizada hacer más de un año, Fernando Gorbarán -CEO de Messe Frankfurt Argentina- no duda en reconocer que el sector ya "no tiene más espalda". En diálogo con El Cronista Comercial, el ejecutivo advirtió que se acabó el tiempo para un sector que en conjunto lleva perdidos más de $ 60.000 millones.

Aún así, es optimista porque señala que el gobierno comparte la evidencia de que los congresos y exposiciones no son focos de contagio. Una vuelta rápida a los eventos, dijo, beneficiará también a la hotelería de 3 y 4 estrellas que hoy está en una completa crisis porque perdió huéspedes corporativos, que en muchos casos representan 60% de sus ingresos.

En un mercado ya muy complicado, ¿cómo los impactan las nuevas restricciones que anunció el gobierno por la segunda ola del covid-19?

Las nuevas restricciones, lamentablemente, agregan incertidumbre para la planificación de las exposiciones y congresos pero es algo con lo que tenemos que convivir en esta Pandemia. Hoy nuestro foco está centrado en los protocolos. En que todas las provincias argentinas y la Ciudad de Buenos Aires tenga aprobados los protocolos de la actividad para que podamos reabrir con aforo, reducción de capacidad de sala, y todo lo que implica. 

¿Cuánto aguanta el sector?

No se puede esperar más, se acabó el tiempo, estamos sobreviviendo con el respirador artificial del Repro II más un bono adicional del ministerio de turismo en cuanto a salarios. No tenemos más espalda.

¿Ya comenzaron a hacerse eventos grandes?

Hubo una feria en Córdoba, hay algunas actividades al aire libre, participé de un evento híbrido en Neuquén (con 40 personas en el lugar y otros siguiéndolos por internet); pero el formato tradicional de exposición que conocemos todavía no.

¿Cuándo estiman que volverán?

Está todo reprogramado desde el año pasado para el segundo semestre. En los próximos meses va a haber algunas ferias, depende de cómo se encuentren los mercados y si se arman rápidamente. En realidad son exposiciones más que ferias, porque la feria asimila al público y eso todavía no se puede hacer porque lo que se busca evitar es la conglomeración de personas. La exposición, en cambio, es de negocios.

¿Hay certeza de que se puedan realizar?

La incertidumbre sigue pero el dato alenatador es que nos reunimos con la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y dijo que no ven al sector como generador o peligroso para los contagios, con evidencia científica. Desde el ministerio hay una mirada de que la economía no genera más contagios sino que son los comportamientos sociales. Es un cambio muy importante que alienta a muchos sectores porque es muy fuerte el estrés económico que estamos pasando. En particular, el turismo y la industria de reuniones están en un momento muy crítico. Hay una visión clara de que no se puede volver a parar a un país porque no lo resiste la economía. Hay un 42% de pobreza, qué pasaría si volvemos a parar.

¿De qué depende principalmente la vuelta de la actividad?

No solo son los protocolos aprobados sino la voluntad de las personas de movilizarse. Si tenemos la población adulta vacunada en mayo o junio, cambia mucho la percepción y sensación de la gente para trasladarse. Nosotros estamos listos para volver con todo y también lo necesita la economía. Hay muchas empresas que ofrecen sus bienes y servicios, principalmente pymes, que no tienen otro canal para comunicar. Las rondas de negocio, las de compradores internacionales, solo consiguen esas relaciones a través de las ferias. Se pueden hacer algunas virtuales pero el hecho de ver una maquina, tocarla, verla en funcionamiento, es requerido por los sectores productivos.

Las visitas internacionales son clave pero aun están más complicadas ahora

Si. La verdad es que este sector está en su peor momento, el más crítico de la historia. Somos el único sector, incluso dentro del turismo que no pudo volver a la actividad. Hace un año que no facturamos. El sector pone toda la energía en estar muy cerca de las autoridades sanitarias para juntos trazar una agenda que le de algo de previsibilidad a esta industria y que nos permita, mínimamente, recuperar la actividad. Va a ser muy lento pero necesitamos volver.

¿Cómo puede cuantificar el impacto de la pandemia hasta ahora en el sector?

El año pasado dejó más de $ 40.000 millones perdidos. Si este segundo semestre volvemos a funcionar la perdida sería de 20.000 más aproximadamente. Lo que sí hay es mucho cierre de empresas, principalmente proveedoras que no han podido resistir o se han tenido que reconvertir y una situación muy delicada de los hoteles y los predios. Gran parte de nuestro negocio sostiene el segmento corporativo de los hoteles. Hay hoteles en las principales ciudades del país cuyo 60% del core business es corporativo, incluyendo viajeros de negocios, congresos y convenciones. Esa hotelería hoy está cerrada. No tiene posibilidad porque al tener las fronteras cerradas y un turismo interno vacacional que no se hospede en esos establecimientos, no ve la salida. Por eso estamos poniendo el foco en los protocolos. Tenemos alrededor de 35 destinos del país ya preparados para esta actividad, ya logramos homologar más de 20 protocolos.

¿Cómo es la agenda entonces?

Hay algunos que vienen postergados de 2020 y de principio de este año. Los corrimos pensando más en la temporada de primavera. En septiembre, octubre y noviembre se va a concentrar toda la actividad. El resto ya pasó para 2022.

¿La estrategia es similar a la de otros países?

Asia ya volvió a la actividad con total normalidad, India con bastante reducción de aforo, Europa estaba para arrancar y los primeros eventos allí serán para finales de mayo en adelante ahora. Madrid anunció la realización de la FITUR a fines de mayo, Barcelona comunicó el World Congress. Los protocolos son estrictísimos: PCR y mil cosas. Creo que mucha restricción también desalienta al viaje. Además, la Unión Europea discute el pasaporte sanitario y hubo todo un debate porque se preguntan por qué un privado te puede pedir un requisito que va en contra de tu libertad individual. Está muy áspero el tema, genera situaciones particulares. La buena señal es que hay muchas empresas que se van animando, muchos lanzamientos de productos en formato híbrido.


Babino, de Western Union y Pago Fácil: "Ni en 2002 recibimos tantas remesas del exterior como ahora"


¿Cuáles son los cambios fuertes en la actividad?

Claramente, va a haber menor participación en la cantidad de expositores. estimamos un 30% menos de expositores, un 30% menos de público en el arranque. Por eso todos los organizadores están trabajando en acompañar la exposición presencial con una plataforma digital, para quien no pueda o quiera viajar. Es un cambio tecnológico que vino para quedarse en el mundo de las exposiciones. En el de las convenciones, hay una situación de cambio muy fuerte porque con la situación pandémica nadie piensa en movilizar 5000 médicos a una convención en Las Vegas. Va a haber una reducción muy importante de los espacios.

¿Cómo impacta en los costos todos estos cambios?

El problema inflacionario en la Argentina es una realidad al que estamos acostumbrados. Pero se está priorizando el hacer, la vuelta a la actividad más que las ganancias o de rentabilidad. Hay un trabajo mancomunado porque tenemos que poner en marcha el sector. La rentabilidad será inexistente o nula seguro, en todo caso vamos a perder un poco menos. Al menos facturaremos.

¿Qué otras actividades arrastra el freno en el sector?

En las ciudades de muchas provincias, por ejemplo, se vive del turismo corporativo. La infraestructura para este tipo de actividad se construye durante años y se puede destruir apenas en días cuando pasan cierres como los que hay.

¿Comparte la preocupación con Ceos de Messe Frankfurt en otras partes del mundo?

Claro. No hay tanta diferencia en lo que sucede en todo el mundo. En un momento teníamos la misma cantidad de vacunados que Alemania. El mundo está muy raro. Igual Latinoamérica no está tan bien vista. 

¿Pensaron en irse del país?

No, al contrario. La empresa reafirmó el compromiso de quedarse aunque otras compañías sabemos que no lo están haciendo. Por supuesto eso si están dadas las condiciones para retomar la actividad pronto.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios