Patrocinio

Garbarino está en la nueva camiseta de Boca pese al juicio que le inició el club

La cadena de electro está en una severa crisis financiera, con cierre de locales, sueldos impagos y reclamos de todo tipo de sus acreedores. Semanas atrás, la entidad deportiva fue a la Justicia contra la empresa. No obstante, la marca permanece en la casaca que presentó Adidas

Pese a que el club le inició un juicio ejecutivo por falta de pago, Garbarino parmanece como sponsor en la camiseta de Boca. Así quedó destacado -y, de hecho, fue tendencia en redes- con la presentación de la nueva casaca xeneize, que Adidas confeccionó para el equipo de fútbol más popular de la Argentina y cuyo diseño evoca a la enseña azul y oro que vistió el épico once campeón del Metropolitano 1981, que tuvo a Diego Maradona como bandera.

Garbarino estampó su marca en el dorso de la camiseta de Boca en octubre del año pasado, pocos meses después de que el empresario asegurador Carlos Rosales, protesorero de San Lorenzo de Almagro, comprara la mayor cadena de ventas de electrodomésticos de la Argentina. El acuerdo con el club, firmado hasta el 30 de junio de 2023, fue para que la insignia "Garbarino +" figure no sólo debajo del número de cada jugador -tanto del plantel masculino como femenino-, sino también en cartelería de La Bombonera (el mítico estadio xeneize), en las canchas de entrenamiento del complejo de Casa Amarilla y en el predio de Ezeiza, donde hoy se concentra casi toda la actividad futbolística del club (primera división e inferiores).

El convenio ambicionaba ir más allá de un mero sponsoreo deportivo. Prometía "múltiples activaciones" en conjunto y el desarrollo de "nuevas unidades de negoicos que acompañarán los éxitos deportivos".

La nueva camiseta de Adidas evoca el diseño de la del campeón de 1981, con Diego Maradona como estrella.

Así, la cadena se convirtió en la cuarta marca que se sumó a la camiseta de Boca, detrás de Qatar Airways (pecho), Axion Energy (mangas) y Río Uruguay Seguros (RUS). En diciembre, Axion, la marca de combustilbles de Pan American Energy Group (PAEG), finalizó su vínculo con el club. En estos días, habría ocurrido lo propio con RUS, según se desprende de las fotos de la presentación de la camiseta, donde la sigla del club (CABJ) reemplazó en los números a la de la aseguradora. 

Gracias al convenio con Garbarino, la de Boca se había consolidado como la camiseta más cara del fútbol argentino: más de u$s 20 millones anuales, entre lo que abona su proveedor técnico -Adidas; un piso de u$s 10 millones- y los auspicios de sus sponsors (era otro mínimo de u$s 10 millones entre los cuatro).

Aunque no se divulgó oficialmente cuánto prometió pagar Garbarino, se habló de un valor de patrocinio intermedio entre los u$s 6 millones al año que desembolsa Qatar y los u$s 2,5 millones que invertía Axion.

El ímpetu con el que Rosales ingresó a Garbarino a mediados del año pasado lo llevó a firmar iniciativas de sponsoreo también con River Plate, San Lorenzo y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Sin embargo, los supuestos del plan de negocios que esbozó el nuevo dueño lejos estuvieron de la realidad. Actualmente, la empresa está en crisis, con deudas por $ 10.000 millones, sueldos impagos con sus 3800 empleados, cierres de locales y reclamos de todo tipo de acreedor, pedidos de quiebra incluidos.

Por caso, Boca. El mes pasado, el club fue uno de los tantos que recurrió a la Justicia Comercial para exigir pagos.

Conocedores de estas batallas legales explican que era razonable que, pese al conflicto judicial tan fresco, la marca continúe en la nueva camiseta, aun al costo de imagen que pueda significar el vínculo con una empresa de tan opaco presente. La especulación es que el club no puede dar ningún tipo de argumento para que la otra parte alegue incumplimiento contractual.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios