Nueva demanda

Garbarino suma juicios: también Cencosud va a la Justicia contra la cadena

Tras la feria judicial, el grupo chileno le inició una demanda a la cadena de electrodomésticos, que acumula cheques impagos por más de $ 4900 millones. La firma, que alquila locales en varios shoppings del holding trasandino, ya enfrenta varios pedidos de quiebra

A medida que pasan los días y se profundiza la crisis de Garbarino, más empresas inician demandas judiciales contra el grupo empresario dueño de la mayor cadena de electrodomésticos y electrónica del país.

Al pedido de quiebra que presentó la financiera Credibal en junio y los reclamos que le iniciaron Aerolíneas Argentinas y Boca Juniors por saldos deudores en concepto de millas y publicidad en julio, ahora se sumó a la lista Cencosud.

Con la vuelta de Tribunales tras la feria judicial de invierno, la compañía de origen chileno radicó una demanda en el Juzgado Comercial 26, Secretaría n° 51, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, con la carátula de "sumarísimo".

Falabella lanzó una ingeniosa propuesta para ayudar a sus ex empleados a encontrar trabajo 

Consultadas al respecto, las empresas prefirieron no hacer declaraciones. Fuentes conocedoras de la crisis de Garbarino le sugirieron El Cronista que la demanda habría sido iniciada por saldos impagos de alquileres de los locales que la cadena ocupa en los shoppings de Cencosud.

El grupo chileno -dueño de las cadenas de supermercados Jumbo, Disco y Vea, y el retailer para el hogar Easy- es uno de los principales propietarios de centros comerciales de la Argentina. A nivel nacional, gestiona 18 establecimientos, bajo las marcas Portal y Factory, que suman alrededor de 1300 locales, con una superficie total de 600.000 metros cuadrados.

En el sector financiero, se estima que una parte de las deudas que la cadena tiene, que, según cálculos del sector, ya superan los $ 10.000 millones, corresponde a retrasos en el pago de alquileres. Solo en cheques rechazados, entre el 9 de septiembre de 2019 y el 27 de julio del corriente año, la empresa adeuda $ 4903 millones, según la Central de Deudores del Banco Central.

De acuerdo con las mismas fuentes allegadas a Garbarino, desde hace meses, a la par que empezó a demorar el pago de los sueldos a sus 3000 trabajadores, la cadena también dejó de abonar los alquileres de varias de las 105 sucursales que quedaron en pie de Garbarino y de las 46 de Compumundo.  

Más empresas recurren a la Justicia contra la cadena

"Es una situación que se replica también en otros locales, no solo los que pertenecen a Cencosud. Prácticamente, todos están atrasados en los pagos", sostiene un conocedor de la realidad que atraviesa la cadena.

Entre las principales sucursales que Garbarino tiene en las estructuras de Cencosud, se encuentran la ubicada en los shoppings Unicenter, Plaza Oeste, San Martín Factory, Portal Lomas, Portal Escobar, Portal Tucumán y Portal Salta. La mayoría trabaja en horario reducido, de 10 a 13 horas, y con el aforo pertinente por las medidas de distanciamiento social por el coronavirus.

Además de los reclamos de estos acreedores, se sumaron más pedidos de juicios ejecutivos, como el de Mobile Systems Sudamericana, que tiene a cargo la explotación de Sygnus Suite Argentina, una firma dedicada al diseño, la instalación y el mantenimiento de sistemas informáticos. 

Según la denunciante, Garbarino asumió la obligación de pagar el precio del soporte mensual del servicio, pero Sygnus no pudo cobrar el cheque electrónico por falta de fondos disponibles en la cuenta. 

Garbarino acumula denuncias judiciales

Mientras esperan una definición sobre el rumbo de la empresa, los trabajadores aguardan que la compañía presente una propuesta de pago, por los sueldos atrasados de abril, mayo y junio. Los empleados denunciaron que, además de los salarios de los últimos tres meses, la empresa dejó de realizar los aportes patronales y anuló el pago de las obras sociales.

Este miércoles se llevará a cabo una nueva audiencia con la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación, en la que participarán delegados gremiales y representantes de la compañía.

Desde hace ya varias semanas, se vienen realizando encuentros virtuales con el fin de acercar posiciones para detrabar el conflicto. Pero el tiempo transcurre y no hay definiciones. 

Ante la falta de respuesta, los empleados intimaron a la principal cadena a reabrir los locales que bajaron las persianas y preparan nuevas movilizaciones para hacer escuchar sus reclamos. No descartan recrudecer las medidas de protesta y encarar acciones conjuntas entre los tres gremios involucrados en la disputa: el Sindicato de Comercio, Camioneros y la Unión Obrera Metalúrgica.


Tags relacionados

Comentarios

  • AC

    Alfredo Campanelli

    03/08/21

    Garbarino va a la quiebra irremediablemente. Cuanto más la presionen más rápido quebrara. No tiene salvacion. A esta altura es más barato iniciar una nueva compañía que enterrar fortuna para salvar a la actual.

    0
    0
    Responder