Sin definiciones

Garbarino sigue jugando el comodín del inversor misterioso y gana tiempo

Tras una infructuosa reunión, habrá otra audiencia en el Ministerio de Trabajo en una semana para dirimir el conflicto gremial. La cadena estaría negociando con un nuevo interesado en sumarse como accionista del grupo, que ayudaría a regularizar las deudas

Garbarino intenta ganar tiempo a medida que se extiende su crisis. La mayor cadena de electrodomésticos y electrónica del país tendría las negociaciones avanzadas con un nuevo interesado en sumarse como accionista, que aportaría capital y la ayudaría a regularizar sus deudas.

La posible entrada del nuevo inversor fue comunicada por la compañía en una audiencia con representantes del Ministerio de Trabajo de la Naciónque tuvo lugar este miércoles de forma virtual.

Aunque en el entorno de la empresa hay hermetismo, participantes de la reunión aseguraron que los apoderados del retailer reconocieron que continúan las conversaciones y esperan que haya novedades la semana próxima.

Prepagas: la Justicia autoriza la suba que pidieron las empresas pero ordena recalcularla

En el encuentro que se llevó a cabo en la sede de la cartera laboral que dirige el ministro Claudio Moroni, no hubo definiciones sobre el pago de los sueldos retrasados y se fijó una nueva audiencia para el próximo miércoles. 

Los delegados sindicales exhortaron a la empresa a presentar el detalle del plan de acción del grupo inverso y precisar la fecha de cancelación de la deuda salarial.

"Se materializó un acuerdo estratégico con un grupo inversor integrado por profesionales expertos en gestionar empresas en crisis, en la búsqueda de solucionar la situación en la que se encuentra Garbarino. Se plantea una posible solución para la deuda salarial generada en estos últimos meses", asegura el acta que se firmó tras la audiencia, a la que tuvo acceso El Cronista.

Según conocedores de los movimientos de la compañía, el trabajo se enfoca en "recuperar la empresa, afrontar las obligaciones salariales y sanear las cuestiones atinentes a la compra de mercadería e insumos para el normal funcionamiento".

Los trabajadores marcharon al centro

"Si bien la entrada de un posible socio no asegura el inmediato pago de la deuda salarial, la empresa entiende que la semana que viene habría alguna novedad", señalaron fuentes allegadas al Sindicato de Comercio, el gremio que dirige Armando Cavalieri e intercede en la negociación salarial.

Por su parte, los trabajadores desconfían de la palabra de la compañía y aseguran que, hasta la fecha, no recibieron ningún compromiso de pago firme, ni hay estipuladas fecha y modalidades de cobro.

Contrarreloj, Garbarino intenta contener la tensión gremial que se desató cuando al principio del mes se cayó la propuesta de compra del empresario Facundo Prado, propietario de la firma de telecomunicaciones Supercanal Arlink.

Varios locales bajaron las persianas

A partir de entonces, se multiplicaron las quejas de los empleados, que denuncian que la empresa le debe los salarios correspondientes a abril, mayo y junio, el aguinaldo y aportes previsionales. Varios locales ya bajaron las persianas y los trabajadores continúan las tomas de sucursales en distintos puntos del país, en defensa de las fuentes de empleo.

El lunes, marcharon a la puerta de la Dirección Nacional de Relaciones del Trabajo, ubicada en Callao al 100, para visibilizar sus reclamos. Le pidieron al Gobierno nacional que intervenga y que "alguna autoridad dé una respuesta" sobre la continuidad de las 3800 puestos laborales en juego. De ahí, se movilizaron hasta el Obelisco, con pancartas y banderas, y cortaron la intersección de la 9 de Julio y Corrientes. El martes, hubo otra concentración.

El plan de lucha continuará "hasta tanto no haya una solución", "con medidas de acción directa y asambleas en los puestos de trabajo". No obstante, los empleados de la empresa están disconformes con la actuación del sindicato que conduce Cavalieri, quien hace un año bendijo la adquisición del grupo empresario por parte de Carlos Rosales, propietario también de la aseguradora Prof y un pool de radios que incluye Radio Continental.

Se suman más acciones judiciales

Con el paso del tiempo, las deudas crecen. Garbarino acumula 3330 cheques rechazados por más de $ 4803 millones, según la Central de Deudores del Banco Central (BCRA).

En la vía judicial, se iniciaron más causas. Al pedido de quiebra que presentó la financiera Credibal en junio, se sumó a la lista demandas de Aerolíneas Argentinas y Boca Juniors, con reclamos por saldos deudores correspondientes a millas y publicidad impaga, que radicaron en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. También le inició una acción Sygnus Suite Argentina, una firma dedicada al diseño, la instalación y el mantenimiento de sistemas informáticos.   

Hace un año, Garbarino tenía 200 locales a la calle y Compumundo, 46. Hoy, quedan 105 y 34 sucursales, respectivamente. De los 4325 trabajadores que había, quedaron 3800. Mientras tanto, las dos plantas que el grupo tiene en Tierra del Fuego, Digital Fueguina y Tecnosur, esperan reanudar su operación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios