Se agrava la crisis

Garbarino sigue cerrando locales: bajó otras 12 persianas en agosto

Sin novedades sobre la negociación con potenciales inversores ni acerca del pago de los sueldos que todavía le adeuda a sus empleados, la cadena continúa achicando su estructura. Cuáles son las sucursales que bajaron las persianas el mes pasado

La crisis de Garbarino se profundiza cada semana. A medida que pasan los días y no hay un panorama claro sobre su rumbo, la mayor cadena de venta de electrodomésticos del país continúa achicando su estructura para intentar sobrevivir. Agosto terminó con 12 locales menos. 

A los cierres de las sucursales de los barrios porteños de Once y Belgrano, se sumaron más bajas en la Ciudad, el conorubano bonaerense y el interior. Dejaron de funcionar locales en Villa del Parque, Lomas de Zamora, San Justo, San Miguel, Jose C. Paz, Quilmes, La Plata, San Martín, Florencio Varela, Jujuy, Río Negro y San Juan.

En diálogo con este medio, fuentes sindicales aseguraron que la empresa no notifica previamente a los trabajadores sobre los cierres ni las reubicaciones. "No recibimos ninguna comunicación formal. Los empleados afectados se enteran al tiempo que bajan las persianas. Es todo muy desprolijo", aseguró una delegada gremial.

Prepagas: por los aumentos, crece la contratación de planes de salud low-cost 

Así es que muchos están a la espera de cómo se resuelve su situación. "Por ejemplo, los empleados de la sucursal que cerró en San Justo, sobre la calle Arieta, aguardan una definición. Otro caso es el de San Miguel. Allí, ya habían sido reubicados días atrás los que se desempeñaban en el punto de venta de José C. Paz. Todos ellos esperan ser relocalizados en Tortuguitas o Pilar, pero aún no hay una confirmación oficial", detalló la misma fuente.

En el grupo empresario, reina el hermetismo. No hay novedades sobre cómo avanza la negociación con potenciales inversores ni cuándo se cancelará el total de la deuda salarial con los casi 4000 empleados. Consultada al respecto, la compañía no dio declaraciones.

En este contexto de incertidumbre, ya pasaron más de dos semanas desde que Pablo Moyano, secretario adjunto de la Federación de Camioneros, le lanzó un ultimátum a la cadena para regularizar el pago de los sueldos que adeuda desde hace más de tres meses. El plazo que Moyano hijo le dio a Garbarino venció el viernes pasado, pero desde el gremio aseguraron que todo sigue igual.

Garbarino comenzó a cancelar parte de la deuda salarial

A los 200 trabajadores que desarrollan tareas en el centro logístico de La Tablada, adheridos a Camioneros, todavía les falta cobrar un sueldo y el aguinaldo. Distinta es la realidad de los empleados de las sucursales, adheridos al Sindicato de Camioneros, liderado por Armando CavalieriRecibieron cerca del 20% del total de la deuda, en forma dispar. 

El criterio de pago generó polémica y reavivó el conflicto gremial. Un listado que elaboró Garbarino, y que circula entre los delegados gremiales de la cadena, detalla el cobro por trabajador. Únicamente le abonó a los empleados de las sucursales que permanecen abiertas.

De acuerdo al documento, al que accedió El Cronista, le pagó a 1817 empleados de 2153 que trabajan en locales. Excluyó a 335 que se desempeñan en puntos de venta que bajaron las persianas, "ya sea por decisión de la compañía o los mismos empleados". Así, dejó fuera de este primer depósito a quienes presentaron embargos de mercadería y realizaron acciones sindicales.

El pago de sueldos fue parcial y dispar

Sin definiciones, la Federación de Comercio y las distintas seccionales del Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio Afines (Seoca) siguen exigiéndole a la empresa una respuesta sobre el futuro de las fuentes laborales. En este sentido, afirmaron que continúan intimándola a que agilice el mecanismo y se encuentran dialogando con el Ministerio de Desarrollo Productivo y el Ministerio de Trabajo, para garantizar el pago.

La empresa empezó a depositar parte de los salarios adeudados con fondos que el Gobierno de la Ciudad le retuvo y le devolvió por medio de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP). El ente recaudador le reintegró más de la mitad del total del saldo (que totaliza $ 400 millones) y la empresa aguarda la restitución del monto pendiente, que se encuentra en etapa de verificación.

Este miércoles se llevará adelante una nueva audiencia entre los representantes de Garbarino y delegados gremiales, donde se espera que se generen avances. 

Mientras tanto, la compañía continúa achicando su estructura para mantener la operación al mínimoEl 15 de septiembre saldrá a remate la mayoría del paquete accionario de Compumundo, la cadena que también pertenece al grupo empresario que compró Rosales en junio de 2020. Se subastarán 58.650.000 aciones, equivalentes al 51% del capital social de la empresa.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios