Se cayó su venta

Garbarino cierra más locales y crece el desconcierto por su futuro

Esta mañana, algunas tiendas amanecieron con las persianas bajas. Los empleados denuncian retrasos en los sueldos y exigen una respuesta sobre la continuidad de los 3800 puestos. La cadena de electrodomésticos, que sigue buscando inversores, niega el cese de sus operaciones

A medida que pasan los días y no se concreta la entrada de inversores, la crisis de Garbarino se profundiza. La empresa cerró más locales en distintos puntos del país y se reavivó el conflicto con los trabajadores, que denuncian retrasos en el pago de los sueldos y le piden a la compañía una respuesta sobre la continuidad de las 3800 fuentes laborales en juego.

El Sindicato de Comercio informó que continuará con su plan de lucha, a la espera de una pronta solución. Este jueves por la noche, algunos empleados tomaron las sucursales, en defensa de los puestos de trabajo, según imágenes difundidas en las redes sociales. 

La entidad le ordenó a los trabajadores encuadrados dentro del gremio que permanezcan en los locales de atención "con el fin de exigir una respuesta frente a la crítica situación de la compañía".

Falabella remata sus productos en Sodimac: qué se puede conseguir con 50% de descuento

"Se decidió luego de que trascendiera que la empresa solicitaba al personal gerencial el cierre de los locales a partir de las 15 horas, sin fecha cierta de apertura. Fue entonces que se dispuso la medida", comentaron fuentes cercanas al sindicato que dirige Armando Cavalieri. 

La Asociación de Empleados de Comercio de Rosario (Santa Fe), aseguró que al cierre de la sucursal ubicada en la peatonal Córdoba al 1200 de esa ciudad, se sumaron otras tres bajas: las situadas en los shoppings Alto Rosario y El Portal, y la que funciona junto a un hipermercado de la zona sur. Denunció que lo mismo ocurrió con otras de la Ciudad y el Gran Buenos Aires.

"Estamos ante un lockout patronal. Los empleados recibieron la orden de cerrar los locales", afirmó el secretario gremial de la entidad, Juan Gómez, en declaraciones al programa "El primero de la mañana" de Radio LT8.

Esto provocó que, durante el viernes, se viralizaran versiones sobre el cierre definitivo de la empresa.

Después de las protestas de este jueves a la noche, varios locales reabrieron, pero otros amanecieron con las persianas bajas y todavía permanecen sin actividad. Fuentes cercanas a la cadena negaron el cierre total y aclararon que "la mayoría de los puntos de venta están abiertos".

Según pudo saber El Cronista, Garbarino dio la directiva de cerrar solo aquellos locales "cuya situación pudiese implicar un riesgo para la integridad física de las personas, tanto empleados como clientes, y de los bienes, la mercadería y el mobiliario". "El cierre es temporal hasta que se defina la situación. Luego, se evaluará cómo continuar", precisaron.

Asimismo, aseguraron que hubo un avance en el pago de los sueldos, que obedece al Repro acreditado directo en las cuentas de los empleados. "En esos casos, la mora corresponde a una parte mínima del salario de abril y un 75% a mayo", detallaron, y argumentaron que el sueldo de junio aún no entró, ya que todavía se cursa el plazo legal para su pago.

Después de rechazar la oferta de compra que propuso Facundo Prado, propietario de la firma de telecomunicaciones Supercanal Arlink, Carlos Rosales, dueño de la cadena, busca contrarreloj el ingreso de socios.

El empresario no se da por vencido y ya negocia con nuevos interesados en adquirir el retailer más grande de electrónica y electrodomésticos del país, que acumula deudas por más de $ 4629 millones en cheques rechazados, según la Central de Deudores del Banco Central (BCRA). 

En la búsqueda de un plan B, ya mantiene conversaciones con dos candidatos, cuya identidad aún no trascendió. "Es confidencial. Se revelará en tanto haya avances. Se escuchan otras alternativas. Habrá reuniones con potenciales inversores para encontrar una solución", explicaron desde la compañía.

En la búsqueda de un plan B, Garbarino a mantiene conversaciones con dos candidatos, cuya identidad aún no trascendió

La "solución" que se busca es la incorporación de socios, a cambio de un porcentaje accionario, para regularizar la delicada situación que atraviesa la cadena. "La idea no es venderla en su totalidad", aclararon.

En este sentido, indicaron que la intención es preservar la marca y continuar con el proyecto de reconversión, "más allá de regularizar las demoras en los pagos, en pos de alcanzar su recuperación y sostenibilidad".

En este escenario, Garbarino intentará acelerar las conversaciones para que se concrete, cuanto antes, la inyección de capital fresco, que significaría un respiro a su situación financiera.

El reclamo de trabajadores

La entrada de Rosales a la compañía se produjo hace apenas un año, en junio de 2020. El empresario también es propietario de un pool de radios, que incluyen Radio Continental AM 590, Los 40 Principales FM 105.5, la FM 104.3 y las plataformas digitales de cada una de ellas, que le compró en enero al grupo español Prisa. Además, es presidente de la aseguradora Prof y protesorero de San Lorenzo de Almagro.

El deal de Garbarino incluyó la adquisición de otras cinco firmas: su vertical de turismo (Garbarino Viajes), la cadena Compumundo, las fábricas Digital Fueguina y Tecnosur en Tierra del Fuego, y la financiera Fiden. Hasta entonces, el grupo estaba en manos de los hermanos fundadores, Daniel y Omar Garbarino, que se desprendieron del 100% de sus acciones. También, se busca un socio para estas unidades.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios