Crisis del retail

Garbarino: Camioneros y Comercio se meten en el conflicto y presionan al Gobierno para que intervenga

Los gremios se unieron en una movilización encabezada por Pablo Moyano y Ramón Muerza. Amenazaron con volver a manifestarse el viernes, si no reciben un compromiso de pago.

Los sindicatos se meten en el conflicto de Garbarino, en medio de la tensión con los trabajadores, que escala ante la falta de pago de salarios desde hace más de tres meses. 

Pablo Moyano, secretario general adjunto de la Federación de Camioneros, y Ramón Muerza, dirigente y principal opositor a Armando Cavalieri en la Federación de Empleados de Comercio y Servicios, le exigieron al Gobierno que intervenga en la crisis que atraviesa la mayor cadena de venta de electrodomésticos del país y amenazaron con realizar otra protesta el viernes, si no reciben antes una respuesta. La mayoría de los 3800 empleados de Garbarino pertenecen a Comercio. Camioneros tiene afiliados a los operarios de su centro logístico, de La Tablada.

Ambas fuerzas realizaron una alianza gremial en una protesta que se llevó adelante esta mañana en Juncal y Cerrito, frente a las oficinas administrativas de Grupo Prof, la aseguradora de la que Carlos Rosales, dueño de la cadena de electro, también es propietario.

Cepo cambiario, cierres de empresas y conflictos: en qué trabajan los grandes estudios de abogados

Moyano le pidió al Gobierno que reparta subsidios a los empleados afectados y alertó sobre una posible nueva manifestación. "Si no recibimos un compromiso de pago, nos movilizaremos al Ministerio de Producción", anticipó.

No es la primera vez que el gremio intercede por los 180 colaboradores que se desempeñan en el sector de logística de la firma. En marzo, negoció un bono extraordinario de $ 100.000 para los trabajadores del centro de distribución de La Tablada, como una "compensación económica" por el cambio de manos de la empresa, similar al que recibieron empleados de otras empresas tras su venta. También, en las últimas semanas, organizó protestas frente al predio. 

"Lamentablemente, esta empresa comenzó a decaer. Hace seis meses que no funciona y no paga los salarios. El centro logístico está cerrado, los locales también. Exigimos que se hagan cargo y den tranquilidad a los trabajadores", señaló.

Pese a las sucesivas audiencias que se realizaron con la intermediación del Ministerio de Trabajo, la cartera que dirige Claudio Moroni, los dirigentes gremiales aseguraron la empresa no da muestras de ofrecer una solución en el corto plazo.

Este martes, la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) hizo efectivo el reintegro de la mitad de los fondos que le retuvo, alrededor de $ 225 millones. La semana pasada, Comercio informó que realizó gestiones para colaborar en su resolución. Aún resta la devolución de la otra mitad del saldo, que se encuentra en etapa de verificación fiscal por parte del fisco de la Ciudad.

"Están en la miseria los trabajadores. Los ministerios de Trabajo y de Producción están ausentes, les pedimos que intervengan", sostuvo Muerza.

Manifestantes protestan por la crisis de Garbarino

Los manifestantes coparon la calle Juncal al 1100, con banderas, bombos y bombas de estruendo. La movilización implicó el corte de tránsito y en el lugar se montó un operativo policial, del que participaron también Infantería y Bomberos.

La agrupación "Autoconvocados Garbarino" invitó a toda la comunidad "a apoyar la lucha, de forma presencial o desde las redes sociales, sin banderismos políticos y dejando de lado todo tipo de ideologías".

"Convocamos a una manifestación en defensa de los derechos laborales, con el objetivo de visibilizar la angustiante situación que atraviesan las 4000 familias que le dan vida a la compañía. El fin es conservar las fuentes de trabajo, regularizar los sueldos adeudados, los aportes, los bonos y el aguinaldo, y recuperar el acceso a la cobertura médica que fue arrebatada en plena pandemia", señaló en un comunicado que difundió el comité de organización, y aclaró que se respetaría el distanciamiento social y la realización de una movilización pacífica, "como las anteriores".

Del encuentro participaron no solo empleados de la cadena, sino también de las otras unidades de negocios del grupo, como Compumundo, Garbarino Viajes y la financiera Fiden. Los operarios de las plantas Digital Fueguina y Tecnosur -ubicadas en Río Segundo, en Tierra del Fuego, y paralizadas desde fines de abril- se sumaron con acciones propias en el extremo sur del país, al igual que en otros puntos del interior.

Intereses ocultos

Pero hay más que un simple acompañamiento a los trabajadores. Detrás de la jugada, se esconde una puja gremial. Muerza representa al ala opositora que lidera Cavalieri, titular de Comercio e histórico rival de los Moyano.

En junio del año pasado, cuando Rosales compró Garbarino, Cavalieri le dio su "bendición". Pero la actuación del líder sindical en la crisis de la cadena no cayó bien a sus afiliados, que reclamaron su mayor presencia, un hecho que Muerza tomó a su favor.

El dirigente tiene previsto presentarse a las elecciones internas del sindicato el año próximo e intentará destronar de la conducción a Cavalieri, que, en los últimos comicios, en septiembre de 2018, le ganó por 461 votos.

Moyano y Muerza en la movilización

Es por ello que Muerza, en busca de su apoyo, se unió al clan familiar de Camioneros, que aspira a poner un pie en la organización mercantil, la de mayor representación del país, con más de 1 millón de trabajadores afiliados. El moyanismo ya le dio su palabra que le otorgará respaldo económico y político. Apuntará a convencer al kirchnerismo de los supuestos beneficios que le generaría al Gobierno desplazar a Cavalieri. 

En tanto, mientras pasan las semanas, la situación de Garbarino es cada vez más crítica. Crecen los pedidos de embargos por parte de empleados y dueños de locales que deben el pago de alquileres, en el intento de retener mercadería y asegurarse el cobro. A la par, se profundiza el cierre de sucursales y aumentan los pedidos de quiebra. 

A las demandas que le iniciaron Boca Juniors, Aerolíneas Argentinas y Credibal, se sumó una última de CencosudEl grupo chileno que gerencia 16 shoppings en la Argentina quiere desalojar a Garbarino y Compumundo de los locales que ocupan ambas marcas en sus centros comerciales. 

Por su parte, la compañía le pidió auxilio financiero al Gobierno en una reunión que su management tuvo con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Le solicitó su intermediación para conseguir financiamiento a través de un crédito del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y así obtener fondos que le permitan reactivar su operación. Por ahora, no hubo respuesta y en el sector creen que la única salida posible, a esta altura, es la judicial. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios