Mujeres en negocios

Gabriela Balestrieri, de Santander: "La pandemia nos obligó a mejorar nuestra atención al cliente"

La gerente de Marketing del Banco Santander encontró en la pandemia una oportunidad.

En 1998 Gabriela Balestrieri ingresó en el sector de Operaciones del entonces Banco Río (hoy Santander) y nunca más se fue. Por ese entonces estudiaba para ser contadora y Administración en la Universidad de Buenos Aires, pero el trabajo se antepuso a la academia.

En esa primera posición estuvo cerca de dos años, hasta que le propusieron ingresar en el sector Comercial, relacionado con las tarjetas de crédito y de débito. En 2001, llegó el momento de pasar al área de promociones, para trabajar con la propuesta de valor del banco y patrocinamiento de espectáculos.

"Desarrollamos el punto de venta para tarjetas de crédito en Garbarino. Se otorgaban al instante con solo cinco requisitos, lo que era una novedad para la época", recuerda Balestrieri, que desde 2007 se desempeña como directora de Marketing del banco y en la actualidad tiene el mismo puesto para todas compañías del Grupo Santander.

Ser mujer no fue un inconveniente para escalar posiciones en la entidad, asegura. Todos los ascensos fueron logrados por mérito.

Sin embargo, reconoce que durante mucho tiempo fue la única mujer dentro de las salas de reuniones, tanto dentro del banco como con proveedores y clientes.

"Nunca sentí discriminación ni que fuera negativo ser mujer. Tampoco que me ayudara por la existencia de cupos. Lo que me destacó fue siempre la pasión por el trabajo y por formar grandes equipos. Si nos piden 10, hacemos 20", dice y cuenta que le quedan muy pocas materias para completar la licenciatura en Comercialización de la UADE.

De todos los años que lleva en el banco, 2020 fue el que más desafíos le planteó. El contexto de pandemia obligó a esforzarse en la atención al cliente interno y externo, para lograr que todos se sintieran seguros.

"Nunca había hecho teletrabajo y los primeros días tuvimos vértigo por todo lo que estaba pasando en el mundo", recuerda.

En los primeros tres días de home office, el área que dirige presentó cerca de 20 ideas de comunicación para ser pioneros en el abordaje de la pandemia. Y varias de ellas vieron la luz.

Uno de los desarrollos que más destaca fue realizado en conjunto con el área de Sistemas. Su objetivo fue evitar que los adultos mayores tuvieran que hacer colas al rayo del sol para poder operar en las sucursales. "Hablábamos más que cuando estábamos trabajando todos juntos en el banco", rememora.

La clave del éxito de todos estos meses, asegura, estuvo efectivamente en la comunicación. En los primeros días de cuarentena, se juntaba con su equipo directo todos los días y una vez a la semana con los equipos de sus reportes.

Balestrieri cree que muchos de los cambios que llegaron con el Covid vinieron para quedarse. Entre ellas, la posibilidad de trabajar en casa y mantener la productividad que se tenía en la oficina. Sin embargo, sostiene que el desafío va a ser volver a la presencialidad, sin abandonar del todo la virtualidad.

En sus momentos libres, disfruta de estar con su marido y sus dos hijos. Exjugadora de hockey, aún disfruta la vida al aire libre y de actividades como el running y la bicicleta

El texto original de esta nota fue publicado en la edición 327 de la Revista Apertura.

Tags relacionados

Comentarios

  • SS

    Susana Salomon

    09/03/21

    Excelente Nota, un ejemplo de mujer y liderazgo...!

    Ver más

    0
    1
    Responder