Industria automotriz

Fate advierte sobre cortes de producción por restricciones cambiarias y el Gobierno sale a cruzarla

En una carta a sus clientes, la fabricante de neumáticos alertó sobre un freno de su planta por falta de insumos. El Banco Central desmintió que la empresa tenga problemas con sus dólares para importaciones. Javier Madanes Quintanilla, dueño de la firma, descomprimió la tensión

La fabricante de neumáticos Fate le advirtió a sus clientes que, por las nuevas restricciones impuestas por el Banco Central, que impide a las empresas que importan bienes del exterior realizar pagos anticipados, se quedaría sin las materias primas suficientes para la fabricación de sus productos. Así lo expresó Miguel Canay, gerente comercial de la compañía, en una carta que empezó a circular este jueves.

"Atento a que nuestros proveedores de materias primas requieren como condición comercial dichas modalidades de pago (pago anticipado y pago vista) para el suministro de los bienes, nos vemos imposibilitados de ser provistos de la materia prima necesaria", señaló. 

"La situación informada, la cual resulta imprevista e inevitable, y que va más allá de nuestra voluntad, tiene como consecuencia inevitable la parada en la producción y la reasignación de los productos que se encuentran a disposición para la venta", agregó el ejecutivo en la misiva.

www.cronista.com/apertura-negocio/empresas/dow-frena-el-cierre-de-su-planta-de-san-lorenzo

Ante la relevancia que cobró el caso, desde el Banco Central afirmaron que se pusieron en contacto con la empresa por la trascendencia pública de la carta y sobre los posibles inconvenientes en su línea de producción por falta de insumos importados. "La empresa manifestó que no registra ningún atraso en la fabricación ni debió paralizar ninguna línea de producción. En la misma línea se pronunció la cámara sectorial", remarcaron.

A la respuesta que difundió el Central, se sumó la reacción de algunas fuentes de la entidad que apuntaron directamente contra Fate. Contrastaron la carta de la empresa nacional con la inversión que una multinacional del sector (Pirelli), había puesto en marcha ayer (u$s 10 millones para iniciar la producción de neumáticos de motos en su planta de Merlo). "¿Habrá perdido mercado y busca culpables?", dispararon.

Tras los dichos del Central, Javier Madanes Quintanilla, presidente de Fate, salió a descomprimir la situación y explicó que la situación está en vías de resolverse. "Nos obligó a hacer un análisis de los insumos críticos que se pudieran presentar en el proceso de producción y esto nos llevó a acercarnos al Banco Central para explicar que tal vez íbamos a tener la necesidad de recibir una excepción para el pago a la vista", comentó el empresario, que se reunió esta semana con el presidente Alberto Fernández.

El martes, Madanes Quintanilla participó del almuerzo que el Presidente compartió con un grupo de grandes empresarios nacionales. Y el miércoles, firmó con Fernández, el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el Secretario de Energía, Darío Martínez, un acuerdo por el precio de la energía que paga Aluar -la otra gran empresa de la familia Madanes Quintanilla- para abastecer a su planta de Puerto Madryn, un convenio que le permitirá a la fabricante de aluminio incrementar su producción en 106.000 toneladas y elevar sus exportaciones, actualmente de u$s 460 millones anuales, en otros u$s 250 millones.

"Les explicamos a los clientes que nos íbamos a tomar 72 horas para generar las medidas correctivas. En ningún momento, dijimos que quedaba desabastecido el mercado ni que esta se trataba de una medida a largo plazo. Ni bien nos comunicamos con el Banco Central se pusieron a disposición para trabajar en alguna resolución de excepción para no alterar el proceso fabril. Se nos recibió y se nos atendió de una manera muy diligente", indicó Madanes Quintanilla.

La carta enviada a los clientes

En ese sentido, Madanes Quintanilla aclaró que se trató de la manera más correcta de informar un peligro existente y por eso la nota mencionó los efectos que podría causar una demora prolongada en la aplicación de esta medida. "Es decir, si se sostiene por demasiado tiempo", explicó. Es que, desde el mismo Gobierno, dejaron trascender que podría extenderse hasta después de las elecciones de noviembre.

"Estamos trabajando con muy buenas perspectivas de que esto quede resuelto con el Banco Central entre este jueves y las próximas 48 horas para asegurar que no exista ningún insumo crítico que afecte el normal abastecimiento", concluyó.

A comienzos de octubre, el Gobierno ajustó el cepo cambiario para afrontar la demanda adicional por los dólares financieros que había registrado en las semanas anteriores. Se implementaron nuevas medidas de la Comisión Nacional de Valores (CNV) para separar las operaciones tradicionales de contado con liquidación con la compraventa de bonos de la nueva variante llamada dólar 'Senebi', que no está alcanzado por regulaciones y que tiene un precio más alto.

Fate abastece a más de la cuarta parte del mercado de reposición

El Central, en tanto, modificó el mecanismo para el pago anticipado de importaciones. La medida dispuesta aplica en los casos en que se estén realizando importaciones por mayor valor del ingresado. La medida está vigente hasta el 31 de octubre.

"Hasta fin de mes, la empresa pudo acomodarse. Pero empezó a advertirles a sus clientes que, si se prorroga la norma, tendrá problemas", explican fuentes de la industria automotriz. Apuntan que el martes, durante la visita del Presidente a la planta de Toyota para la presentación del proyecto de Ley de Movilidad Sustentable, la situación de Fate ya estaba en boca de varios de los asistentes.

Fate es la principal compañía argentina de fabricación y exportación de neumáticos. Emplea en forma directa a más de 2000 personas y es parte del mismo grupo empresario que Aluar, el productor de aluminio. Tiene su planta de neumáticos en la localidad bonaerense de San Fernando, a 30 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, con una capacidad productiva de más de 5 millones de unidades por año.

La empresa abastece en la Argentina un poco más de la cuarta parte de la demanda del mercado de reposición. Sus exportaciones alcanzan casi dos tercios de la producción total y se destinan Europa y los Estados Unidos, entre otros mercados.

En los últimos años, había atravesado una situación compleja, afectada -principalmente- por la invasión de neumáticos importados de China. En febrero de 2019, luego de tres balances en rojo, Fate solicitó la apertura de su proceso preventivo de crisis, algo que el Ministerio de Trabajo le concedió al mes siguiente. En ese momento, la empresa necesitaba recortar uno de sus cuatro turnos de producción, lo que implicaba la reducción de 450 puestos en su planta.

"Hubo que hacer un aporte de capital de los accionistas. Se trabajó mucho después del ingreso en el proceso preventivo de crisis", explicó Madanes, en una entrevista que El Cronista publicó a inicios de este año. En ese momento, la empresa todavía tenía a 350 personas licenciadas. "Comparativamente con los ejercicios anteriores, estamos en una mejor situación", decía, ya que la restricción cambiaria, también, significaba una barrera de contención a los neumáticos brasileño y chinos para el mercado de reposición local, el segmento más fuerte de la empresa.

Tags relacionados

Comentarios

  • MH

    MarcTeen HC

    15/10/21

    Se hunde todo... explotó la inflación en la última semana de septiembre, y en octubre será peor todavía. Con cepo y todo el BCRA no puede frenar la fuga de dólares y está tomando medidas desesperadas. Yo creo que en Diciembre o Enero colapsa todo y dejan floar por un tiempo el dolar.

    0
    0
    Responder