Éxito de ventas

Remates de Falabella: los descuentos del stock y un boom de ventas que sorprendió a todos

Las subastas fueron furor y agotaron el stock disponible que le quedó en los últimos locales a la cadena chilena en retirada. Los motivos que explican la tendencia

Las subastas de Falabella fueron furor, a tal punto que se vendió todo. Las casas de remates califican al fenómeno como un "éxito total", no solo por la excelente performance en las ventas, sino también por la alta participación: los eventos superaron al promedio habitual de visitantes.

Luego de que la cadena chilena anunciara el cierre de operaciones en la Argentina, tanto de su plataforma de e-commerce como de todos sus locales, puso a la venta el stock remanente que le quedó en las últimas sucursales que bajaron las persianas.

En junio, se realizaron tres subastas, a cargo de Adrián MercadoNarvaezbid y De La Fuente Subastas. En ellas, se remató mobiliario y equipamiento, como estanterías, mesas y grupos electrógenos, por nombrar algunos objetos. Las tres empresas hacen un balance "más que positivo".

Garbarino cierra más locales y crece el desconcierto por su futuro

Varios motivos explican la tendencia. Por un lado, la oportunidad en las ofertas, en un momento en el que se busca abaratar. El precio base de los artículos que salieron en remate estaba rebajado hasta un 60%. 

"Cuando una cadena como Falabella se va del país, deja productos de buena calidad que les permite a empresas más chicas adquirirlos por la mitad de lo que cuestan nuevos. Es la única forma que tienen de conseguirlos a precios accesibles. De lo contrario, no podrían acceder", dice Adrián Mercado, titular de la firma homónima.

En el remate que realizó la compañía el 10 de junio con el sobrante del local del shopping Unicenter, se vendió desde el primer ítem hasta el último. "Tuvimos más de 600 personas conectadas en simultáneo, cuando el número habitual no supera las 200", expresa Mercado. 

También jugó a favor la relevancia mediática que tuvo el tema, sumado a que los productos eran atractivos: "Estuvo en agenda y hubo un amplio surtido a disposición del público, de una marca que llama la atención", asegura. Anteriormente, la firma se encargó del remate del local que Falabella tenía en el shopping Alto Avellaneda.

Las subastas fueron furor

A ello, se le suma el boom que adquirieron los remates online en la cuarentena, que siguen la misma dinámica que la versión tradicional, pero en un auditorio virtual y con pujas en tiempo real. Las ofertas se aceptan desde el momento en que la subasta se publica y cualquiera puede participar sin costo ni obligación de compra, con inscripción previa.

Desde el comienzo de la pandemia, Adrián Mercado aumentó más de un 200% su facturación. La participación de la audiencia creció casi un 300% y contrató a 30 personas. "Antes estaba mal visto culturalmente comprar en remates. Este prejuicio desapareció. La modalidad virtual llegó para quedarse", sostiene Mercado.

Narvaezbid recibió más de 1300 ofertas para 57 lotes. "Se vendió todo y la respuesta del público fue excelente para el tiempo de exposición que tuvo. Se registraron más de 50.000 visitas por día durante la publicación de la subasta, que estuvo activa dos semanas, por la necesidad de venta rápida que tenía Falabella. Generalmente, las publicaciones duran entre tres y cuatro semanas", comenta Federico Failace, gerente de marketing de la plataforma digital.

La firma remató los productos de la sucursal de la peatonal Florida 202 con un precio base un 50% más bajo que el promedio del mercado. Los compradores fueron, en su mayoría, comerciantes, pymes, empresas de logística y depósitos.

Los remates agotaron el stock 

"Es complejo encontrar este volumen de productos usados a precios convenientes. De por sí, son difíciles de conseguir. El consumidor tuvo la ventaja de ver el catálogo desde la comodidad de la casa, todo en un mismo lugar", señala el ejecutivo.

Al igual que en el caso de Adrián Mercado, el contexto favoreció a Narvaezbid. "Siempre tuvimos una alta participación virtual. El 98% de nuestros clientes ya compraba con esta modalidad. Con el coronavirus, se terminó de consolidar la tendencia", indica Failace.

La compañía forma parte del grupo Superbid, que, con presencia en ocho países, es el principal marketplace de subastas corporativas de América latina. El año pasado, superó el millón de usuarios en la Argentina y cuenta con más de 180.000 compradores registrados.

Las subastas fueron furor

"Tenemos una audiencia de usuarios asiduos que ingresa al sitio de forma habitual, independientemente de los interesados que buscan algo puntual. Subimos subastas todos los días, que incluyen, además de activos corporativos, relojes y obras de arte", detalla Failace.

De La Fuente Subastas también agotó todo el stock que quedó en el local de Rosario (Santa Fe) el 15 de junio. "Fueron 100 lotes a los que accedieron participantes de todo el país", afirma Gustavo De La Fuente, titular de la empresa cordobesa dedicada a la actividad desde hace más de 25 años. 

En total, hubo 171.931 visitas y 22.107 espectadores en vivo. "Con el aislamiento, debimos aggiornarnos al formato virtual. La venta es más fluida y no requiere que la presencialidad", destaca el directivo.

Los productos se vendieron con un 60% off

El 26 de marzo, la empresa remató el mobiliario de Falabella en Córdoba, para la cual la agtech Rural.Ar, su aliada tecnológica con la que lleva adelante todos los meses iniciativas de este tipo, aportó el soporte técnico. "En ambas ocasiones, tuvimos una buena reacción del público", reconoce De La Fuente.

Con la crisis, muchas empresas con stock inmovilizado liquidaron activos para generar liquidezLas casas de remates vislumbran la continuidad del crecimiento de la industria, con una oferta y demanda pujante.

Después del éxito de las subastas, finalmente llegó la liquidación que muchos estaban esperando, con las últimas prendas de indumentaria, accesorios y objetos de decoración y hogar que le quedaron a la marca de tiendas departamentales. Se encuentran un 50% rebajados en dos de los locales que tiene Sodimac, que pertenece al mismo grupo empresario: en las sucursales de Vicente López (Avenida del Libertador 77) y San Martín (Avenida San Martín 421).

Consejos para sacar ventaja

Para quienes empiezan a dar los primeros pasos en este mundo, es clave tener en cuenta las sugerencias de los especialistas:

  • Saber fijar el precio: pagar por encima del valor de mercado del bien ofrecido es un error, salvo que se trate de un objeto con significado simbólico o casi imposible de encontrar en otro lugar. Se recomienda averiguar precios y en base a eso calcular el monto.
  • El momento de participar: una vez que se determina el valor, llega el momento de la puja, que puede estar fijada por el martillero o ser libre. Si es libre, hay que estar atento para vencer a los oponentes.
  • Ser firme: la clave es ser firme con el precio que se está dispuesto a pagar. El objetivo es conseguir el valor más bajo posible.
  • Cómo ganar: el tiempo que pasa entre puja y puja es breve, hay pocos segundos para decidir si elevar la oferta. Un buen manejo del timming es necesario para ser el último en ofertar antes de que baje el martillo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios