Tejedurías Naiberger

Fabricante de lencería Perlea y Perfect Body entra en crisis y suspende actividad

La empresa está en concurso preventivo desde 2017. Agravó su situación cuando perdió la licencia de Maidenform. Ahora, acumula tres pedidos de quiebra y solicitó que su intervención judicial. Emplea a 122 personas, que se protestan en la planta

En concurso preventivo desde 2017, la empresa Tejedurías Naiberger, dueña de las marcas de lencería Perlea y Perfect Body, pidió su intervención judicial y suspendió la actividad de su fábrica en Villa del Parque, donde emplea a 122 personas.

La decisión de la textil se da como consecuencia de la caída de las ventas y las complicaciones para operar en plena pandemia. "Durante más de nueve meses del año 2020, la sociedad que represento se encontró con su establecimiento cerrado y sin producción, a causa del ASPO dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional", remarcó la firma textil, en su última presentación en el expediente judicial, a través del cual solicitó ser intervenida, debido a su crisis financiera. Su convocatoria de acreedores está radicado en el Juzgado Comercial 5, Secretaría 9, de la Justicia Nacional en lo Comercial.

Actualmente, la empresa tiene tres pedidos de quiebra en trámite, promovidos por la ART Asociart, por una ex trabajadora y por una ex acreedora.

"Con esta solicitud (N.d.R.: la intervención judicial), se pretende no cerrar la empresa", resaltó el abogado de la empresa. "Las medidas que se solicitan tienen como único objetivo evitar la quiebra de Tejedurías Naiberger ", remarcó.

El frente de la fábrica donde ayer los trabajadores reclamaban por sus puestos de trabajo

En ese sentido, pidió que se convoque a los acreedores privilegiados a una audiencia, para evaluar condiciones posibles de repago. Además la empresa le solicitó a las asociaciones sindicales que agrupan a sus 122 trabajadores una mesa de diálogo para buscar alternativas de producción que redunden la continuidad de la empresa.

Tejedurías Naiberger nació en 1967, dedicándose a la fabricación y comercialización de ropa interior femenina. El incremento en los costos y la caída en las ventas, con la consecuente pérdida en los márgenes de rentabilidad, generaron que la compañía pidiera el concurso de acreedores en 2016.

En los últimos años, la crisis de la concursada se vio agravada por la pérdida del licenciamiento de la marca Maidenform, que Tejedurías Naiberger tenía desde 1969; el embargo de cuentas bancarias y el conflicto laboral por el despido de trabajadores, desencadenando en un desequilibrio económico y financiero que la llevó a tomar la determinación de su presentación en concurso preventivo, reseñó en su presentación judicial.

En asamblea, al ser notificados de la suspensión de la fábrica

La empresa es presidida por Carlos Horacio Naiberger, nieto del fundador. Sucedió en 2008 a su padre, Mauricio, quien manejó la compañía durante décadas y falleció en 2012. En 2008, la textil llegó a contar con más de 300 empleados pero la situación financeira de la firma y la crisis económica del país hicieron que, en la última década, sólo se quedara con un tercio de su personal.

"Estamos en una ocupación de la planta de trabajo para resguardar los puestos", le explicó a El Cronista Comercial Patricio Lewich, miembro de la Unión de Cortadores de la Indumentaria, sindicato que representa a los trabajadores de la empresa.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios