Negocios

Moyano y ex socios de Cristóbal López presionan para que se cierre la venta de OCA

El grupo Clear y Camioneros le pidieron al juez de la quiebra una audiencia para avanzar con el traspaso de los activos. El miércoles, síndicos, liquidadores y algunos acreedores habían cuestionado la forma con la que los patagónicos quieren terminar de pagar por la empresa

El grupo patagónico Clear y la Federación de Camioneros presionan para que Pablo Tejada, el juez a cargo de la quiebra de OCA, acelere el traspaso de los activos del operador postal, pese a que síndicos, liquidadores y algunos de los acreedores de la empresa objetaron el pago con el que los ex socios de Cristóbal López pretenden quedarse con la compañía.

En un escrito conjunto, Juan Ignacio González Pedroso, presidente de Clear Petroleum y de Clear Urbana -empresas que fundó el dueño de C5N y Radio 10, entre otros medios-, y Rodrigo Condorí Saldaño, apoderado de la Federación de Camioneros, solicitaron al juez que convoque a una audiencia "con el objeto de comenzar a analizar cómo se llevará a cabo el proceso de traspaso del personal y los bienes a la adjudicataria y, a su vez, el pago del saldo de precio de compra".

En consecuencia, Tejada llamó a una reunión el viernes próximo, 26 de marzo, a las 11 de la mañana, en la sede de su juzgado. Convocó a "la ineludible participación también de la sindicatura".

Lo hizo apenas horas después de que otras partes del expediente -en el que se define el futuro del mayor correo privado del país- rechazaran el seguro de caución por $ 141,75 millones con el que Clear quiso cumplir con el pago que debía para quedarse con la empresa. 

El monto equivale a u$s 1,5 millón al tipo de cambio del Banco Nación del 25 de febrero, día previo a la fecha de emisión de la póliza.

Síndicos, liquidadores y dos acreedores -las firmas estadounidenses Latin American Postal Acquisitions y Latin American Postal Acquisitions II- recordaron que, según lo previsto por el propio juez, ese pago tenía que ser en efectivo en dólares o en pesos (a la cotización del BNA del día anterior a la fecha del depósito). Precisaron que la opción del seguro de caución sólo es aceptable si la póliza está emitida en dólares, más allá de que pueda cancelarse en pesos, también al tipo de cambio de la fecha previa al momento de su ejecución, ante un eventual incumplimiento del comprador.

Nadie lo manfiesta explícitamente. Pero seguidores del expediente sospechan que es una maniobra para terminar pagando por OCA menos que los u$s 25,28 millones que se comprometió a desembolsar por la empresa.

Clear está conformado por Clear Petroleum, una empresa de servicios petroleros, y Clear Urbana, de limpieza y prestaciones sanitarias. Con origen en Comodoro Rivadavia, son dos empresas que fundó López a inicios de los '90. El ex dueño de Oil Combustibles cedió hace una década sus participaciones en esas sociedades a tres ex ejecutivos suyos: González Pedroso, Alberto Destefanis y Gustavo Lupiano. Hasta octubre de 2017, mantuvieron en sus directorios a los hijos de López, Cristóbal Nazareno (piloto de automovilismo) y Emiliano (dirigente de San Lorenzo).

Quebrada desde abril de 2019, OCA arrastra un pasivo que roza los $ 20.000 millones, entre los $ 4494 millones verificados en su concurso preventivo, iniciado en 2017, y la bola de nieve que generó luego una compañía que, a diciembre del año pasado, perdía más de $ 200 millones por mes

De más de 6000 empleados (90% afiliado a Camioneros) y 150 sucursales en todo el país, a fines de 2019, sus liquidadores la tasaron en u$s 37 millones. Tejada la sacó a remate por u$s 36,1 millones, entre un precio base de u$s 17,6 millones (a partir del cual se haría la subasta) y un monto fijo de u$s 18,5 millones para cumplir con deudas laborales, fiscales y previsionales (más del 80% del pasivo es con la AFIP). La licitacion fracasó.

El único interesado que cumplió con todos los requisitos que exigió el juzgado fue Clear. Por eso, Tejada le permitió hacer una oferta. Pero la rechazó. El grupo propuso pagar u$s 18,5 millones y cancelar el resto en 36 cuotas fijas, en pesos, a un tipo de cambio implícito de $ 75. El dólar, por entonces, ya rozaba los $ 83. Además, le negó otra de sus pretenciones: participar en la gestión de la compañía, desde febrero de 2019 en manos de una intervención judicial, a la que luego se sumaron el Gobierno nacional y Camioneros, que asumieron en conjunto la administración comercial.

También, respaldó el rechazo de la sindicatura, que planteó que, pese a que Clear prometía un desembolso total "del equivalente en pesos" a u$s 70 millones, entre la compra de los activos e inversiones a lo largo de tres años, en términos reales, su plan de negocios se basaba en un precio de compra de sólo u$s 6 millones. Al margen de que la situación patrimonial de las Clear no daba indicios de capacidad financiera para realizar la operación, ni había precisiones sobre alguna otra fuente de recursos para la transacción.

Tejada llamó a una nueva licitación. Esta vez, por un precio base 70% inferior: u$s 5,28 millones. Volvió a fracasar. Clear, de nuevo, fue, a criterio del juez, el único candidato con todos los papeles en forma.

Quince días después de haberle rechazado su primera propuesta, el magistrado le aceptó una nueva, que contó -y cuenta- con el entusiasta apoyo de Camioneros. Clear propuso una prima de u$s 6,78 millones sobre los u$s 18,5 millones fijos para el pago de deudas. 

Como muestra de la seriedad de sus intenciones, anticipó $ 440,88 millones, equivalentes a u$s 5,28 millones a la cotización del BNA del 23 de octubre, fecha previa al día de su depósito ($ 83,5) A cambio, accedió a participar en la gestión de OCA, donde ubicó a 14 colaboradores. Pese a que el juez habilitó a reducir hasta un 15% el plantel, Clear se comprometió a conservar todas las fuentes de trabajo.

Como nadie más compró el pliego para la segunda licitación, el 30 de diciembre, Tejada le adjudicó la empresa a Clear. En la víspera de la feria judicial de enero, le otorgó 20 días hábiles para cancelar el u$s 1,5 millón restante del saldo de precio antes de transferir los activos. Es decir, lo que faltaba de los u$s 6,78 millones de prima que ofertó. Le dio la opción de hacerlo en un pago en efectivo o a través de un seguro de caución, de una empresa "de primera línea". El 1o de marzo, Clear presentó la cuestionada póliza, emitida por la aseguradora Prudencia. Aseguró que la suma -$ 141,75 millones- estabaría cubierta por esta firma y otras dos: Premiar y Gestión.

Como el plazo máximo que había fijado el juez para transferir los activos es el 30 de agosto, si hasta entonces Clear no cumple con el pago pendiente y el juzgado debe ejecutar ese seguro, recibirá $ 141,75 millones y no el equivalente en pesos a u$s 1,5 millón en ese momento. "Por más que se termine pagando en pesos, la póliza debería estar emitida en dólares, para darnos cobertura cambiaria", cuestionaron síndicos, enajenadores y acreedores.

Además, tampoco hay alusión alguna a los u$s 18,5 millones que debe desembolsar para cumplir con los pasivos laborales y fiscales.

Pero, todavía, no se manifestaron los principales acreedores. O sí. En el pedido de audiencia a Tejada, Condorí Saldaño, que es el hombre de los Moyano adentro de la administración de OCA, se presentó como "representante de los trabajadores y miembro del Comité de Control", es decir, el comité de acreedores que conforman Camioneros, la AFIP y la ART Experta. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios