Financiamiento

Energías renovables: por qué hay 1500 MW ‘varados' que frenan nuevos proyectos

Entre 14 y 16 proyectos no tienen las condiciones para seguir avanzando pero continuan ocupando capacidad de transporte. "Cambió la ecuación económica", aseguran en el sector.

Como cualquier industria en la Argentina, la energía renovable no escapa a la crítica situación económica que vive el país.

Hoy hay 1500 MW, lo que representan entre 14 y 16 proyectos que no se ejecutaron pero que siguen ocupando capacidad de transporte y no dan lugar a otros desarrollos.

Por lo general, son desarrollos que recién comenzaron y están al 30% o menos. "No tienen posibilidades de llevarse adelante", asegura Héctor Ruiz Moreno, gerente general de la Cámara Eólica Argentina, institución que nació en 2017 y que reúne a 20 empresas de toda la cadena de valor eólica incluyendo a los generadores y que representan más del 70% de este tipo de energía del país.

Gran crecimiento en las ventas de autos 'verdes', cuáles son los más buscados

"El 90% de estas iniciativas están apalancadas por financiamiento externo, bancos internacionales, organismos multilaterales, becas...Pero con la problemática de la pandemia a nivel mundial sumado a la situación macro del país, que no es un tema de los últimos meses, no se pudieron concretar", detalla Ruiz Moreno, quien señala que los proyectos que estaban al 50% son los que avanzaron.

El ejecutivo también destaca que hubo cambio de condiciones -restricciones cambiarias, entre otras- que afectaron los contratos. "En algunos casos no se pudo cobrar o no se pudo pagar y también hay problemas con la importación de los elementos necesarios para continuar adelante con los proyectos", asegura el número uno de la Cámara. Y suma otro inconveniente: temas vinculados a la fiscalidad, tasas o impuestos de diferentes municipios o provincias. Todo esto modificó la ecuación económica de los proyectos.

El 90% de los proyectos de energías renovables se financian en el exterior

Ruiz Moreno contempla un último escenario, aunque aclara que es una hipótesis personal: "Hubo proyectos que pudieron haber tenido como objetivo ser vendidos a otros players que no hayan podido ganar con el suyo".

El hecho de que esos 1500 MW estén "varados", como los llaman en el sector, imposibilita que se puedan materializar nuevo proyectos que tienen financiamiento asegurado, ya sea propio o de terceros. "Cammesa (NdR: Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) nos pidió nuestra opinión de cómo liberar esa capacidad varada", cuenta Ruiz Moreno. Y comenta: "Hay que buscar una modalidad de negociación para que esta gente se pueda retirar con la mínima afectación económica y el tema no llega a judicializarse, ya que eso implicaría extender en el tiempo la problemática".

A pesar de esta situación, el responsable de la Cámara asegura que hoy el sistema eléctrico nacional está bien. "No existe una situación de carencia. La demanda se condice con la oferta", asegura.

El problema que sí existe -indica- para desarrollar aún más el mercado es la falta de líneas de transporte, que no son suficientes.

Tags relacionados

Comentarios

  • CG

    Carlos Giusti

    11/05/21

    Como cualquier inversión genuina es inviable con las políticas de los últimos 50 años, queremos pagar las cosas al precio que quiere el gobierno de turno y no al precio real. En consecuencia tenemos empresas que en muchos casos exageran el valor de lo que venden y aquel que no sigue ese camino se funde. Cuando entenderemos que debemos producir mas? Se dicen peronistas y no escuchan lo que decía Perón, que cada uno debía producir por lo menos lo que consumía. Aun así la ecuación no da, debemos producir mas de lo que consumimos.

    1
    0
    Responder
  • CG

    Carlos Giusti

    11/05/21

    Desde 1930 hasta hoy la Argentina no terminó con el autoritarismo y siempre esta sociedad quiso un dictador (el padre) que determina quien gana y quien pierde, así se hicieron grandes fortunas de pseudo empresarios amparados por el dictador del momento. Tenemos una Constitución que nadie respeta y conoce, ni siquiera abogados como el presidente y la vice y solo importa el humor del jefe en ese momento. Las reglas de la economía tampoco se respetan y así teniendo la posibilidad de que esta sociedad viva con un nivel alto económico, preferimos ser uno de los países mas pobres y actuamos con vilesa pedimos créditos y no queremos pagarlos.

    1
    0
    Responder