Expansión

Howard Johnson abrirá, al menos, cinco complejos en la Argentina este año

El Grupo Albamonte tiene en carpeta aperturas que se pausaron con la cuarentena en 2020. También, avanza la construcción de otros 20 establecimientos que pretende inaugurar entre este año y el próximo. Se necesita un mínimo de u$s 10 millones para entrar al negocio

Pese a la crisis que atraviesa el sector, el Grupo Albamonte, que opera las marcas Howard Johnson y Days Inn en la Argentina, pertenecientes a la cadena Whyndam Hotels & Resort, abrirá seis complejos este año en la Argentina y Paraguay, lo que significa más de 1000 habitaciones nuevas.

Pero sus proyectos no terminan ahí. El grupo, que actualmente tiene en funcionamiento a 40 hoteles y emplea a 3000 personas, planea abrir cerca de 20 complejos entre fines de este año y el próximo. Algunos ya se encuentran en construcción. 

En medio de la cuarentena por el Covid-19, Albamonte cerró convenios para futuras aperturas y negoció nuevas locaciones para desembarcar. Asimismo, algunas de estas aperturas se pautaron previo a la pandemia y se demoraron por la emergencia sanitaria.

Arcor se asocia con gigante estadounidense para un negocio de u$s 300 M anuales

La empresa se encuentra a la espera de que el gobierno nacional y las autoridades locales aprueben el protocolo de inauguración para cortar cintas de dos Howard Johnson en las ciudades de La Plata (provincia de Buenos Aires) y Resistencia (Chaco) y de tres Days Inn, en el barrio porteño de Villa Devoto, en el partido de Zárate (frente a la fábrica automotriz de Toyota) y dentro del Parque Termal Dolores. Además, en Asunción, Paraguay, habrá un nuevo Howard Johnson. Las inauguraciones están previstas para antes de mitad de año.

Entre las localidades que se encuentran en plena construcción, con hoteles que estarían listos entre finales de 2021 y 2022, se ubican Tandil, Lobos, Bahía Blanca, Alvear en Santa Fe, San Rafael en Mendoza, Cinco Saltos en Río Negro, San Martín de los Andes y dos en Catamarca en la capital y otro en La Viña. 

Entre los proyectos ya aprobados, que aún no comenzaron a edificarse, figuran también Tigre, Villa Gesell, Miramar, Puerto San Martín en Santa Fe, Colón y Concordia en Entre Ríos, Morteros en Córdoba y La Punta en San Luis.

También, el grupo tiene en el radar Uruguay, donde ya tiene conversaciones con contactos allí, y más adelante busca incursionar con dos hoteles en Bolivia.

A pesar de que sus planes incluyen la expansión por fuera de la Argentina, la empresa se focalizará en extender su presencia en plazas nacionales y llegar a donde aún no tienen presencia. Por eso, Albamonte tiene en la mira a provincias como Santa Cruz, La Pampa y Tierra del Fuego, entre otras.

El Grupo Albamonte se expande pese a la crisis hotelera

"Estamos trabajando para llevar a cabo inauguraciones a lo largo del año y del próximo en diversos sitios del país. Creemos firmemente que daremos un gran paso en el mundo de la hospitalidad, adecuándonos con las nuevas tendencias que exigen los huéspedes en esta nueva modalidad de vida", señala Alberto Albamonte, CEO del grupo y presidente de las dos cadenas hoteleras en el país.

De acuerdo al ejecutivo, la cadena, que tiene un nivel de ocupación que ronda entre el 50% y el 70%, según su ubicación, "está teniendo mucho éxito con los hoteles abiertos" y considera que los próximos cinco que abrirán "correrán la misma suerte".

Albamonte comercializa su negocio a través de franquicias, que requieren una inversión inicial desde u$s 10 millones hasta u$s 15 millones. Entre los locatarios, se encuentran políticos, empresarios e inversores del ámbito turístico y la gastronomía. 

Se enfría la venta de ARSA, la empresa de Vicentin que fabrica los yogures SanCor

"La pandemia puso al sector hotelero es su peor crisis. No obstante, hay casos que demuestran que, incluso en los malos momentos, quedan empresarios que quieren seguir luchando, pensando en alternativas y buscando nuevos socios y destinos", sostiene Albamonte, y asegura que, a medida que se concreten las aperturas, el grupo realizará "transformaciones positivas" en las ciudades donde plante bandera, generando puestos de trabajos en forma directa e indirecta.

"Somos conscientes de la difícil situación que vive no sólo la industria, sino también muchas empresas dedicadas a diversos rubros del turismo, pero esto no significa que nos quedemos de brazos cruzados y lamentándonos. Sabemos que esto tendrá una fecha de finalización" dice el empresario.

"Las estadísticas indican que las actividades volverían a una 'normalidad' recién en 2022. Queremos estar preparados para recibir al caudal de viajeros dentro del país y a quienes nos visiten desde el exterior que seguirán trasladándose por placer o negocios", concluye. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios