Consumo récord

Empresas de yerba mate temen que el Gobierno frene el boom que vive el sector

El organismo que regula la actividad tomó una medida que podría significar una traba para las ventas en el mercado interno y las exportaciones. Copal, la cámara de las alimenticas, advirtió por la pérdida de competitividad para exportar

La yerba mateel producto de consumo masivo más popular de la Argentina, dio lugar a una innumerable cantidad de nuevos negocios en los últimos años. Surgieron propuestas novedosas, como infusiones, cápsulas y reversiones gourmet, que apuntan a paladares sibaritas por fuera del formato tradicional. 

Pero una regulación del Gobierno podría ponerle un freno al boom de estos emprendimientos, sumado a las dificultades que ya afrontan. Por primera vez en 20 años, desde el 1° de enero de 2022, se limitará la cantidad de nuevas plantaciones por productor, lo que podría impactar severamente en el desarrollo de esta industria en auge.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) autorizó a cada yerbatero inscrito en el Registro de Operadores, sin importar su tamaño, a sumar un máximo de cinco hectáreas de nuevos cultivos por año. También, determinó que se podrá implantar anualmente solo el 2% de las superficies de yerbales existentes.

Parques de diversiones reabren en las vacaciones de invierno, tras acumular pérdidas por $ 3000 millones 

Según informó, el mecanismo se aprobó "con un fin social, para garantizar la distribución equitativa y el equilibrio productivo". 

"En el momento que hayan faltantes, se tomarán las medidas necesarias", adelantó.

En el ámbito empresario, rechazan la disposición -que se decidió por mayoría en el directorio del organismo- y anticipan que resulta perjudicial para los incipientes negocios que surgieron en torno al cultivo. 

"El que puede abastecernos con un volumen importante de materia prima es el que tiene más superficie y espalda para concretar inversiones. Por eso, la producción está concentrada. Todos pueden plantar, pero no todos están en condiciones de responder a los pedidos que les hacemos", indicó un emprendedor que lleva ocho años en el rubro, y agregó: "Sin dudas, esto es un retroceso".

La Cámara Molinera de la Zona Productora, que representa a las yerbateras misioneras, expresó su malestar y aseguró que la norma no garantiza necesariamente un mayor abastecimiento. Por el contrario, podría haber un recorte de la producción, afectando a los comerciantes.

 El sector está en contra de la medida

Desde la entidad, señalaron que se trata de una resolución intempestiva, "sin consulta previa ni debate". "Se deberían realizar estudios que demuestren que existe un motivo real para limitar la plantación, y no tomar una decisión express que puede alterar a toda la cadena de valor. Carece de fundamento legal y técnico", explicaron.

Por su parte, la cámara que representa a los yerbateros de Corrientes también repudió la medida y consideró que "atenta contra la intención de crecimiento que tiene la provincia" y "genera incertidumbre y confusión". No descarta seguir el camino legal correspondiente.

No solo podrían verse afectadas las ventas en el mercado interno, sino también las exportaciones. La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) prevé una menor competitividad en relación con Brasil y Paraguay, que continuarán produciendo sin limitaciones, pudiendo aumentar así la oferta.

"Todos pueden plantar, pero no todos están en condiciones de responder de manera adecuada a la alta demanda que se precisa para abastecer a los nuevos emprendimientos"

"Atenta contra un sector que posee gran potencial. En lugar de alentarlo, vulnera su sustentabilidad. Se dispararán los precios locales, caerá la entrada de divisas por ventas al exterior y se reducirán las inversiones", afirmó Carla Martin Bonito, directora ejecutiva de la entidad.

Por poner un ejemplo, la fabricación de Southmatea, cápsulas a base de yerba mate premium compatibles con la máquina Nespresso, crece mes a mes. Sus productos ya se consiguen en nueve países y en 2020 se exportaron 20.000 unidades. A nivel local, se vendieron 3000 paquetes de blends mensuales y se produjeron 4000 litros de Nitrotea, una bebida energizante natural nitrogenada e infusionada en frío.

Parecido es el caso de Yerba Yemarí, una yerba mate cosechada en una zona exclusiva, de tierra roja, con yerbales nativos de más de 80 años de antigüedad. Produce alrededor de 5000 kilos mensuales. "No sabemos cuál será el impacto de la disposición. No está claro si contaremos con el suministro habitual de materia prima en el mediano-largo plazo", dicen desde la firma.

La medida podría afectar a los emprendedores

Además de esta última medida, a los emprendedores también les preocupa la falta de estímulos. "Participamos de ferias y eventos, y nos apoyamos entre las mismas marcas. Esperamos recibir más ayuda del Estado", comentan.

En Origen, adhieren. "La principal problemática es la escasa oferta de créditos productivos. No contamos con apoyos económicos puntuales", agrega Lucas Torres, fundador de la compañía, que produce yerba orgánica y se prepara para desembarcar en el exterior. "Tenemos pedidos de Chile, Paraguay, Estados Unidos, Alemania y Siria", añade. 

"El apoyo es acotado, Si bien se acompañan misiones comerciales al exterior, en general están destinadas a empresas de envergadura. Teniendo en cuenta que es un producto que solo se cultiva en la Argentina, Paraguay y Brasil, se podría encarar una política más agresiva", dicen desde Mate&Co, que ofrece una yerba "blendeada" con especias, hierbas, frutas y flores.

El sector, en números

Según el INYM, el consumo interno de yerba mate alcanzó los 268,8 millones de kilos en 2020. Por las restricciones de la pandemia, el año terminó con una caída de 4,9 millones de kilos (un 1,54%) respecto de 2019, que marcó un récord histórico.

El sector le pide estímulos al Gobierno

La Argentina despachó al exterior 40.694 toneladas el año pasado, lo que significó divisas por u$s 84 millones. El principal destino es Siria, con el 76% de las ventas, seguido por Chile y la Unión Europea.   

A su vez, la actividad yerbatera creció exponencialmente en los últimos 10 años. El volumen de hoja verde pasó de 703.312 toneladas en 2011 a 812.995 toneladas en 2020. En la misma línea, las ventas a nivel nacional aumentaron de 248.989 toneladas en 2011 a 268.857 toneladas el año pasado. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios