Fallo judicial

Embargan por u$s 3100 millones a Díaz & Forti y a dos de sus accionistas

La empresa, del grupo Olio, operaba las instalaciones de Vicentin y está acusada de no liquidar u$s 312 millones en divisas de sus exportaciones. La inhibición de bienes incluye activos de la firma y autos de lujo y otros vehículos de sus dueños

La suspensión del Banco Central a la cerealera Díaz & Forti, acusada de una fraudulenta liquidación de divisas por u$s 312 millones procedentes de la exportación de granos y subproductos, derivó en un embargo de más de u$s 3100 millones y la inhibición general de bienes de la compañía y sus accionistas, Marcelo Darío de Vincentis y Luis Ariel Olio.

Así lo dispuso el juzgado federal N°3 de Rosario, a cargo de Carlos Vera Barros. La resolución, que aún no fue publicada oficialmente, confirma las medidas solicitadas por el BCRA.

El escrito sostiene que corresponde hacer lugar al pedido del Central "por el monto máximo de una eventual sanción respecto al monto infraccional total (que asciende a u$s 312.194.609), por lo que las cautelares deberán ser ordenadas por la suma de u$s 3.121.194.609, a fin de asegurar el cobro de la posible pena de multa aplicable".

Vicentin acusa a la AFIP de una maniobra para perjudicarla

Entre los bienes embargados, figuran autos de lujo Mercedes-Benz, Porsche Macan y BMW, además de camionetas Volkwagen Amarok y cuatriciclos Polaris Sportman y Yamaha YFM 450, entre otros. También, queda alcanzada la participación accionaria en las firmas Compañía Bursátil SA., Los Reartes SA. y Capital Management SA.

Consultada al respecto, fuentes vinculadas a la empresa informaron que todavía Díaz & Forti no recibió una notificación formal al respecto. "No obtuvo ninguna comunicación oficial. Es algo similar a lo que ocurrió en el pasado", señalaron en diálogo con El Cronista.

La empresa rosarina forma parte del Grupo Olio, uno de los jugadores más importantes del complejo agroexportador de Santa Fe. Operó las instalaciones de Vicentin a través de dos contratos de fasón y tiene acreencias con la agroexportadora concursada por u$s 1 millón.

Los servicios prestados a Vicentin se interrumpieron en diciembre, cuando la matrícula de Díaz & Forti fue suspendida del Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA). Desde entonces, tiene frenada su actividad

Díaz & Forti operó las instalaciones de Vicentin a través de dos contratos de fasón y tiene acreencias con la agroexportadora concursada por u$s 1 millón.

La compañía presentó el pedido de convocatoria de acreedores el 11 de febrero, en el Juzgado Civil y Comercial Número 7 de esa ciudad, a cargo del magistrado Marcelo Quiroga. El 24 de ese mismo mes, le aprobaron la apertura del concurso.

En el plano internacional, tiene deudas que rondan los u$s 30 millones con organismos estatales y fondos extranjeros. "Se priorizó tener al día las cuentas nacionales, pero no se pudo soportar el pasivo en el exterior y se cayó en la convocatoria", le mencionaron a este medio conocedores de dichos movimientos.

En el país, el pasivo de $ 30 millones con los 40 acreedores, productores y acopiadores a los que les compró granos, ya fue cancelado. 

Los u$s 312 millones que el BCRA le reclama son en concepto de 95 operaciones que fueron liquidadas, según la entidad, de forma irregular. "Se está tratando de dilucidar de qué manera se ingresaron las divisas", comentaron fuentes cercanas a la Justicia.

Díaz & Forti forma parte del Grupo Olio

Según denunció en un informe Claudio Lozano, director del Banco Nación y uno de los promotores de la frustrada expropiación de Vicentin, es necesario intervenir a Díaz & Forti "para que no se consume una estafa".

"El año pasado, creció de manera extraña respecto de su presencia insignificante en materia de exportaciones, sin que quede claro ni se explique adecuadamente con qué financiamiento lo llevó adelante. En 2019, exportó u$s 4 millones y saltó a más de u$s 600 millones en 2020

Respecto del crecimiento que Lozano mencionó, allegados a Olio reconocieron que la debacle de Vicentin le permitió a la empresa aumentar sus ventas. "Pasamos de ser proveedores de las principales agroexportadoras a ser un exportador de la talla de ellas", argumentaron.

Díaz & Forti tenía contratos de fasón con Vicentin

A principios de 2020, Díaz & Forti estuvo a punto de cerrar un fasón con Buyatti para operar su planta de San Lorenzo, con capacidad de molienda de 3000 toneladas, que no prosperó. 

Más tarde, a la par de que se inició el concurso de Vicentin, Olio cerró un acuerdo que le permitió aumentar su escala, operando en un establecimiento de 16.000 toneladas. "Buscábamos generar elevación. La crisis de Vicentin nos permitió aprovechar la oportunidad", concluyeron.

Tags relacionados

Comentarios

  • OV

    Oldimar Vechette

    18/06/21

    A este se la van a quitar , a Cristobal se la devolvieron , es parecida la mastufia ? No

    0
    0
    Responder